Frank Costello

Frank Costello


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Frank Costello nació en Cosenza, Italia, el 26 de enero de 1891. Su familia se mudó a los Estados Unidos cuatro años después y se estableció en East Harlem, Nueva York. Costello se convirtió en jefe de la notoria 104th Street Gang. En 1915 fue arrestado y declarado culpable de portar un arma oculta.

Al salir de la cárcel se vio envuelto en delitos más graves. Costello se unió a la pandilla Lucky Luciano y, después de ser deportado a Italia, Costello dirigió sus intereses en los Estados Unidos.

En 1951 Costello fue declarado culpable y sentenciado a 18 meses por desacato al tribunal. A esto le siguieron cinco años de prisión por evasión del impuesto sobre la renta. En libertad bajo fianza, Costello recibió un disparo en el vestíbulo de su hotel. Se creía que el líder de una banda rival, Vito Genovese, había firmado un contrato por la vida de Costello. Costello sobrevivió y cumplió otro período de prisión por desacato al tribunal, antes de morir de un ataque al corazón el 18 de febrero de 1973.


Francis "Frank" Costello

Francis "Frank" Costello (1931-2006) es el principal antagonista de la película de drama criminal de acción en vivo de 2006, & # 160Los difuntos. Costello, un jefe de la mafia irlandés-estadounidense, gobierna el vecindario irlandés de South Boston como su principal capo local del crimen: usa su topo entre la policía para evitar interferencias en sus operaciones incluso a la edad de 70 años, Costello continúa administrando directamente el asuntos de su imperio, asumiendo riesgos cada vez mayores en aras de la ganancia, a pesar de que ya no necesita el dinero, como él mismo admite.

Fue interpretado por el veterano actor Jack Nicholson, quien también interpretó a & # 160Jack Torrance & # 160 en Stanley Kubrick's & # 160.El resplandor, & # 160 El Joker & # 160 en Tim Burton & # 160hombre murciélago, y & # 160Colonel Nathan R. Jessup & # 160 en Rob Reiner's & # 160Unos pocos hombres buenos.


La carrera temprana de Vinny & # 8220The Chin & # 8221 Gigante

Departamento de Justicia de EE. UU. / Wikimedia Commons

Vincent Gigante, nacido en la ciudad de Nueva York en 1928, fue uno de los cinco hijos de Salvatore y Yolanda Gigante, ambos inmigrantes de primera generación de la ciudad italiana de Nápoles.

Si bien sus padres eran trabajadores honestos, Salvatore era relojero y Yolonda, costurera, la vida criminal de Gigante comenzó poco después de que abandonó la escuela secundaria a los 16 años para convertirse en boxeador.

Apodado & # 8220The Chin & # 8221 - inspirado en la pronunciación italiana pesada de su madre del diminutivo de la forma italiana de su nombre, Vincenzo - Gigante ganaría 21 de 25 peleas en su breve carrera. Un boxeador capaz, serían sus batallas fuera del ring las que rápidamente se convertirían en el trabajo de su vida y # 8217.

Phil Stanziola / Biblioteca del Congreso Vincent Gigante en 1957.

Un poderoso jefe de la mafia llamado Vito Genovese tomó simpatía por el joven boxeador y se convirtió en mentor del Gigante. Gigante, a su vez, se tomó en serio su aprendizaje de la mafia, y lo arrestaron siete veces antes de cumplir los 25 por delitos que iban desde robo de autos hasta incendio premeditado.

En la década de 1950 & # 8217, Vincent Gigante se había convertido en un gángster a tiempo completo, trabajando como ejecutor de la familia Genovese, donde su carrera en la mafia dio un giro a la historia.


El senador y los gángsters

Los estadounidenses no habían visto nada parecido antes y no en sus propias salas de estar. Tres años antes de las audiencias Army-McCarthy y 22 años antes de Watergate, las audiencias del Comité Kefauver en el invierno de 1951 trajeron un desfile de jugadores, matones, alguaciles corruptos y figuras del crimen organizado que salieron de las sombras para sentarse y testificar ante los blancos. luces calientes y cámaras de televisión. Las amas de casa estaban pegadas a sus juegos día tras día, mientras que en los bares y cafeterías, los hombres se reunían en sus pausas para almorzar para presenciar los procedimientos. Las tiendas y oficinas de todo el país transmitían transmisiones de radio durante todo el día. Coloridos criminales, sudando y golpeando nerviosamente con los dedos, parecían salir del plató de las películas de gánsteres de Hollywood, hablando en un inglés quebrado, bajo juramento, sobre sus actividades. Algunos simplemente se sentaron en un silencio sepulcral, negándose, como dijo un testigo, a & # 8220criminar & # 8221 a sí mismos.

Todo fue cortesía de un senador sureño interminablemente educado y que hablaba deliberadamente con anteojos con montura de cuerno llamado Estes T.Kefauver. & # 160 Presidiendo el Comité del Senado para Investigar el Crimen y el Comercio Interestatal, el demócrata de Tennessee organizó una gira por todo el país. , emitiendo citaciones de Nueva York a Nueva Orleans, de Detroit a Los Ángeles y arrasando en los tribunales locales para exponer a matones, políticos y agentes corruptos de la ley. La gira comenzó silenciosamente en enero de 1951, pero en febrero, en una serena América de posguerra donde las puertas de las casas y los apartamentos no siempre estaban cerradas, & # 8220Kefauver Fever & # 8221 se apoderó de la nación, y la percepción de una omnipresente ola de delincuencia subterránea se sumó a la las ansiedades del país por el comunismo y la confrontación nuclear durante la Guerra Fría.

