Orla de Menes

Orla de Menes


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Faraones similares o como Menes

Antiguo faraón egipcio del período dinástico temprano. Fue el sucesor del rey protodinástico Ka. Muchos eruditos lo consideran el unificador de Egipto y fundador de la Primera Dinastía y, a su vez, el primer rey de un Egipto unificado. La mayoría de los egiptólogos creen que Narmer era la misma persona que Menes. Sujeto de debates en curso, aunque la opinión dominante entre los egiptólogos identifica a Narmer con el faraón Menes, quien es reconocido en los registros escritos del antiguo Egipto como el primer rey y el unificador del Antiguo Egipto. Wikipedia

La prehistoria de Egipto abarca el período desde el asentamiento humano más antiguo hasta el comienzo del Período Dinástico Temprano alrededor del 3100 a.C., comenzando con el primer Faraón, Narmer para algunos egiptólogos, Hor-Aha para otros, con el nombre Menes también posiblemente usado para uno. de estos reyes. Tradicionalmente equivalente a la parte final del período neolítico que comienza c. 6000 aC y termina en el período Naqada III c. 3.000 ANTES DE CRISTO. Wikipedia

Hombre que vivió en el antiguo Egipto y que se cree que fue el arquitecto de la Gran Pirámide de Giza. Uno de los miembros más importantes de la corte y responsable de todas las obras reales. Wikipedia


El Menehune de Hawái: ¿raza antigua o cuento de hadas ficticio?

En la mitología hawaiana, se dice que los Menehune son una antigua raza de personas de baja estatura, que vivían en Hawai antes de que llegaran los colonos de Polinesia. Muchos estudiosos atribuyen las estructuras antiguas que se encuentran en las islas hawaianas al Menehune. Sin embargo, otros han argumentado que las leyendas de los Menehune son una mitología de contacto post-europea y que no existía tal raza.

La mitología de Menehune es tan antigua como los inicios de la historia polinesia. Cuando los primeros polinesios llegaron a Hawai, encontraron presas, estanques de peces, carreteras e incluso templos, todos los cuales se dice que fueron construidos por los Menehune, que eran excelentes artesanos. Algunas de estas estructuras todavía existen, y la artesanía altamente calificada es evidente. Según la leyenda, cada Menehune era un maestro de cierto oficio y tenía una función especial que cumplía con gran precisión y pericia. Saldrían al anochecer para construir algo en una noche, y si esto no se lograba, sería abandonado.

Algunos eruditos, como la folclorista Katharine Luomala, teorizan que los Menehune fueron los primeros pobladores de Hawai, descendientes de los isleños de las Marquesas que se cree que ocuparon por primera vez las islas hawaianas entre el 0 y el 350 d.C. Cuando ocurrió la invasión tahitiana alrededor del año 1100 d.C., los primeros pobladores fueron sometidos por los tahitianos, que se referían a los habitantes como "manahune" (que significa "gente humilde" o "estatus social bajo" y no de estatura diminuta). Huyeron a las montañas y más tarde llegaron a ser llamados "Menehune". Los defensores de esta teoría apuntan a un censo de 1820 que enumeró a 65 personas como Menehune.

Luomala afirma que los Menehune no se mencionan en la mitología anterior al contacto y, por lo tanto, el nombre no se refiere a una raza antigua de personas. Sin embargo, este argumento tiene poco peso ya que la mayoría de los relatos del pasado se transmitieron de boca en boca de una generación a la siguiente.

Si Luomala y otros eruditos en su campo están en lo cierto, y no hubo una raza antigua de artesanos hábiles que sea anterior a los polinesios, entonces debe haber una explicación alternativa para las construcciones antiguas de diseño avanzado, que son anteriores a cualquier población conocida en Hawai. Sin embargo, no existen explicaciones alternativas y la mayoría de los libros de historia aún mantienen que los polinesios fueron los primeros habitantes de Hawai, hace unos 1.500 años. Así que examinemos algunas de las construcciones antiguas que se han atribuido a Menehune en la mitología de la región.

Muro del estanque de peces de Alekoko en Niumalu, Kauaʻi

El estanque de peces de Alekoko, a veces llamado estanque de peces de Menehune, es uno de los mejores ejemplos de la antigua acuicultura hawaiana. Se construyó una pared de roca de lava entre el estanque y el río Hulei'a, que mide 900 pies (274 m) de largo y 5 pies (1,5 m) de alto, para crear una presa en una parte del río para atrapar peces jóvenes. hasta que crecieron lo suficiente para consumir. Las piedras que se utilizaron provienen de la aldea de Makaweli, a unas 25 millas (40 km) de distancia. Se considera un logro de ingeniería inexplicable y se colocó en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1973.

La leyenda hawaiana dice que el estanque fue construido en una noche por Menehune, que formó una línea de montaje desde la ubicación del estanque de peces hasta Makaweli, pasando piedras una por una desde el principio hasta el final.

El sitio ceremonial de la isla Necker

Necker Island es parte de las islas del noroeste de Hawai. Se han encontrado pocos signos de presencia humana a largo plazo. Sin embargo, la isla contiene 52 sitios arqueológicos con 33 heiau ceremoniales (piedras verticales de basalto), que se cree que están orientadas celestialmente, y artefactos de piedra muy parecidos a los que se encuentran en las principales islas hawaianas. Los heiau varían ligeramente en diseño, pero generalmente cuentan con plataformas rectangulares, patios y piedras verticales. Uno de los más grandes de estos sitios ceremoniales mide 18,6 metros por 8,2 metros. Once piedras verticales, de las que se cree que son las 19 originales, siguen en pie.

