Batalla de La Roche Derien, 27 de junio de 1347 (Bretaña)

Batalla de La Roche Derien, 27 de junio de 1347 (Bretaña)


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Batalla de La Roche Derien, 27 de junio de 1347 (Bretaña)

Batalla que vio uno de los primeros intentos franceses de lidiar con las nuevas tácticas inglesas que los habían derrotado en Crecy el año anterior. Carlos de Blois, el reclamante respaldado por los franceses del ducado de Bretaña, asediaba la guarnición de La Roche Derien. Sus tropas se habían atrincherado y despejado toda la cobertura del área circundante, lo que significa que los arqueros ingleses estaban en una seria desventaja frente a los ballesteros franceses en sus fortificaciones. Para empeorar las cosas, la fuerza de socorro inglesa, dirigida por Sir Thomas Dagworth, fue superada en número por los franceses. La respuesta de Dagworth fue lanzar sus tropas en un ataque nocturno, formado como una columna. El ataque sorpresa traspasó las líneas francesas y, ayudado por un ataque de la guarnición, destruyó al ejército francés y capturó a Carlos de Blois. Esta fue una batalla ganada por los ingleses en el ataque y sin el uso de arqueros, una combinación muy rara durante la Guerra de los Cien Años.

Verano 1347

El verano está aquí y los seres humanos se están enviando unos a otros al reino venidero. Dos pretendientes al ducado de Bretaña están peleando y, a través de ellos, también lo están Inglaterra y Francia. Coexistirán dos guerras: la de sucesión y la otra, de la que todo el mundo ha oído hablar.

La famosa Guerra de los Cien Años comienza en 1337 y termina en 1453. Dos o tres generaciones no sabrán nada más que esto. La Sucesión uno comienza en 1341 y termina en 1364. Entonces, en 47, esos primeros diez años son solo la infancia de esta guerra. Por ahora, las luchas devastan la zona entre Guingamp, Lannion y Tréguier, para la que La Roche-Derrien es el centro (fortificado).

Cambio de época, tras nuestras producciones dedicadas a la Segunda Guerra Mundial, evocamos la batalla de La Roche-Derrien, junio de 1347, en los tres idiomas que ya hablaban los beligerantes de la época, inglés, bretón y francés. Escucha en HD disponible en el sitio, horario habitual o bajo pedido.

La zona de escucha se encuentra dentro de la iglesia de La Roche-Derrien, frente a una vidriera de la década de 1920 que recuerda la derrota de la coalición franco-bretona y la captura de su líder, Charles de Blois, gravemente herido.

Abrigado por la iglesia

El ayuntamiento optó por rememorar este momento de la historia local con una producción en binaural autóctono que finaliza un recorrido por la localidad en realidad aumentada. Parecía que el diseño de sonido binaural habría sido demasiado peligroso de usar durante todo el recorrido debido al tráfico, de ahí la elección de la iglesia como lugar de escucha. Y como nos gusta hacer las cosas bien, los auriculares funcionan con Feichter Audio S2 y D8.

Como fué la vida entonces ? ¿Cómo puedo llevártelo en diez minutos? ¿Cómo construimos la ilusión en un contexto tan histórico? Y como la experiencia sonora va a traer la Historia en nuestro tiempo presente, ¿qué nos va a decir sobre nosotros?

Dado que nuestro binaural está hecho solo con productos frescos, simplemente tuvimos que disparar al estilo del siglo XIV y colocar al oyente en el refugio poco fiable de la iglesia, como bien podría haber sido el caso de los testigos de la época.

Foto ArtHombres, Lionel Baillon

Recursos locales

El tiroteo se prolongó durante un mes en un sitio favorable en las cercanías. Lo ideal para nosotros hubiera sido rodar dentro de la mismísima iglesia donde se realizaría la escucha, lamentablemente, la iglesia está situada en el centro del pueblo y rodeada de motores. ¡Los motores térmicos son la plaga de la grabación de sonido! Cada vez, pienso para mí mismo que deberíamos grabarlos, esos motores, mientras todavía existen. Aún así, logramos grabar allí tres veces: puño para recopilar las respuestas de impulso que necesitaríamos en la postproducción (unos 20 disparos a las 10 de la noche en el silencio de un domingo por la noche ... muchas gracias a los residentes por su paciencia !), luego para la escena con los caballos, y finalmente cuando grabamos a la multitud gritando afuera de la iglesia.