Senador Estes Kefauver. Foto: Wikipedia

Nacido en 1903, Estes Kefauver estudió en la Universidad de Tennessee y en la Universidad de Yale, donde recibió su título de abogado en 1927. & # 160 Regresó a Tennessee para ejercer la abogacía, interesándose en las finanzas y los impuestos, se casó & # 160 con una mujer escocesa. , Nancy Pigott, y formó una familia que incluiría cuatro hijos. Kefauver fue elegido miembro de la Cámara de Representantes en 1939 y reelegido cuatro veces por su apoyo al presidente Franklin Roosevelt y la legislación del New Deal del presidente Franklin Roosevelt lo hizo destacar en el conservador Tennessee. Kefauver luego hizo una oferta para un escaño en el Senado en 1948, compitiendo contra E. H. Crump, el alcalde de Memphis y jefe del Partido Demócrata de Tennessee. Después de que Crump acusó a Kefauver de ser un simpatizante comunista parecido a un mapache, Kefauver se puso tranquilamente una gorra de piel de mapache para su próximo discurso y dijo: & # 8220Puedo ser un mapache mascota, pero no soy Boss Crump & # 8217s mascota mapache & # 8221.

Con su nueva gorra (que luego fue representada en un retrato en la portada de Tiempo), Kefauver fue elegido para el Senado de los Estados Unidos y asumió el cargo en un momento en que los periódicos comenzaban a informar sobre la corrupción política extensa y los vínculos del gobierno con el crimen organizado. En 1950, presentó una resolución del Senado para establecer un comité para investigar el crimen organizado laboral en el comercio interestatal. & # 160 En enero del año siguiente, el Comité Kefauver tomó la carretera, cruzando el país para descubrir posibles objetivos que pudieran estar expuestos. .

Los abogados del Comité llegaron antes que el presidente, aterrorizando a las fuerzas del orden local mientras el comité redactaba citaciones y se preparaba para las audiencias que se transmitirían tanto por televisión como por radio. Kefauver llegaría entonces, como lo hizo en la primera parada del Comité y # 8217 en Nueva Orleans, y comenzaría su interrogatorio de, digamos, alguaciles corruptos, quienes admitirían que no hicieron cumplir exactamente la ley cuando se trataba de juegos de azar y prostitución en las parroquias. de Luisiana. & # 8220Diamond Jim & # 8221 Moran, el dueño del restaurante La Louisiane en Nueva Orleans, aprovechó la publicidad gratuita y taponó repetidamente su restaurante, que estaba repleto de máquinas tragamonedas ilegales. & # 8220Comida para reyes, & # 8221, dijo.

Cuando el Comité llegó a Detroit dos semanas después, dos estaciones locales interrumpieron su programación programada regularmente para cubrir dos días de audiencias con, como el Boston Globe diario ponerlo, & # 8220 un desfile de matones de toda descripción & # 8230 los registros de sus tratos con asesinos, traficantes de drogas, jugadores. & # 8221 Se calculó que se habían sintonizado 9 de cada 10 televisores. El director general de WWJ- La televisión, donde la estación y la centralita telefónica estaba repleta de personas que llamaban agradecidas, dijo que las audiencias fueron & # 8220 el programa de televisión más fabuloso que Detroit haya visto jamás & # 8221.

En St. Louis, el descontento comisionado de policía de la ciudad dijo que no podía recordar ningún detalle sobre su patrimonio neto antes de su vida como funcionario público. Luego, el comisionado de apuestas, James J. Carroll, se negó a testificar en televisión, afirmando que se trataba de una invasión a la privacidad.

"Esto es una audiencia pública y cualquiera tiene derecho a estar aquí", le dijo Kefauver. & # 8220 Sr. ¡Carroll, te ordeno que testifiques! & # 8221

& # 8220 Todo este procedimiento ultraja mi sentido del decoro, & # 8221 Carroll gritó en respuesta. & # 8220No & # 8217t espero ser objeto de burla mientras la televisión esté encendida. & # 8221

Kefauver advirtió a Carroll que sería citado por desacato por el Senado, pero Carroll se negó a responder a las preguntas, deambulando nerviosamente por la sala del tribunal. La discusión fue capturada por cámaras de televisión, ya que Carroll simplemente recogió su abrigo y comenzó a caminar.

& # 8220Televisión & # 8221 Kefauver dijo tranquilamente con una sonrisa, & # 8220 es un medio reconocido de información pública junto con la radio y los periódicos. & # 8217 hemos tenido varios testigos que parecían mucho menos tímidos y experimentados & # 8230 me niego a permitir que los arreglos para esta audiencia sean dictados por un testigo & # 8221.

Los bares y tabernas de St. Louis hicieron más negocios que cuando se transmitió la Serie Mundial tres meses antes. Pero las audiencias de Kefauver apenas estaban comenzando a captar la atención del público. El Comité se dirigió al oeste a Los Ángeles, tomando el testimonio de Allen Smiley esposado, uno de los ex asociados del mafioso Benjamin & # 8220Bugsy & # 8221 Siegel & # 8217. Luego, Kefauver se dirigió al norte hacia San Francisco, descubriendo un vasto patrón de pagos ilegales de cabilderos a legisladores estatales. & # 160 Las audiencias en la costa oeste atrajeron la mayor audiencia registrada en la televisión diurna.

Cuando el Comité Kefauver llegó a Nueva York, en marzo de 1951, cinco de las siete estaciones de televisión de la ciudad estaban transmitiendo actuaciones en vivo, transmitidas a docenas de estaciones de todo el país. Toda el área metropolitana se había obsesionado con el drama. Hubo & # 8220Kefauver block Parties & # 8221 y la asistencia en Broadway decayó. Durante ocho días seguidos, los mafiosos fueron arrastrados ante el comité. Ninguno de los testigos causó el impacto de Frank Costello, quien comenzó negándose a testificar porque, dijo, los micrófonos le prohibirían consultar en privado con su abogado, sentado a su lado.