Muchos antropólogos creen que la isla era un sitio ceremonial y religioso. Según los mitos y leyendas de la gente de Kauai, que se encuentra al sureste, la isla Necker fue el último refugio conocido de los Menehune. Según la leyenda, los Menehune se asentaron en Necker después de ser expulsados ​​de Kaua'i por los polinesios más fuertes y posteriormente construyeron las diversas estructuras de piedra allí. Se dice que las visitas a la isla comenzaron unos cientos de años después de que las principales islas hawaianas fueran habitadas y terminaron unos cientos de años antes del contacto europeo.

La zanja de Kīkīaola en Waimea, Kauaʻi

Kīkīaola es una acequia de riego histórica ubicada cerca de Waimea en la isla de Kauai. También conocida como la Fosa de Menehune, fue agregada al Registro Nacional de Lugares Históricos el 16 de noviembre de 1984. Los hawaianos construyeron muchas zanjas revestidas de piedra para regar estanques para el cultivo de taro (kalo), pero rara vez emplearon piedra labrada para revestir zanjas. Los 120 bloques de basalto finamente cortados que se alinean a unos 200 pies de la pared exterior de la Fosa de Menehune la hacen no sólo excepcional, sino "el colmo de las zanjas revestidas de piedra", en palabras del arqueólogo Wendell C. Bennett. Se dice que fue construido por Menehune.

Hasta la fecha, no se han encontrado restos óseos humanos de una raza físicamente pequeña de personas en Kaua'I ni en ninguna otra isla de Hawai. Si bien esto no refuta la existencia de una raza de gente pequeña, sí pone en duda la verdad detrás de la leyenda. Sin embargo, existe evidencia convincente, tanto arqueológica como en las numerosas leyendas transmitidas de generación en generación, que sugiere que efectivamente hubo una antigua raza de personas altamente capacitadas que habitaban las islas hawaianas mucho antes de la llegada de los polinesios.


Origen e introducción del cartucho rey

El cartucho emergió del anillo Schen, que representaba la protección eterna y ya se usaba como símbolo escrito bajo el rey Den durante la Primera Dinastía. En este momento, el anillo de Schen a menudo acompañaba al nombre de oro del faraón, más tarde, como por ejemplo bajo el rey Hetepsechemui, el fundador de la segunda dinastía, también acompañaba a otros personajes que estaban asociados con títulos reales.

Los primeros intentos posibles de rodear los nombres reales con el anillo Schen se pudieron encontrar en vasijas de piedra pertenecientes al rey Chasechemui (final de la segunda dinastía). En opinión de Wolfgang Helck, Chasechemui fue quizás el primer gobernante egipcio en poner su nombre de nacimiento o nebtin en el anillo de Schen, sentando así las bases para la introducción del cartucho real. Walter Bryan Emery contradice esta suposición. Señala que la palabra en cuestión en el anillo de Schen, a saber Besh , en realidad significa "rebelde" y es más probable que se refiera a los principados del Delta del Nilo derrotados por Chasechemui. Sin embargo, Emery admite que no pudo aclarar satisfactoriamente por qué los antiguos egipcios pusieron una descripción de los enemigos en un símbolo sagrado de protección.

Los primeros cartuchos ilustrados son los de los reyes Nebka y Huni. Ambos regentes pueden ser asignados a la 3ª dinastía en la era del Reino Antiguo. Sin embargo, sus posiciones cronológicas exactas no están claras. Generalmente se asume que Huni fue el último gobernante de la III Dinastía y, como tal, introdujo e impuso el uso del cartucho. Desde el rey Sneferu, el fundador de la IV Dinastía, el cartucho ya era una parte integral de la denominada Titulatura del Gran Rey, que incluye cinco nombres del rey.


Narmer

Rey Menes se le atribuye la unión de las Dos Tierras y, por lo tanto, fue el primer faraón del Reino de Egipto según las listas de reyes del Imperio Nuevo. Ellos nombran Meni como el primer rey, y basándose en las mismas fuentes, Africanus y Eusebio lo nombran Menes, mientras Herodoto lo llama Min. Esto concuerda bien con el nombre Menes.
No hay evidencia arqueológica contemporánea que contenga el nombre de cartucho de Menes, ya que el uso de cartuchos no comenzó hasta la época del Imperio Antiguo.
En las listas de reyes del Reino Nuevo, los nombres pequeños se colocaron en cartuchos porque los escribas no pudieron reconocer o localizar los nombres correspondientes de las fuentes antiguas. Oportunamente, Meni significa: El que aguanta.

El nombre de Horus contemporáneo del primer rey, Narmer, está bien atestiguado. Está firmemente establecido que de hecho fue el primer gobernante del reino. Los primeros reyes solo eran conocidos por su nombre de Horus, y no hay evidencia de que Narmer usara otro.


La segunda dinastía (C. 2775–C. 2650 a. C.)

Desde el final de la I dinastía, hay evidencia de aspirantes al trono rivales. Una línea puede haberse convertido en la 2da dinastía, cuyo nombre de Horus del primer rey, Hetepsekhemwy, significa "pacífico con respecto a los dos poderes" y puede aludir a la conclusión de la lucha entre dos facciones o partes del país, a los dioses antagónicos Horus y Seth, o para ambos. Hetepsekhemwy y su sucesor, Reneb, trasladaron sus lugares de enterramiento a Ṣaqqārah. No se ha encontrado la tumba del tercer rey, Nynetjer. La segunda mitad de la dinastía fue una época de conflicto y líneas rivales de reyes, algunos de cuyos nombres se conservan en jarrones de piedra de la pirámide escalonada de la tercera dinastía en Ṣaqqārah o en listas de reyes. Entre estos contendientes, Peribsen tomó el título de Seth en lugar de Horus y probablemente se opuso a Horus Khasekhem, cuyo nombre se conoce solo por Kawm al-Aḥmar y que usó el epíteto programático "sandalia eficaz contra el mal". El último gobernante de la dinastía combinó los títulos de Horus y Seth para formar Horus-y-Seth Khasekhemwy, "surgiendo con respecto a los dos poderes", a lo que se agregó "los dos señores están en paz en él". Khasekhemwy era probablemente la misma persona que Khasekhem después de la exitosa derrota de sus rivales, principalmente Peribsen. Tanto Peribsen como Khasekhemwy tenían tumbas en Abydos, y este último también construyó un recinto funerario de ladrillo monumental cerca del cultivo.