Grabar, participar en una sesión de grabación, siempre tiene un efecto de espejo. La empresa de reconstrucción medieval Amzer Goz sabe luchar y mostrárselo al público. Pero el rendimiento sonoro de la batalla, cuando la escena sólo es «vista» por los oídos, necesita adaptarse. Este descubrimiento del aspecto sonoro siempre va acompañado de comentarios de asombro. La adaptación de lo que todavía es nuestra realidad habitual a través de los auriculares trae una nueva conciencia de la contribución de la audición a nuestra percepción del mundo. Como si, después de quitarnos los auriculares, empezáramos a escuchar.

Audición continua de 9 a 18 en la iglesia de Santa Catalina, La Roche-Derrien (22). Entrada gratis.

Escrito y producido en binaural por Pascal Rueff
Producción de L’Agence du Verbe

El fantasma: Morgan TOUZÉ
El pastelero: Cornille
La abuela: Marnie O'NEIL, Anne DUEDAL
El niño: Bran PENGLAOU
Los combatientes: Amzer Gozh
Los aldeanos: Amzer Gozh

Hurdy-gurdy: Nigel EATON
Canto: Morgan TOUZÉ

Traducción al bretón: Gilles PENNEC
Traducción al inglés: Morgan TOUZÉ
Asesora histórica: Anne-Marie LE TENSORER
Asistente de redacción: Olivier LESIRE

Association Amzer Gozh: Anne-Marie LE TENSORER, alias Cornille Gwen EVANO & amp Olivier CASSIEN Mélanie DEL FRATE & amp Jérôme LECLECH, Bran PENGLAOU & amp Emma DEL FRATE Suzanne, Gwenola & amp Sylvain MADELAINE (alias Figuline & amp Fauchevent) Corinne & amp Michael PascalÉQUIT BONNET (también conocido como Junior) y los perros Hasgard & amp Freyja

Stéphanie & amp Julien NICOL, compagnie Volti Subito y los percherones Tango y Arnie Michel LE GARSMEUR y sus ovejas Gwenola MADELAINE y las gallinas Fauvette & amp Poule Rousse

Lycée agricole of Pommerit, Escuela de equitación: Elisa BOURGUIGNON en Quorrigan Solène TURUBAN en Triskell Adrien CLEAC'H en Unesco Céline LE GARDIEN en Teelou Gwendoline GILLET en Traviata Matthieu LOGIOU en Viaïpie Céline BIHAN en Orique du COL JaudyAP , BTS Pommerit, director Marc JANVIER

Muchas gracias a: Régis & amp Mariel HUON DE PENANSTER Corentin HUON DE PENANSTER Bernard LOZAÏC Marcel & amp Marie-Thérèse CONNAN Denise BOÉTÉ Yann Choubard Brigitte GOURHANT y los servicios municipales de Ploubezre Gwenola Coïc Rozenn NICOL
Versión bretona Versión inglesa Versión francesa


Contenido

Los duques tenían una conexión histórica y ancestral con Inglaterra y también eran condes de Richmond en Yorkshire. El duque Arturo II de Dreux se casó dos veces, primero con María de Limoges (1260-1291), luego con Yolande de Dreux, condesa de Montfort (1263-1322) y viuda del rey Alejandro III de Escocia. Desde su primer matrimonio, tuvo tres hijos, incluido su heredero Juan III y Guy, conde de Penthièvre (m. 1331). De Yolande, Arthur tuvo otro hijo, John, que se convirtió en conde de Montfort. (Ver el árbol genealógico de Dukes of Brittany).