Kefauver arregló un compromiso. Las cámaras de televisión no mostraban su rostro, sino que se enfocaban solo en sus manos. & # 160 No importa que las cámaras de los noticiarios capturaran a Costello & # 8217 todo el rostro y el cuerpo mientras hablaba & # 8212, cuyos aspectos más destacados se mostraron en los noticieros más tarde esa noche. En la televisión en vivo, las cámaras se acercaron a las manos carnosas del mafioso mientras él tocaba nerviosamente los anteojos que descansaban sobre la mesa, o se movía para tocar con un pañuelo su rostro fuera de la pantalla mientras esquivaba una pregunta tras otra, haciéndolo parecer todo el mundo. más siniestro para los espectadores diurnos. Cuando el Comité le pidió que mencionara una cosa que & # 8217 había hecho por su país, Costello respondió: & # 8220 ¡Pagué mis impuestos! & # 8221 El Los Angeles Times dijo que era & # 8220 el mejor programa de televisión que se haya emitido jamás & # 8221, y Variedad estimó que las calificaciones estaban & # 8220 entre las más altas jamás alcanzadas & # 8221 hasta ese momento.

Costello fue un acto difícil de seguir, pero Kefauver encontró a la estrella del espectáculo en Virginia Hill Hauser y una ex camarera nacida en Alabama y moll al difunto Bugsy Siegel. Con una capa de visón, guantes de seda y un sombrero grande, y con la presencia de una estrella de cine, Hauser entró pavoneándose en el Palacio de Justicia de los Estados Unidos en Foley Square. No estaba dispuesta a permitir que algunos senadores de Washington DC la maltrataran como lo hicieron con Costello.

Con un tono desafiante y su voz nasal, Hauser obsequió al Comité con historias notables de amistades con & # 8220fellas & # 8221 que le dieron regalos y dinero. Pero en cuanto a cómo esos hombres sacaron su dinero, dijo Hauser, ella & # 8217t sabía & # 8220 nada sobre nadie & # 8221. Ella y Bugsy habían tenido una pelea en un hotel de Las Vegas. chica en el Flamingo y me dijo que yo no era & # 8217t una dama & # 8221

El testimonio combativo de la gángster moll Virginia Hill Hauser la convirtió en la estrella de las audiencias de Kefauver. Foto: Mafia Wiki

Cuando terminó, tuvo que abrirse paso entre la multitud de escribas, abofetear a una reportera en la cara y maldecir a los fotógrafos. & # 8220Espero que la bomba atómica caiga sobre todos ustedes, & # 8221 gritó mientras salía del edificio. Hauser poco después se subió a un avión y huyó del país para evadir un cargo de evasión fiscal del Servicio de Impuestos Internos.

Después de ver la aparición de Hauser en las audiencias, el columnista Walter Winchell contempló la aparentemente eterna paradoja de la televisión de realidad cuando escribió: & # 8220 Cuando la elegante Virginia Hill reveló su asombrosa historia de vida, muchas jóvenes deben haberse preguntado: quién sabe realmente. ¿La mejor? & # 160 ¿Madre o Virginia Hill? & # 160 Después de hacer todas las cosas llamadas mal, ¡allí estaba en la cima del mundo, con una hermosa casa en Miami Beach y un guapo esposo y un bebé! & # 8221

Las audiencias hicieron que Estes Kefauver fuera tan popular que decidió buscar la nominación presidencial del Partido Demócrata en 1952. Sorprendentemente, Kefauver venció al titular, Harry S. Truman, en las primarias de New Hampshire, lo que llevó a Truman a abandonar su campaña por el renombramiento. Aunque Kefauver ganó la mayoría de las primarias demócratas, perdió la nominación ante Adlai Stevenson, quien luego perdió las elecciones generales ante el general Dwight D. Eisenhower. Y a pesar de que Kefauver se postuló como el candidato a vicepresidente de Stevenson en la candidatura demócrata y # 8217 perdedora de 1956, fueron las audiencias criminales las que cimentarían el legado del senador de Tennessee.

El Comité finalmente produjo un informe de 11.000 páginas y expuso a millones de estadounidenses al crimen organizado por primera vez. Pero, de hecho, las audiencias de Kefauver tuvieron poco impacto en las ciudades que visitó el Comité: él y sus hombres entraron y luego se marcharon con la misma rapidez, dejando atrás una excitante cobertura de noticias y una experiencia televisiva inolvidable. Las recomendaciones del Comité sobre cómo limpiar el crimen organizado fueron ignoradas en gran medida, y los sindicatos del crimen volvieron a la normalidad, a menudo con los mismos personajes sombríos de las audiencias aún en control.


Convertirse en jefe de todos los jefes

Después de la Guerra de Castellamarese, surgió una nueva familia criminal liderada por Lucky Luciano. Frank Costello se convirtió en consigliere de la familia del crimen Luciano y se hizo cargo de la máquina tragamonedas y los esfuerzos de apuestas del grupo.

Rápidamente se convirtió en uno de los principales ganadores de la familia y prometió instalar máquinas tragamonedas en todos los bares, restaurantes, cafeterías, farmacias y gasolineras de Nueva York.

Desafortunadamente para él, el entonces alcalde Fiorello La Guardia interfirió y arrojó al río todas las máquinas tragamonedas de Costello. A pesar del revés, Costello aceptó una oferta del gobernador de Louisiana, Huey Long, para colocar máquinas tragamonedas en Louisiana por el 10 por ciento de la ganancia.