El faraón

La forma original de gobierno parece haber sido una especie de gobierno, la teocracia. Al menos antes de la era de Menes, el poder supremo estaba alojado en una jerarquía, que afirmaba estar íntimamente relacionada con las divinidades mayores. Después de Menes, el gobierno se convirtió en una monarquía puramente hereditaria, aunque en casos de emergencia se eligió un nuevo soberano entre los sacerdotes o soldados, y se inauguró entre las aclamaciones del pueblo. El rey estaba rodeado de un majestuoso ceremonial, santificado por la tradición primitiva. Se le prescribían solemnemente las más minuciosas regulaciones en cuanto a vestimenta, dieta, horas de trabajo, descanso y culto religioso: oraciones de los libros de Hermes sobre los deberes de la realeza, y se le cantaban diariamente las funciones de legislador y juez. .

El faraón era el mortal de más alto rango y servía como intermediario entre los mundos divino y humano. El templo funcionó como la expresión física central de la relación única entre el faraón y los dioses. Inmediatamente reconocible por sus vestiduras, corona y el cartucho ovalado en el que solía estar inscrito su nombre, un faraón egipcio era el individuo más capaz de complacer a los dioses. Realizó su papel como el único sacerdote verdadero a través de sus imágenes en los templos: se lo representa en las paredes del templo haciendo ofrendas al dios o diosas, como pequeñas estatuas que adoran la imagen divina principal en el santuario, y como colosos imponentes cerca de las puertas principales. .

Los faraones emprendieron la construcción de grandes tumbas reales, al principio en forma de pirámides, luego excavadas profundamente en los acantilados de las afueras de Luxor. Se creía que se unían a los dioses en el más allá cerca de su tumba, cada faraón tenía su propio templo funerario donde, al venerar sus imágenes, los egipcios esperaban animarlo a seguir cuidando a su pueblo.

Su poder era ilimitado en teoría. Sacerdote por iniciación formal y comandante militar en virtud de su elevación al trono, esta combinación de mitra, corona y espada, en alguien que era considerado como un "dios mortal", le permitió obligar a someterse a edictos reales. , donde podría haber sido retenido con justicia. La población parece no haber tenido derecho a voto, aunque sus vidas y propiedades estaban bien protegidas. Los inmensos ejércitos que se levantaron y las estupendas obras nacionales que se ejecutaron, prueban que las masas fueron ejercitadas y trabajaron sin mucha consideración por la comodidad personal o las relaciones sociales.

Es evidente que bajo tal administración, la felicidad de la nación dependía no poco del carácter personal del soberano. Su poder de opresión, al borde de la ley, debe haber sido grande, a menos que se lo impida la generosidad y el patriotismo. Los reyes de Egipto, sin embargo, no parecen haber utilizado su influencia en una tiranía desenfrenada. Una soberanía tan longeva como la de Menfis y Tebas no tiene paralelo: las revoluciones internas fueron realmente raras, y muchos de los reyes fueron adorados en épocas posteriores como benefactores divinos. El cognomen real fue el faraón durante muchas edades. La palabra egipcia es Phra, que denota el sol. Como el sol en el cielo, así era el monarca entre sus súbditos. Por lo general, cada rey representado en el monumento tiene dos anillos o cartuchos ovalados, uno de los cuales contiene su título distintivo y el otro su nombre propio, como Faraón, hijo del sol, el sol ofrecido al mundo Faraón, señor vengador de la Alta y la Baja. Egipto Faraón, vigilante en la justicia, hijo de Sethos.

El título que prevalece sobre todos los demás en el protocolo real es el generalmente conocido como título de Horus. Consiste en un halcón posado en un edificio, sobre cuya fachada está grabado el nombre especial del rey. Generalmente se cree que el edificio representa la fachada de una tumba, mientras que se supone que el halcón de arriba simboliza el alma del rey, por lo que el nombre grabado sobre la fachada se suele llamar el nombre de Horus. Este título probablemente está relacionado con la adoración de Osiris e indica que el rey era el sucesor vivo e hijo de Osiris en la tierra, y su padre estaba en el inframundo. El Halcón parece haber sido agregado para transmitir la idea de que este era el nombre del rey hasta la eternidad y no adoptado como título territorial.

Después de la unión de Menfis y Tebas, el rey usó una doble corona y fue instalado con gran magnificencia, ungido con gran solemnidad y puesto en posesión de los emblemas de majestad de los dioses. Se colocaron en sus manos dos jarrones, símbolo de vida y pureza. A veces se representa a los propios dioses colocando la doble corona en la cabeza del soberano, luego lo bendecían y, al asumir el gobierno, le entregaban las insignias de la vida. Príncipes de la sangre formaron su cola y avivaron las moscas de su persona sagrada.

El país estaba dividido en unos cuarenta nominados, y cada uno tenía su división de gobernador, o "nomarcas". Su testamento era extenso: las tierras estaban a su cargo, el sueldo y los impuestos los recaudaba su dirección. Los gobernadores locales eran responsables ante la tesorería central y el rey. Este sistema de devolución, si bien simplificó la administración del país, condujo al final a la destrucción del Reino Antiguo, pues estos pequeños Estados se convirtieron cada uno en una especie de imperium in imperio, los gobernadores locales se volvieron cada vez más importantes, y por fin, por la combinación de su creciente influencia, la autoridad central fue derrocada.