A Juan III le disgustaban mucho los hijos del segundo matrimonio de su padre. Pasó los primeros años de su reinado intentando anular este matrimonio y bastardar a sus medio hermanos. Cuando esto falló, trató de asegurarse de que Juan de Montfort nunca heredara el ducado. Dado que Juan III no tenía hijos, su heredera elegida se convirtió en Juana de Penthièvre, la Boiteuse, hija de su hermano menor Guy. En 1337 se casó con Carlos de Blois, segundo hijo de una poderosa casa noble francesa e hijo de la hermana del rey Felipe VI de Francia. Pero en 1340, Juan III se reconcilió con su medio hermano e hizo un testamento que nombró a Juan de Montfort heredero de Bretaña. El 30 de abril de 1341 murió Juan III. Sus últimas palabras sobre la sucesión, pronunciadas en su lecho de muerte, fueron: "Por el amor de Dios, déjame en paz y no turbes mi espíritu con tales cosas".


La historia de inglaterra

106 Calais y la cruz de Neville

Al final de la marcha a través de Normandía en 1346, Edward había aceptado que no iba a poder ocupar el territorio francés. Pero tenía un objetivo claro: Calais. Mientras tanto, Philip esperaba que los escoceses invadieran una Inglaterra vacía e indefensa y que Edward tuviera que abandonar sus planes y volver corriendo a casa.

El asedio de Calais

Calais en 1346 no era una ciudad grande e importante, ni un centro comercial particularmente importante, pero tenía dos factores clave que la hacían significativa. Por supuesto, estaba muy cerca de Inglaterra y tenía fortificaciones masivas y bien diseñadas. Así que Edward partió hacia Calais.

Era un objetivo difícil, completamente rodeado de agua. En el norte había un puerto, separado de la ciudad por un foso y un muro.

En el noroeste estaba el castillo con torreón circular y muralla, defendido por un sistema independiente de fosos y muros cortina.

Fuera de la ciudad había una extensión de desolado pantano atravesado por muchos ríos pequeños y calzadas cambiantes. El suelo era demasiado blando para los motores de asedio o la minería.

Muy pronto, en las afueras de Calais se encontraba una nueva ciudad temporal de Villeneuve-la-Hardie, o & # 39Brave New Town & # 39. Dado que el ejército inglés tenía ahora 34.000 efectivos, esta era una ciudad más grande que cualquier ciudad inglesa fuera de Londres. Edward se había preparado para el juego largo, sabía que el asalto era casi seguro que fracasaría. Pero las defensas construidas por los sitiadores hicieron casi imposible para los franceses moverlas, lo que Felipe encontró a su costa.

El asedio duró 11 meses y tuvo éxito, al menos en parte, debido al aumento del apoyo público después de la victoria en Crecy. Finalmente, obtienes el magnífico teatro de la rendición de Froissart. La negociación entre Walter Manny y el comandante francés, Jean de Vienne Edward, la determinación implacable de hacer sufrir al pueblo los 6 burgueses, con la cabeza descubierta y con cabestros, los corderos de sacrificio para calmar la ira del rey feroz y la piedad de Phillipa, arrojando ella misma de rodillas frente a Edward para ganarse su misericordia. El mensaje fue bastante claro: el rey de Inglaterra decidió el destino de los súbditos franceses, lo odiaría o lo detestaría.

& # 0160 La batalla de Neville & # 39s Cross, 17 de octubre de 1346

El rey David de Escocia marchó hacia el sur con una invasión bien preparada, con el corazón lleno de júbilo por tener a Inglaterra, como pensaba, a su merced. El problema es que se tomó el tiempo para capturar castillos en la frontera que fácilmente podría haber dejado en paz. Lo que dio tiempo a los guardianes ingleses de las Marcas del Norte (Henry Percy y Ralph Neville) y al arzobispo de York para reunir un ejército. La tradición era que todas las tierras al norte del río Trento se dedicaran a vencer a los escoceses.

William Douglas, el guerrero escocés de gran éxito, se enfrentó a las fuerzas inglesas en la niebla a las afueras de Durham. Cayó hacia atrás después de un pequeño golpe, y David eligió su terreno y esperó. Ambos lados se enfrentaron sobre un terreno roto por muros de piedra, ambos esperaron a que el otro atacara, ya que ese era el camino hacia la victoria, al parecer, después de Crecy. Finalmente, los ingleses avanzaron algunos arqueros y comenzaron a atormentar a los escoceses. David perdió la paciencia y atacó, ahora sobre el mismo terreno que había elegido como perfecto para la defensa. No es bueno. Los escoceses fueron derrotados y David fue encontrado y capturado debajo de un puente, y arrojado a la & # 0160Tower de Londres. Todo fue un desastre para los escoceses, e Inglaterra iba a tener paz durante muchos años.