Desafortunadamente, mientras Costello estaba creando un imperio de máquinas tragamonedas, Lucky Luciano no estaba teniendo tanta suerte.

Leonard Mccombe / The LIFE Images Collection a través de Getty Images / Getty Images Frank Costello era conocido por su & # 8220humanidad & # 8221 como líder.

En 1936, Luciano fue declarado culpable de dirigir una red de prostitución y sentenciado a 30-50 años de prisión y deportado a Italia. Vito Genovese tomó temporalmente el control de la familia Luciano, pero solo un año después él también se metió en problemas y terminó huyendo a Italia para evitar ser procesado.

Con el jefe de la familia Luciano y su subjefe en problemas con la ley, los deberes de liderazgo recayeron en el consigliere, Frank Costello.

Con su floreciente negocio de máquinas tragamonedas en Nueva Orleans y las redes de apuestas ilegales que había establecido en Florida y Cuba, Frank Costello se convirtió en uno de los miembros más rentables de la mafia.

Pero esta posición también lo colocó en medio de una de las audiencias más grandes del Senado sobre el crimen organizado de todos los tiempos.


Historia secreta de Frank Costello que casi se escribió

Diez días antes de morir, Frank Costello tomó una de las decisiones más importantes de su larga vida. Decidió hablar.

El 8 de febrero, el día después de sufrir una leve convulsión cardíaca, el hombre que fue a la cárcel en lugar de responder a las preguntas que le hizo el Senado de los Estados Unidos le dijo a Peter Maas, un autor especializado en temas criminales, que lo haría. someterse a meses de cuestionamientos para una biografía.

La decisión culminó cinco meses de delicadas insinuaciones por parte del Sr. Maas, seguidas de dos meses de conversaciones probativas entre el autor y Costello, de 82 años, quien fue llamado Primer Ministro del Inframundo y que fue consultado hasta su muerte. por Carlo Gambino, el más poderoso de los jefes activos de la mafia.

Esa voz rasposa

Con la voz ronca que durante tanto tiempo se identificó incorrectamente con una operación temprana de cáncer, Costello, una vez el hombre más investigado en Estados Unidos, habló sobre sus asociaciones con los ricos y poderosos, el significado de su vida y, muy a regañadientes, la mafia.

Nunca tuvo cáncer de garganta, dijo Costello. Hace cuarenta años, se formaron pólipos en sus cuerdas vocales. Un médico quería cortarlos, otro recomendó quemarlos. Optó por quemarse y sus cuerdas vocales se quemaron, lo que resultó en la calidad arenosa de su voz. A veces, a mitad de la frase, su voz desaparecía por completo. "Fui con el médico equivocado", le dijo filosóficamente a Maas.

“Mi problema más difícil fue sacarlo de la mafia”, recordó Maas en una entrevista.

“Se consideraba un hombre de estatura. Sus actitudes, incluso sus modales, decían que sentía que había mantenido una vida a un nivel muy por encima de las raquetas convencionales.

"Estaba mucho más interesado en hablar de sí mismo en relación con Joe Kennedy, Huey Long y Fiorello La Guardia".

Costello le dijo al Sr. Maas que él y el Sr. Kennedy eran "socios" en el negocio de los licores. Dijo que por invitación de Long, entonces un senador de los Estados Unidos de Luisiana, trasladó la sede de su máquina tragamonedas a Nueva Orleans en 1935. La Guardia, como alcalde de Nueva York, había dirigido personalmente a la policía en redadas para apoderarse de Costello & # x27s máquinas tragamonedas aquí.

Costello nunca buscó publicidad y se había resistido a la idea de un libro durante varios años.

Maas es el autor de "The Valachi Papers", la historia del soldado de la mafia que se convirtió en informante, y "Serpico", un libro sobre Frank Serpico, el ex detective que jugó un papel clave en el desencadenamiento de la investigación de la Comisión Knapp sobre la policía. corrupción. El libro Serpico está programado para su publicación próximamente.

Lapt June, dijo Maas, un amigo en común le dijo que Costello podría estar abierto a un acercamiento del autor. A través de intermediarios le hizo saber a Costello que estaba interesado.

Rompiendo el hielo

Oh, el 1 de diciembre, dijo Maas, Costello vino a su apartamento en East 57th Street para una reunión. Hablaron durante casi tres horas. El hombre que durante un tiempo dirigió la familia de la mafia encabezada por Charles (Lucky) Lticiano bebía café, fumaba cigarrillos y escuchaba con atención mientras el autor hacía su discurso.

"Le dije que era una figura legitnina en la historia de Estados Unidos, y lo decía en serio", recordó Maas. "No hay un nivel de la sociedad que su carrera no haya tocado".

Costello dijo que lo pensaría, dijo Maas.

El autor dijo que tenía serias dudas de que Costello pudiera realmente romper más de medio siglo de silencio. Pero reapareció en el apartamento de Maas el 12 de diciembre. “Hablemos de lo que estaría en el libro, extraoficialmente”, dijo.

Desde ese día hasta finales de enero, dijo Maas, los dos se reunieron en promedio una vez a la semana durante dos o tres horas seguidas. Costello fue quien más habló.

El Sr. Maas es bastante reacio a revelar gran parte del contenido de estas conversaciones hasta que decida cómo, si es que se puede usar, el material puede ser utilizado.

El autor reveló que Costello le contó que se puso en contacto con Joseph P. Kennedy, quien, según Costello, quería ayuda para traer licor al país. Él y el difunto patriarca de la rica y poderosa familia de Massachusetts estuvieron juntos en el negocio de las bebidas alcohólicas durante un tiempo a partir de entonces, según Costello. Kennedy fue un importante importador de whisky escocés durante 13 años tras la derogación de la Prohibición.