El papel del faraón en la religión

Como hijo de Horus (y como resultado de su conexión con las deidades solares), el faraón tenía una relación divinamente paternal con su nación: personal, disciplinaria, protectora y de apoyo. El faraón fue la fuente no solo de la fertilidad y abundancia de la tierra, sino también del mantenimiento de maat, un concepto claramente egipcio que a veces se traduce como "verdad" o "justicia" (como la diosa Ma'at presidía ambos) y se relaciona con el griego. logotipos. Maat quizás se entienda mejor como "la forma en que deberían ser las cosas", un modelo de un universo saludable y funcional en el que todo es interdependiente y en equilibrio adecuado: sin él habría caos. Cuando el maat estuviera en equilibrio, las inundaciones anuales del Nilo alimentarían las tierras de cultivo, la gente tendría suficiente para comer y no se vería acosada por enfermedades o plagas, y Egipto permanecería invencible. La responsabilidad del faraón era preservar maat no solo mediante la acción apropiada, sino siendo lo suficientemente divino, como un pueblo gobernado por un dios viviría en equilibrio. Los extraordinarios y laboriosos proyectos de construcción de los faraones que dieron como resultado la Esfinge, las pirámides y otros monumentos reforzaron la importancia del faraón.

El ka del faraón, una parte del alma —en la gente común pasó del padre, para el faraón de su padre divino— era único en el sentido de que, tal vez como la doble corona, se transmitía de un faraón a otro. No importaba si el sucesor era el pariente consanguíneo de su predecesor: como se celebraba en el festival Opet del Reino Nuevo, el faraón recibió su ka de Amón y se lo devolvió al dios en forma de ritual y ofrendas para que pudiera ser fortalecido y mantenido para los faraones venideros. El festival Opet fue uno de los muchos que celebraron la relación del faraón con su reino y lo divino y consistió principalmente en ceremonias y rituales en los que el público no participó, ni siquiera para dar testimonio. Cada vez más, especialmente durante los períodos del Imperio Medio y del Imperio Nuevo, las actividades religiosas participativas fueron absorbidas por el marco político-religioso del gobierno egipcio, y el sacerdocio era indistinguible de la burocracia de la corte.


Memphis

Según Herodoto (II.99) y la tradición, Menfis fue fundada por Menes. No hay evidencia arqueológica directa de la historia temprana de Memphis. Sin embargo, la evidencia indirecta disponible sugiere que Memphis se fundó antes que Menes (ya sea Narmer o Aha) y que la capital (la residencia) se mudó allí posteriormente. La fuente principal de esto es el cementerio de Helwan, que fue uno de los dos cementerios de Memphis (el otro es North Saqqara). Estaba ubicado directamente al otro lado del Nilo desde Memphis y contenía tumbas cuyos propietarios variaban en estatus desde gente común hasta un príncipe y dos princesas (Wilkinson 1996: 349). Según Köhler (2004: 307-310), el sitio estaba en uso en Naqada IIIA (antes de Iry-Hor) y sus ocupantes incluían individuos relativamente ricos, lo que lleva a nuevas preguntas sobre el surgimiento de Memphis como centro administrativo. Los sellados de cilindros con serekhs anónimos que datan de Naqada IIIA / B muestran que había un alto funcionario judicial desempeñando funciones administrativas en Memphis mucho antes de Ka (Köhler 2004: 307). Pero esto no significa necesariamente un Egipto unido, ya que los serekhs anónimos podrían referirse a cualquier gobernante del Alto o Bajo Egipto. El primer rey Abydene atestiguado en Helwan es Ka, para quien se encontraron dos tumbas que contenían vasijas con sus serekhs inscritos en ellas (van den Brink 2001: 52-54).

Wilkinson (1999: 339) fecha el asentamiento incluso antes, hasta finales de Naqada II. Sugiere que Helwan pudo haber comenzado un cementerio provincial y haber sido cooptado por Memphis cuando se fundó esa ciudad. Si ese fuera el caso, reduciría sustancialmente el valor del cementerio en la datación de la fundación de Memphis. Alternativamente, Wilkinson (1996: 347-348) sugiere que las tumbas anteriores a Narmer pueden representar entierros de aquellos que construyeron la primera ciudad de Memphis: “En lugar de fundar Memphis, Menes / Narmer simplemente pudo haber sido el primer rey en tener su residencia allí."

Narmer está atestiguado en Helwan, pero no en Saqqara, donde se enterró a la élite más alta.41 Aha fue el primer rey bajo cuyo gobierno se construyó una mastaba monumental en el norte de Saqqara (S3357) para uno de sus funcionarios (Emery 1939 Hendrickx 2008: 72-73). ). Dreyer (2007: 228) está de acuerdo en que Aha no encontró Memphis, pero argumenta que transfirió la residencia allí. Es posible que el mito de la fundación de Memphis se base realmente en trasladar la capital política a la ciudad. Suponiendo una unificación gradual de Egipto, siendo la última etapa la conquista del Delta del noroeste por Narmer, hay muchas razones para creer que el área de Menfita fue conquistada antes que Narmer, y que el valor estratégico de la ubicación se realizó y se actuó. Esta lógica es consistente con la evidencia del cementerio de Helwan. Sin embargo, el papel de Narmer en este proceso no está claro. Es posible que, al igual que con la unificación, no comenzó la construcción de Memphis, sino que la completó. Según la evidencia de las mastabas de Saqqara, es probable que Aha haya trasladado la residencia a Memphis.