El Sr. Maas dijo que no había explorado completamente la relación Kennedy-Costello como le describió Costello en la entrevista y que, por lo tanto, los términos de los tratos comerciales de Costello & # x27 con el Sr. Kennedy aún no se habían definido.

Stephen Smith, el yerno de Kerinedy & # x27 que ha actuado con frecuencia como portavoz de la familia Kennedy, dijo en una entrevista que no había nada en el registro de Kennedy & # x27 que reflejara una relación comercial con Costello. El Sr. Smith dijo que Kennedy nunca había estado involucrado en la importación ilegal de licor.

"No puedo decir que nunca habló con Frank Costello", agregó el Sr. Smith, "pero nunca escuché de él, y estoy seguro de que sería una novedad para cualquier miembro de la familia".

William P. Marin, asesor legal de Kennedy desde hace mucho tiempo, también dijo que Costello no había estado relacionado de ninguna manera con el negocio de importación de licores de Kennedy.

Maas dijo que se hizo evidente durante sus conversaciones con Costello que él no estaba tan étnicamente orientado como los otros viejos jefes de la mafia.

Respeto por Lansky

“Ciertamente no asombró a algunos de los líderes de la mafia del pasado que son venerados por todos los demás en la organización, sin embargo, habló con gran respeto sobre Meyer Lansky, dijo Maas.

"Era un hombre que saldría de su guerra para evitar la violencia", dijo Maas. "Él creía que, con un esfuerzo serio, hay pocas cosas que no se puedan resolver pacíficamente".

"Quería respeto, pero parecía bastante seguro y no necesitaba ser adulado como muchos de sus colegas".

Después de una de sus sesiones, el autor caminó con Costello hasta un restaurante de moda en el East Side. Estaba abarrotado, pero el propietario deseaba desesperadamente hacer un lugar para su visitante. Costello no quiso tenerlo y se fue a otra parte. "Debería haber llamado", le dijo al decepcionado anfitrión.

“Eso era propio de él”, observó el Sr. Maas. “Estaba seguro de sí mismo. No lo necesitaba ".

Consciente de la posición

Sin embargo, Costello era consciente, no sin cierto orgullo, de que era alguien de quien una buena parte de la población nunca se cansaba de hablar.

Una vez, mientras dejaba el edificio del Sr. Maas con el autor, comentó: “Espero que nadie nos vea. Ellos jurarán. Soy dueño del edificio ".

Se establecieron algunas reglas básicas, en espera de la decisión de Costello & # x27 sobre si seguir adelante con entrevistas extensas, y aceptaron trabajar en. Costello & # x27s estate en Sands Point, L. I.

Cuando finalmente llegó la noticia de que Costello quería continuar, el alivio del escritor se vio atenuado por la noticia, que recibió simultáneamente, de que Costello estaba en el hospital con una enfermedad cardíaca.

El domingo 18 de febrero por la mañana, sonó el teléfono del Sr. Maas. "Él & # x27 se ha ido", dijo la voz al otro lado de la línea.

¿Qué convenció a Costello de hablar?

“No necesitaba el dinero”, insistió el Sr. Maas. “Para él habría sido una prueba tangible de que trascendió el mundo de la mafia. Quería dejar eso ".

El Sr. Maas siente que el mejor resumen de lo que perdió vino de su portero italiano una tarde cuando el autor había visto a su invitado frecuente en la puerta principal del edificio.

En su camino de regreso al ascensor, el portero detuvo al Sr. Maas y, en un susurro casi inaudible, dijo: "Oye, ese es el verdadero Padrino".


¿Frank Costello alguna vez hizo sus huesos?

Bienvenido de nuevo al Social Club. Para esta edición de Uncle Frank & # 8217s Place, quería responder la pregunta que me hacen con más frecuencia sobre el Primer Ministro.

Usted sabe el uno, & # 8220¿Frank alguna vez hizo sus huesos?

De todo lo que he leído sobre el hombre, solo me he encontrado con una historia de los días de ronroneo de Costello que habla de una disputa que tuvo con un contrabandista rival por el territorio. Este rival fue encontrado muerto más tarde, su cuerpo acribillado a balazos, y algunos dijeron que Costello se atribuyó el mérito. Aquellos que conocían a Frank, sin embargo, afirmaban que esta historia era ridícula, y apenas podían imaginarse a Frank llevando un arma, y ​​mucho menos usando una. El consenso general fue que él no tuvo nada que ver con el asesinato y simplemente usó la historia para reforzar su reputación, no una mala idea dada su línea de trabajo. Este autor tiende a creer la teoría de que él mismo nunca apretó el gatillo, aunque fácilmente podría haber pagado a alguien para que lo hiciera.

Así que supongo que mi respuesta es no, no creo que jamás haya hecho sus huesos, pero ¿me sorprendería si encontrara pruebas de que lo hizo? Realmente no. Después de todo, era un gángster.

Entonces, ¿cómo pudo Costello convertirse en un hombre hecho? La respuesta es simple: Frank no hizo huesos, hizo dinero y conexiones, e hizo muchos de ambos. Simplemente era demasiado valioso para que la mafia lo rechazara, aunque todavía no he encontrado una historia de él participando en la ceremonia de inducción de La Cosa Nostra. Si sucedió, nunca habló de eso, lo cual no es sorprendente, ya que odiaba hablar de la mafia y generalmente se negaba a hacerlo.

La historia ha sido amable con Frank. Se le conoce como un caballero gángster, un corruptor, no un asesino, y en términos de la mafia, no es un hombre muy peligroso. Por lo general, no está recluido en la liga asesina de Genovese o Anastasia, pero aquí es donde la historia a veces se equivoca. En muchos sentidos, era el más peligroso de todos. Frank tenía tantos tentáculos en todo el mundo de la aplicación de la ley, los negocios y la política, su apodo debería haber sido & # 8220the Kraken. & # 8221

No tenía necesidad de ensuciarse las manos, y si quería que lo cuidaran, ningún lugar era seguro: ni siquiera un hotel lleno de policías como el & # 8220Canary que podía cantar pero no podía & # 8217t volar & # 8221 le enseñó al mundo de la mafia. . Incluso una celda de prisión vigilada no podría protegerte, como en el caso de Peter LaTempa. Puede que no llevara un arma, pero algunos de los golpes más aterradores en la historia de la mafia ocurrieron a manos del caballero gángster. Frank también era sospechoso del asesinato de Arnold Rothstein.

Después de su muerte, la policía encontró una nota por $ 25,000 y un cheque (que rebotó) por $ 10,000, ambos firmados por Frank Costello. Frank llegó a un acuerdo con la propiedad de Rothstein por $ 5,000 y rápidamente se hizo cargo de la lucrativa raqueta de apuestas de Rothsein. Se estima que Murder Inc., el escuadrón de sicarios de élite de Costello, fueron responsables de más de cien asesinatos durante el reinado de Frank como jefe, aunque el número real puede ser mucho mayor. Si bien predicó la no violencia y nunca participó en el asesinato, como jefe, sin duda habría tenido que dar la orden. Como cualquier persona en una posición de verdadero poder, como un general o un presidente, es posible que no lo veas a través del ojo de la cámara, pero & # 8220Su Eminencia Gris & # 8221, como lo llamaban los mafiosos más jóvenes que miraban a Frank, tenía sangre empapada profundamente en esas manos bien cuidadas.


Colaboración con Luciano

Los dos criminales italianos, Frank Costello y Luciano, se conocieron cuando cada uno lideraba sus pandillas. Los dos se hicieron amigos antes de convertirse en socios en el crimen. A pesar de que la mayor parte del equipo de Luciano desaprobaba la asociación, los dos formaron un dúo formidable. Hicieron acuerdos que implicaron enormes ganancias comerciales con los renombrados Criminales judíos de esa época.

Los dos italianos se encontraron en el lado equivocado de la ley en 1926 después de enfrentar cargos de soborno. Dwyer, un criminal judío, fue declarado culpable y cumplió una pena de dos años de cárcel. Costello, sin embargo, se salió con la suya.

Frank Costello se hizo cargo de las operaciones de ambas bandas. Sin embargo, esta situación no les fue bien a algunos de los tenientes de Dwyer.

El inframundo de Nueva York más tarde destruyó la asociación de Costello-Madden-Schultz. A pesar de este revés, la influencia de Costello continuó durante la década de 1920.

Su forma de hacer negocios y asociarse con los criminales de Nueva York lo llevó a su famoso apodo. 'Primer Ministro del Inframundo'. # 39 Se asoció con políticos, criminales, jueces, policías y cualquier persona que creyeran que podría interponerse en sus actividades delictivas.

Para 1940, Frank Costello controló la política de Nueva York a través del Partido Demócrata. Durante su ascenso al poder, comenzaron a surgir informes de que Costello ganó su fortuna como zar del crimen.


Frank Costello, Dandy Phil Kastel entre las luminarias del inframundo involucradas en el momento del debut de 1957

Las Vegas estaba en medio de una depresión. Era abril de 1957 y la ciudad todavía estaba llegando a un acuerdo con la apertura de cinco importantes centros turísticos dos años antes. The Dunes, Riviera, New Frontier, Royal Nevada y Moulin Rouge habían luchado por los cambios de propiedad, algunos cayeron en bancarrota, los dos últimos nunca se recuperaron. La apertura de la Hacienda el año anterior había sido un asunto discreto con poco glamour. Así que abrir las puertas del hotel más caro de la ciudad hasta ahora construido fue contra la corriente.

Hotel Tropicana 1957. (Oficina de Noticias de Las Vegas)

El Tropicana había sido planeado desde 1955 y, en la superficie, no parecía haber sido muy afectado por los fracasos de ese año. Tenía una estructura de propiedad curiosa: el hotelero de Miami Ben Jaffe (copropietario del Fontainebleau en Miami Beach) era dueño del terreno en el que se ubicaría el casino, pero Conquistador Inc. construiría y operaría el resort.

Dio la casualidad de que el propietario de Conquistador, "Dandy" Phil Kastel, tuvo una larga y fructífera asociación con Frank Costello, quizás el gángster más infame de la nación en la primavera de 1957. Durante años, Kastel había dirigido el Beverly Club de Nueva Orleans (aparentemente casino ilegal pero aún en funcionamiento) para Costello, los dos también compartieron una operación en la ruta de una máquina tragamonedas de Louisiana que, de manera similar, podría haber sido ilegal en el papel pero que la policía logró evitar hasta que el centro de atención del Comité Kefauver los obligó a actuar. Y casi no hace falta decir que la mayoría de los "hombres de hoteles de Miami" que llegaron a Las Vegas en esta época estaban más que familiarizados con Meyer Lansky, otro famoso nombre de pandilleros.

Kastel fue la fuerza impulsora detrás de la construcción del Tropicana y estaba feliz de hablar sobre su visión de Las Vegas. En una entrevista con New York Times El reportero Gilbert Millstein, admitió que aunque había sido "buen amigo" de Frank Costello durante años, el reputado jefe de la mafia "no tenía ningún interés" en el Tropicana porque estaba demasiado ocupado y preocupado para enfrentarse a Las Vegas. "No se le podía dar todo Las Vegas", explicó Kastel.