Según Manetón (Dinastía I.2: Fr. 6 Fr. 7a Fr. 7b), el segundo rey de la I Dinastía fue Athothis, quien construyó un palacio en Memphis. Esto podría ser equivalente a trasladar la capital a Memphis, lo que significaría que Aha era Athothis y Narmer era Menes. Sin embargo, nuestra incapacidad para asignar la "fundación" de Memphis a cualquier rey hace que este sea un evento que no apoya firmemente ni a Narmer ni a Aha como Menes.


El Merhet:

1) "Seti heb - "aroma de festival"

o "Sefy - betún ", un alquitrán orgánico fino de origen natural soluble en aceites vegetales. Gilsonita.

o "Tekhu semillas " - Sni.tꜣ o Wah - Probablemente "semilla" de chufa, "almendras de tierra" o "chufa" que en realidad son rizomas de Cyperus esculentus, que se cultivaba y consumía en el antiguo Egipto. Tekhu fue dado como ingrediente por Teofrasto, tekhu siendo sánscrito para tigre. Tehu, el guisante egipcio, tiene una pronunciación similar y posiblemente esté relacionada lingüísticamente, ya que las 'nueces' de tigre tienen el tamaño de un guisante. En nuestra receta se utilizará aceite de chufa prensado en frío. Varios pequeños tubérculos y rizomas también se denominan "semillas" en las recetas de incienso de Edfu y Philae.

o "Concentrado de incienso" - Aceite de olibanum / incienso de varios Boswellia especie, pero probablemente Boswellia frereana aceite, que usaremos en nuestra receta.

o Incienso "blanco" - Hdg, Olibanum / resina de incienso / aceite (Boswellia sacra, papyrifera)

o "Semillas de abeto" - (semillas que contienen niveles más altos de aceite que el bálsamo; usaremos aceite de aguja de abeto en nuestra receta)

o "Incienso fresco"Senetjer, Pistachia terebinthus o lentisco petróleo

o 'Es flores " - Iser, Tamarisco (Tamarix nilotica, gallica et al.) según mi investigación patentada

o 'Él flores "Himayt, Fenogreco (Trigonella foenum-graecum) según mi investigación patentada

2)Hekenu’ - Hekhenu - Aceite de "júbilo"

o "Menen - brea de madera " - alquitrán de pino

Nota: Durante mucho tiempo se pensó que era alquitrán bituminoso, ahora se sabe que es principalmente alquitrán de pino a partir de muestras identificadas recientemente en frascos de tumbas con la etiqueta “menen”Y también muestras tomadas de momias. La palabra menen literalmente significa carbón, y parece haber incluido otros alquitranes negros y fragantes de madera de coníferas que resultan de la quema de madera para convertirla en carbón. Curiosamente, la palabra egipcia Db ꜥ.t, que se encuentra en la lista de ingredientes de Edfu para el Kapet / Kyphi recetas de incienso también tiene un doble significado de carbón vegetal y / o un producto de brea derivado del carbón vegetal, y puede significar un tipo diferente de madera utilizada, es decir, Acacia spp.

o "Incienso fresco" - probable Senetjer - Pistachia terebinthus o lentisco aceite - pero también Boswellia frereana se habría utilizado en el Reino Antiguo y podría utilizarse en su lugar.

o "Incienso blanco seco" - Hedeg - Resina “blanca” de Olibanum / Incienso (Boswellia sacra, papyrifera)

o "Flores de acacia"Sendet. Flores de acacia dulce (Acacia farnesiana) o extracto absoluto de cassie, según mi investigación patentada

Nota: La acacia es sagrada para la diosa egipcia más antigua, Iusaaset, la consorte femenina divina de Atum y / o Ra Horakhty, y precursora de Isis. En recetas más antiguas, las flores similares, aunque menos fragantes, de los nativos egipcios Acacia nilótica Sin embargo, en esta receta es más probable que sean las flores de Acacia farnesiana, del cual se deriva el aceite de perfume "cassie". A. farnesiana es casi idéntico a A. nilotica, pero se origina en Mesoamérica.

Aun así, tiene una larga historia en el Mediterráneo, apareciendo en tumbas y momias ptolemaicas, y dado que el templo de Edfu es ptolemaico, las flores de Cassie intensamente fragantes habrían sido muy preferidas en el momento de la inscripción. Aparentemente, estaba bien establecido en Egipto mucho antes de esta época, ya que la presencia de flores de cassie y cocaína se encontró con y en las momias del Imperio Nuevo, lo que indica que había comercio con Mesoamérica por marinos del Mediterráneo, ya sea directamente por los egipcios o a través del comercio. con las otras culturas marineras de la Edad del Bronce, como los minoicos o los reyes del mar de Hapgood.

El absoluto de Cassie podría sustituirse fácilmente por las flores maceradas para esta receta, pero la planta se cultiva y crece en forma silvestre ampliamente en los EE. UU. E incluso aquí en el norte de California, por lo que están disponibles cuando florecen de abril a mayo. Debería ser de mayor interés observar que las semillas de cassie y el floema contienen DMT 5-meo endógeno, y que UNA. nilotica las semillas contienen DMT endógeno. Por favor, consulte mi discusión sobre el ingrediente n. ° 7: Cassie en mi artículo "Incienso del templo de Kepu" para obtener un resumen completo de esta planta.