Fueron las experiencias de Kastel con el Beverly Club, y en otros lugares, las que lo convencieron de construir el Tropicana. "He visto mucho", dijo. “Conozco a todos los tipos: inframundo, mundo superior, mundo medio, y mucha gente muy agradable. Vi dónde se necesitaba un establecimiento de primera clase sin, como comprenderá, llamar a ningún otro hotel. Soy un operador en particular. Me gusta dar valor ”.

Ese valor tomó la forma de un hotel-casino que costó $ 15 millones, lo que lo convirtió, con mucho, en el resort de Las Vegas más caro construido hasta ahora, más cerca de los $ 19 millones que costaría para el Caesars Palace nueve años después que el rascacielos Riviera de $ 8.5 millones. . The Trop se ganó su apodo de "la Tiffany del Strip".

Esos $ 15 millones entregaron 300 habitaciones en dos alas de tres pisos que se alejaban del edificio principal en forma de Y. Descrito como poseedor de una "dignidad tranquila" en el Las Vegas Review-Journal (not precisely the words that first come to mind when discussing Las Vegas casinos today), the hotel was noted for its spacious lobby area and mosaic tile-lined entrance.

And so the doors opened on April 4. “Lush luxury, extremely good taste, warmth, intimacy, and functional efficiency,” enthused the Las Vegas Sun.

The Theater Restaurant, whose tiered floorplan gave every table an unobstructed view of the semi-circular stage, saw its first action that night with a gala revue that featured nearly three dozen dancers and the Las Vegas big stage debut of singing star Eddie Fisher. Produced by show business veteran Monte Proser, the revue featured original songs in an overarching storyline.

Kastel reached out to Los Angeles for culinary expertise, bringing in restaurateur Alexander Perino, whose Perino’s restaurant in L.A. was world renowned — an early example of a Las Vegas casino importing a celebrity chef, although in Perino’s case it was decades of superior dining, not television show, that had brought him fame. Perino oversaw the Theater Restaurant, the Brazilian Room and Perino’s Gourmet Room.

From Fremont Street, the Tropicana lured Ronzone’s, a downtown Las Vegas fashionwear staple, which established its first branch store in the new resort.

Frank Costello, wearing a bandage around his head after attempted murder, New York, 1957. A note police found in his pocket after the shooting revealed the skim at the Tropicana. (Imágenes falsas)

Unlike many of the resorts that had faltered two years earlier, the Tropicana boasted veteran leadership from day one, with many of its executives hailing from the Sands. Former Sands part-owner Louis Lederer served as secretary-treasurer and as half of the Executive Committee, which called all the shots at the Tropicana. The other half was T.M. Schimberg, the soft drink king of Chicago, who also presided over a Windy City real estate empire. Together, Lederer and Schimberg were responsible for the resort’s day-to-day operations, with Lederer presumably taking a more active role than Schimberg, who retained both of his Chicago businesses.

The casino itself was presided over by J.K. Houssels, who was one of the first owners of full-on Las Vegas gambling halls following their 1931 legalization. The former miner and Army Air Force pilot had managed at various times the Las Vegas Club, Showboat and El Cortez in addition to starting a bus line and taxi company. In his free time, he bred thoroughbreds.

A substantial investment in the resort buildings and executive talent promised to give the Tropicana the kind of pop the busts of 1955 had lacked. It wasn’t known at the time, but behind the scenes the Tropicana had even more veteran leadership in the form of Costello, who had a more active interest in the casino than his friend Dandy Phil wanted to admit. At the time of the opening, the general public was blissfully (or willfully) ignorant of Costello’s involvement, although in a few weeks Costello’s private business would become public in the most explosive way imaginable.

On May 2, 1957, while entering a New York apartment building, Costello was shot and wounded by Vincent “the Chin” Gigante on orders from rival Mafia boss Vito Genovese. Written on a piece of paper found by police inside Costello’s coat pocket was the exact gross win from the Tropicana as of April 27, 1957 — $651,284, less $153,745 in markers (loans to players), with the proceeds from slot machines at $62,844. The note mentioned $30,000 for “L” and $9,000 for “H,” likely money to be skimmed on behalf of Costello’s underworld partner Meyer Lansky and perhaps for Mob-connected Teamsters union boss James Hoffa. It was a big national news story.

Costello survived the shooting with a minor head wound, but six months later, during the famous Apalachin meeting of American crime family leaders on November 14, he agreed to step aside and allow Genovese to become boss of the Luciano family. Months earlier, Nevada’s state gaming agency had refused to license the Mob-tainted Kastel, and Tropicana landlord Jaffe convinced veteran local casino executive Houssels to take full control of the casino.

David G. Schwartz, author of several books on Las Vegas gaming history, is director of the Center for Gaming Research and teaches history at the University of Nevada, Las Vegas.


Frank Costello – Prime Minister of the Mob Part I

Frank Costello was one of the most notorious Italian Mafia bosses in American history, with a reach that covered a vast national racket and extended deeper into politics than any other. He was dubbed the “Prime Minister of the Underworld” and led an organization nicknamed the “Rolls-Royce of organized crime.”

Born in 1891 in Lauropoli, a village on a mountain in Calabria, Italy, Costello was originally named Francesco Castiglia, a moniker he changed years later to avoid the stigma of Italian organized crime. At the age of four, he, his mother and his older brother, Edward, immigrated to the United States to join their father, owner of an Italian grocery in East Harlem.

Frank Costello joined the criminal underworld at a young age: His brother, Edward, introduced him to local gangsters by the time he was a teenager. By the age of 13, Frankie, as he now called himself, belonged to a gang and began committing petty crimes. But he rose fast, and he was soon running the 104th Street Gang.

He skated on several early crimes. At 14 he robbed the landlady of the tenement building where he lived with his parents, but he gave the police a phony alibi, and they bought it. He notched his first arrest in 1908, on charges of assault and robbery. He was charged with the same crime in 1912, but he got off clean both times.

Then in 1915, he did 10 months of a 12-month prison sentence on a firearms beef. When he got out, he made a decision to stop committing violent crime himself and focus on more lucrative enterprises. It was the last time he would be behind bars for 37 years despite a life full of crime, and he later claimed it was the last time he carried a gun.

Costello began making lasting ties in the world of the Mafia as soon as he was released. But they were often unusual friendships involving gangsters outside the closed ranks of the Italian-American mob.

He married a Jewish girl, Loretta Geigerman, almost unheard of for an Italian Mafioso. He would eventually become friends with such Jewish mobsters as Meyer Lansky, Benjamin “Bugsy” Siegel, Louie “Lepke” Buchalter and Arnold “The Brain” Rothstein.

But one of his earliest and most important relationships developed while he was doing work for the Morello family, an early New York Italian gang founded by Giuseppe “The Clutch Hand” Morello. The Morello gang, a predecessor of today’s Genovese crime family, was known for the scope of it power and the ruthlessness of its violence.

It was through that gang that Costello met Sicilian-American Charles “Lucky” Luciano, a racketeer in the Little Italy neighborhood on Manhattan’s Lower East Side. Luciano, who would one day come to run the Morello family, introduced Costello to Vito “Don Vito” Genovese (also a future boss and the namesake of the modern family), Tommy “Three-Finger Brown” Lucchese (future boss and namesake of the Lucchese family), Siegel and Lansky.

Frank Costello – (second from right) portrayed by actor Costas Mandylor in the 1991 movie Mobsters.

Luciano’s friendship with Costello – not to mention their partnerships with Jewish gangsters – didn’t sit well with the older, more traditional Mafiosi with whom Luciano associated at the time. They viewed Costello as an outsider because he wasn’t Sicilian, even referring to him as the “dirty Calabrian.”

Nonetheless, these young men formed a tight circle, going to work for themselves in burglaries, extortion, armed robbery, gambling, and drug trafficking. But the real money started flowing with the advent of Prohibition and the Volstead Act, which made alcohol illegal – and immensely profitable. They partnered with Rothstein, who provided the initial funding.

Chicago is notorious for its corrupt ties between pols and organized crime, especially during the 1920s. But there was plenty of crooked money flowing in New York City, too. During the height of Prohibition, Frank Costello and his cronies were forking over an estimated $100,000 a week in protection money to politicians, judges, district attorneys and police.

Even the New York City Police commissioner, Grover Whalen, was in the pocket of the Mafia. When the stock market tanked in 1929, Costello was forced to advance Whalen $30,000 to cover his margin calls.

All told, Costello, Luciano, Siegel and Lansky were pulling down $4 million a year in pure alcoholic profit – nothing compared to the $100 million in annual profit generated by the Chicago Outfit under Al Capone, but plenty when the fragmented nature of New York’s Mafia is taken into account.

Around this time, at Luciano’s urging, Frank changed his name from Castiglia to Costello, which is Irish. “When we got up into our ears in New York politics, it didn’t hurt us at all that we had an Italian guy with a name like Costello,” Luciano later said.

Rothstein was murdered in late 1928 over a gambling debt, and Costello and Luciano decided to leave the freelance life. They signed up with Giuseppe “Joe the Boss” Masseria, head of the old Morello family.

Masseria had taken over the organization and expanded it while Morello languished in prison, and he was now engaged in a bitter contest with the crime family run by Salvatore Maranzano (later known as the Bonanno family). This feud would soon erupt into outright war and enhance Costello’s place in the New York underworld.

The so-called Castellammarese War (made famous by The Godfather) erupted when Masseria ordered Genovese to assassinate the leader of a Brooklyn gang that was associated with Maranzano’s outfit. Retaliatory murders on both sides soon spread as far as Chicago.

In part to bring an end to the killing and in part because they knew Masseria disapproved of Costello’s non-Sicilian background, Luciano and Costello turned coat and flipped sides along with Genovese and Lucchese. They conspired with Maranzano to execute Masseria.

The deed was done in an Italian restaurant in Cony Island on April 15, 1931. Masseria was playing cards when (according to legend) Luciano got up to use the bathroom. Four men, including Siegel and Genovese, burst in and gunned Masseria down. No witnesses came forward and one was charged.

With Masseria gone, Luciano took the reins of the Morello family. He named Genovese his underboss and made Frank Costello his consigliere.

Maranzano used the opportunity to create the “Commission,” the organization used to this day to manage disputes and handle business among the five crime families of New York City. He also made himself its head, or “boss of all bosses.” But he didn’t hold that job for long.


Ver el vídeo: Φρανκ. Ωδή στην Κοινή Λογική 08


Comentarios:

  1. Harti

    ¡Calor! ¡Vamos!))

  2. Mikall

    Un aspirante a operador de radio se equivocó con la señal de SOS ... Si encuentras cuatro bolas y dos pollas en tu casa, no te halagues, te follarán el culo. ... Los programadores no mueren ... pierden la memoria ... Aceleración: lo que nuestros padres pueden hacer, nos importa un carajo. el bosque estaba ahumado...

  3. Aiken

    impotente

  4. Voodoozil

    Hay poco sentido en esto.



Escribe un mensaje