3) "Sefet - "aceite de abeto" o aceite de "pino"

o "Brea de madera" - Sefet - Bálsamo de abeto

o "Blanco" [incienso] "Hedeg - Aceite de Olíbano / Incienso "Blanco" (Boswellia sacra)

o Ges-fekGes-fen - Asfoetida (Ferrula foetida) según mi investigación patentada

o Degem de…' - Aceite de castor (Ricinus communis) según mi investigación patentada

Nota: Rompiendo con el canon tradicional del orden de los aceites sagrados utilizados durante miles de años, Sft fue intercambiado con Ntjw - antiu - mirra, Commiphora myrrha, importado de la "tierra de Punt", en los bajorrelieves pintados de las ofrendas de los óleos sagrados a Amón en el templo conmemorativo de la reina Hatshepsut en el Reino Nuevo. Ver 8) a continuación.

4) "Nesmen" -Nekhenem - "Reincorporarse" al aceite "

o 'Menen - brea de madera " - alquitrán de pino

o 'Pino'A’ash - Aceite de pino carrasco (Pinus halepensis) o aceite de pino terebintino (Pinus pylaster) según mi investigación patentada

o "Sefy - betún " - Gilsonita

5) "Tua" o Tuat - Aceite de "apoyo"

o 'Menen - brea de madera " - alquitrán de pino

o 'Incienso' - probable Sntr - Senetjer, Pistacia terebinthus resina o aceite pero Boswellia frereana habría sido utilizado en el Reino Antiguo

o 'Pino'A’ash - Aceite de pino carrasco (Pinus halepensis) o aceite de pino terebintino (Pinus pylaster) según mi investigación patentada

o "Blanco" [incienso] "Hdg - Olibanum "Blanco" / Resina de incienso / aceite (Boswellia sacra, papyrifera)

6) "Hat-en-ash -" mejor abeto " o aceite de "cedro de primera clase"

o "Menen - brea de madera - alquitrán de pino

o "Sefy - betún " - Gilsonita

o "Semillas de abeto" - Se utilizaron semillas de cedro en las inscripciones del templo de Isis en Philae, y dado que las semillas son más altas en aceite que la resina o el bálsamo, usaremos tanto aceite de aguja de abeto como de cedro en nuestras recetas.

o 'Él flores " - Himeyt, Fenogreco (Trigonella foenum-graecum) según mi investigación patentada

7) "Hat-en-tjehenu -" el mejor libio " o ungüento "libio de primera clase"

o Menen - brea de madera " - alquitrán de pino

o 'Multa Peresh oil " - Aceite de bayas de enebro - Juniperus communis, oxydedrus o Phoeniciana

o 'Él flores " - Himeyt, Fenogreco (Trigonella foenum-graecum) según mi investigación patentada

Como mostramos más adelante con las inscripciones del templo de Seti I en Abydos, se agregaron tres aceites sagrados adicionales en el Reino Nuevo: Bak, Iber y Madjet. Manniche también informa que, desde el Reino Nuevo y hasta la época ptolemaica, a menudo se añadían de tres a cinco "Aceites Sagrados" adicionales a la "Merhet'Listas en los templos y tumbas, citando las traducciones de las listas y recetas en la cámara del Laboratorio de Edfu:

8) "Madjet"petróleo

o 'Mejor Nedgem - Estorax - Liquidambar orientalis resina o aceite, pero debido a su rareza en el antiguo Egipto, generalmente se sustituye con resina de benjuí más disponible de Styrax spp. benjuí.

o 'Loto'Seshen - flores frescas o absoluto de loto azul Nymphaea caerulea

o Incienso 'blanco' Hedeg - Olibanum / Incienso (Boswellia sacra, papyrifera) resina o aceite

"Ungüento Madjet"(lista de ingredientes de Edfu, también de Manniche en Lujos sagrados, separado de la lista de ingredientes de los Siete Aceites Sagrados)

o Adj. - Grasa de buey / sebo - Grasa de res extraída de animales alimentados con pasto - Sebo de calidad cosmética

o Irp - Vino de uva

o Sebeb -Resina de pino carrasco

o Tisheps - Canela

o Djalem - Aspalathos - Cassie

o Wah - Rizoma de Cyperus - Aceite de chufa

o Peresh - Aceite de bayas de enebro

o Peret-sheny - Piñones (que contienen más aceite que la resina; utilizamos aceite de pino marítimo en nuestra receta)

o Antiu - Resina de mirra

o Nesti- tinte rojo alcanet

Nota: la palabra Mdt o Madjet Parece utilizado aquí ambiguamente por los egipcios para una forma de Merhet, o aceite vegetal. La raíz de la palabra es "adj.”, Que significa grasa animal, y en el caso de Madjet Ungüento arriba, esta grasa era de un toro sagrado especialmente criado, convertido en sebo e infundido con aceites fragantes, flores y hierbas, siendo la mirra la nota de fondo. Como tal, incluimos un extracto de la traducción de Manniche del Ungüento Madjet receta de Edfu arriba.

Según Manniche, el aceite prensado de resina de mirra que se llamaba Antiu en el Reino Nuevo, también fue llamado Madjet, su probable inclusión inferida por el nombre y utilizada en este octavo aceite, ya sea de forma exclusiva o adicional a la Madjet ingredientes de aceite de Edfu que enumera arriba. Ella también anota en Lujos sagrados ese "Al comprimir mirra (ntjw o antiu), se obtuvo un líquido fragante (mdt), llamado stacte por los griegos". y tambien que “En los textos faraónicos, el líquido expresado a partir de la mirra, que puede ser en sí mismo un perfume , está bajo el nombre de mdt (madjet), llamado stakte por los griegos, que en los textos del Período Ptolemaico es una preparación compuesta, ahora aparentemente llamado bss (bes) en lugar de stakte ".

This “composite” preparation is undoubtably the semi-solid conical red-dyed unguent form based upon sacred bull fat as a carrier, rather than oil, which substance was itself generically called adj. o Madjet, in distinction to Merhet – vegetable oils. These cone shaped perfumed unguents are seen placed upon the heads of feast-goers and images of the deceased and others in temples, tomb art and papyri, usually accompanied with fresh cut blue lotus flowers, and are often depicted in two tall jars with omphalos-shaped unguent as offerings to the Neteru in the temple ruins, most especially the Temple of Seti I at Abydos (please refer to the photos and translations of the hieroglyphs of the 29th Episodes from the Chapels of Amun and Ra Horakhty at the end).

This form of cone shaped and dyed perfume unguent, while being a semisolid ointment, still falls under the category of Sacred Oil in these temple lists. As for our recipes, we will stick to the Edfu recipes above. Note that the unguent recipe does not include Seshen or blue lotus, but does contain Myrrh, which the oil does not, the reason likely being the traditional insertion of a fresh lotus flower through the unguent or held to the noses of unguent wearing celebrants. I have already concocted an oil with both Lotus and Myrrh, and including Juniper oil - with a quite delightful olfactory effect!

9) ‘Moringa oil’Bak o Ben petróleo

o Menen – wood pitch’ – pine tar

o ‘White frankincense’Hedeg – Olibanum/Frankincense (Boswellia sacra, papyrifera) resin or oil

Nota: Moringa oil or Bak is undoubtably the sole carrier of this oil in particular, but likely was also used as a carrier in at least some of the first seven, as some of our oils are. Interestingly, the two ‘active’ ingredients of this oil are black and white in color, respectively, a kind of insider’s nod to the concept of balanced polarity. It is noteworthy that Moringa oil was regarded highly enough in its own right by the New Kingdom, as in Seti I’s magnificent temple at Abydos, to be added to the traditional canon of the big Seven Sacred Oils. Moringa oil has a long and ancient record of being valued in folk medicine throughout the Mediterranean, Europe and Asia.

10) Ibr/Iber

o Iber – Labdanum or ladanum oil or resin – (Cistus ladanifer and/or Cistus criticus)

Note: The oil of Labdanum or Ladanum is included in the list of offering of the seven sacred oils along with Bak y Madjet in the 29th chapters in the chapels of the god forms Amun and Ra Horakhty in the temple of Seti I at Abydos. It was not included in the recipes at Edfu, so all we know is the sole ingredient Labdanum. It could be that, having but a single ingredient besides the carrier, no list or recipe was deemed necessary. For our version it will simply be Labdanum essential oil in a Moringa oil carrier. See the Amun and Ra Harakhty offering texts at the end for reference.

11) Ntjw/Antiualone or in tandem with 12) Sntr/Senetjer(usually appearing as two jars tied together in several New Kingdom inner sanctuary temple reliefs - literally “Frankincense and Myrrh”)

o Antiu – Myrrh resin or oil

o Senetjer - Pistachia terebinthus resin/oil as identified from the Amarna pottery shard samples also Boswellia spp. resin/oil

Note: Refer to the Article on Kepu and the paragraph concerning ingredient #14 – that discusses Senetjer, Antiu, Nenib y Khar, as well as the note on Hormigaiu in oil #8 above, it is of interest to add that some sources suggest these jars may have contained raw resin tears or clumps for use directly as burned incense, due to the use of the terms Antiu y Senetjer. Others posit that they were more likely resin/oils either as pure essential oil extractions, or dissolved in either Balanos o Moringa oil carriers, since they are listed as sacred oils and considered unified with the Merhet. Oftentimes only Antiu is listed, which could allude to it being used either alone or in tandem with unnamed Senetjer, but never mixed together in one container. Senetjer is only depicted alone when burning as incense.

Throughout the New Kingdom texts, Antiu, especially with Hatshepsut, was clearly Myrrh, and actually took the place of the 3rd sacred oil Sefet – Fir Oil in her memorial temple. Again, there are some scholars who feel that, by the time of the Ptolemaic temples, and based upon the 11 forms given at Edfu, the term Antiu had become broadly used for any solid natural resin incense. Therefore, the question of the contents being burnable incense resin or perfumed anointing oil (or both!) is still up in the air (pun intended). I find it very significant that these two are red and white in color respectively, with the red being dominant – clearly signifying the Union of Upper and Lower Egypt, achieved through force by Menes to initiate the First Dynasty, an oft-recurring theme in Egyptian temple art.

Carrier Oils

While the foregoing list of ingredients from Edfu temple for the sacred oils do not explicitly include a carrier oil, except for that implied by ‘Bak’ , ‘Ben’ or Moringa oil, or beef tallow ‘Adj’ en el Madjet Unguent recipe, it should be considered a given for most if not all of them when considering the ingredient materials, some few requiring at least a process of maceration/infusion, if not distilling or extraction of essential oils, such as is suggested for Myrrh earlier.

The practice of diluting concentrated essential oils and absolutes in carrier oils as perfumes goes at least as far back as the early Bronze Age, shown by the fairly intact ruins of an ancient industrial perfumery in Cyprus, buried by an earthquake in 1850 BCE and discovered in 2007. It is clear from the archaeological record that Egypt and Cyprus were trade partners for at least a millennium before this, and while scholars may debate who might have been first to develop this technology, these processes were certainly used with the sacred perfumed oils of the Egyptians, revealing an ancient tradition that was remarkably resilient - and quite alive and well today in the contemporary olfactory arts of perfumery, incense making and aromatherapy, all of which can trace their origins here.

It should be of passing interest to note here that the first use of the word perfume was its ancient Latin root parfumum, meaning “through smoke”, originally used to describe any fragrant smoke from burning materials - primarily those used as incense or for disinfectant fumigation.

The use of carriers for the sacred oil recipes is also supported by the recipes for the Thirteen Egyptian Perfumes, as preserved in the writings of several notable ancient Greeks, including Theophrastus, protégé of Plato, who wrote during the reign of Pharaoh Ptolemy I circa 300 BCE. Those given by Dioscorides in his great treatise translated from the Greek into Latin - Delaware materia Medica - are the most detailed, and the writings of both Pliny the Elder and the physician Galen help to flesh out the recipes even further. All three were contemporaries of the 1st century CE and the final days of Dynastic Egypt, and all four describe mostly the same essential oils and resins, flowers and seeds, in carriers of either Balanos oil, Green Olive oil or Moringa oleifera oil, depending on the recipe.

Several of these thirteen perfumes were already well-known and famous around the Mediterranean by this time, indicating a long tradition of perfume making in ancient Egypt, which necessarily includes the importation of rare botanicals on a global scale, and the exportation of the finished product in trade with nearby civilizations. I will be formulating and offering samples of these Thirteen Egyptian Perfumes based upon both these Greek and a few surviving Egyptian recipes in the near future.

Historically then, Balanos oil, which at the time of this writing is not available in the USA, appears to have been the most preferred carrier for at least some of the sacred oils and perfumes because of its stability and longevity, especially for the elites who could afford it. Quality moringa oil itself is very nearly odorless, though it may have either a very slightly “green” or a “sweet” fragrance, blending well with many different fragrances, and appears to have been the preferred oil by the ancient Egyptians. Olive oil also has a light but distinct fragrance as well, but does not blend well with all fragrances.

Note: Where Balanos might be preferred for this reason in the perfumes, Wandering Stars uses the very similar Argan oil, which is from nearby Morocco and was most likely available, though yet unidentified by name, in ancient Egypt. Thus, our sacred and perfumed oils will always be diluted in carriers of either Argan, Moringa or virgin green Olive oils at the rate of 2% to 30%, depending upon the oil strength and the particular recipe.

After entering the tombs of ancient Egypt, archaeologists soon discovered that, preserved for thousands of years by the dry cool air in the sealed and undisturbed underground chambers, the painted reliefs, inscriptions, statues and fetishes had evidence of having been anointed with oils, performed in order to bring the images and inscriptions to life and make them divine by the magic of their properties and fragrances. Egyptologists have since demonstrated that the same installation or consecration ceremonies occurred not only within the great temples but also home altars, as we can see by the remnants of altar niches of the houses in the ruins of New Kingdom villages at Dier El Medina and El Amarna.

The prolific inscriptions and bas-relief carvings of the Pharaohs making offerings of incense and unguents/oils to the Neteru in all of the temple sanctuaries attest to the primacy of scent in the sacramental repertoire of the temple, and in turn to the spiritual life of the people. The Egyptian words themselves say so much: Sntr o Senetjer, the “Fresh Frankincense” in the foregoing recipes, literally means “of the gods”, and the function of the anointing ceremonies was called Seneteri – “to make divine”.

And so, the scents of the Sacred Oils and Unguents, along with the fragrance of copious fresh cut Blue Lotus flowers and the three temple incenses, were considered to have great magical powers in the ancient Egyptian spiritual belief system, and were venerated above all of the other temple and tomb offerings and libations. They had an economic value to match, which drove their lucrative temple perfume industry and a brisk trade not only between the local Mediterranean and Middle Eastern cultures, but with Africa, India, Asia and even the Americas.

The ancient Egyptians were a seafaring and megalith building people with an advanced grasp of astronomy, mathematics, harmonics and physics, of architecture, art, anatomy, psychology and medicine. Many of their works cannot be duplicated or reconstructed today, even with our contemporary technologies. We can only assume the same goes for their spiritual practices, and these sacred oils were considered indispensable to the three most important aspects of Egyptian spiritual life: 1) - the bringing of the god-forms into manifestation within the temples, in the tombs, and upon household altars, 2) - the purification of the priests and initiates entering the temple and tombs, as well as those who worshiped at and consecrated their own household altars, and 3) - the cleansing and embalming of the dead for internment and the afterlife.

We must also pay heed to the story of Mumia, and the long history of it’s use in healing medicine. I have only begun to test the mixture (sans mummy parts) on myself and willing others, and the results are notably very positive so far for small wounds, bug bites and rashes. The same healing properties go for the Madjet y Nudj unguents I have reproduced, based upon the same temple laboratory inscriptions. Over the past year, these oils and unguents have all been shown to have remarkable healing and moisturizing properties, for skin as well as hair care, for my Wandering Stars clients and customers - and so I hope you might be inclined to visit my 'The Egyptian' Sacred Scents Store to try some inexpensive samples for yourself!

It is almost beyond belief that we should be so fortunate as to have the ingredient lists and recipes for these very ancient fragrant oils, some of which were still a mystery up until very recently. My own attempts at reconstructions may be imperfect, of course, but I believe that they will be quite close enough to evoke the harmonic olfactory and healing power of these mixtures - developed far back in the very hazy past of the earliest civilization, and used for the highest spiritual purposes for over 3,500 years - with little deviation. I am quite new to the art… perhaps my efforts may spark the curiosity of professionals in the olfactory fields whose greater experience and insight may further refine these mixtures, and look forward to hearing from you.

Again, it is almost impossible to overstate the importance of the sacred scents to the ancient Egyptians. In consideration of their prodigious feats in art, architecture, astronomy and medicine, and the sacred science of spiritual knowledge and symbolism that supports them, perhaps we should take a closer look at these powerful olfactory “medicines”, and begin experimenting with them in our own contemporary practices of cosmetology, aromatherapy, healing arts and spiritual communion. All in all, they are simply divine to the nose, skin and hair - whatever your interest may be.


Ver el vídeo: Carnal 2020 pinto da madrugada 1