La batalla de La Roche Derrien, 18 de junio de 1347

En 1346/7, Carlos de Blois pudo pisotear a Thomas Dagworth y los ingleses en Bretaña con un ejército mucho más grande. Finalmente, llegó a La Roche Derrien, el único puerto de Dagworth en el norte de Bretaña. Charles esperaba atraer a Dagworth para que atacara, con un ejército mucho más pequeño, para que Charles pudiera destruirlo.

Dagworth mordió el anzuelo: con solo 700 hombres contra los 5.000 franceses, atacó en la mitad de la noche. Se dio cuenta de que el ejército de Charles estaba en 4 segmentos, separados por pantanos y bosques, por lo que tal vez podría vencer a cada sección, ayudado por un ataque sorpresa.

Charles no se sorprendió. Y así estaba esperando con la armadura completa cuando Dagworth y sus hombres entraron sigilosamente en el campamento. Y así le iba mal a Dagworth. Pero luego el castillo se desmoronó y, de repente, Charles se vio en problemas y fue capturado en un molino de viento. Y luego sí, Dagworth venció a cada segmento del ejército francés por turno.

Mientras tanto, Charles se fue a reunirse con David en la Torre de Londres, y su causa en Bretaña quedó en ruinas.


Amante de los libros & # 039s Haven


En la esperada secuela de The Archer & # 8217s Tale in Bernard Cornwell & # 8216s & # 8216s aclamada serie Grail Quest, un joven arquero se propone vengar el honor de su familia & # 8217 en los campos de batalla de la Guerra de los Cien Años & # 8217 y termina en una búsqueda de el Santo Grial. 1347 es un año de guerra y disturbios. El ejército de Inglaterra está luchando en Francia y los escoceses están invadiendo desde el norte. Thomas de Hookton, enviado de regreso a Inglaterra para seguir un antiguo rastro hacia el Santo Grial, se ve envuelto en la lucha en Durham. Aquí se encuentra con un nuevo y siniestro enemigo, un inquisidor dominicano, que, como toda Europa, busca la reliquia más sagrada de la cristiandad.

No es seguro que el grial exista, pero nadie quiere dejarlo caer en manos de otra persona. Y aunque Thomas puede tener una ventaja en la búsqueda & # 8212 un viejo cuaderno que le dejó su padre parece ofrecer pistas sobre el paradero de la reliquia & # 8212 sus rivales, inspirados por un fervor religioso fanático, tienen sus propios caminos: la cámara de torturas de la Inquisición. Apenas con vida, Thomas puede escapar de sus garras, pero el destino no lo dejará descansar. Se ve envuelto en una de las luchas más sangrientas de la Guerra de los Cien Años y # 8217, la Batalla de La Roche-Derrien, y en medio de las llamas, flechas y carnicería de esa noche, se enfrenta a sus enemigos una vez más.


Mis libros

Damas de la Carta Magna: mujeres influyentes en la Inglaterra del siglo XIII analiza las relaciones de las diversas familias nobles del siglo XIII, y cómo se vieron afectadas por las guerras de los barones, la Carta Magna y sus consecuencias, los lazos que se formaron y los que se rompieron. Ahora está disponible en Pen & amp Sword, Amazon y en Book Depository en todo el mundo.

También por Sharon Bennett Connolly:

Heroínas del mundo medieval cuenta las historias de algunas de las mujeres más notables de la historia medieval, desde Leonor de Aquitania hasta Julián de Norwich. Disponible ahora en Amberley Publishing y Amazon and Book Depository.

La seda y la espada: las mujeres de la conquista normanda rastrea la suerte de las mujeres que tuvieron un papel importante que desempeñar en los trascendentales acontecimientos de 1066. Disponible ahora en Amazon, Amberley Publishing, Book Depository.

Puede ser el primero en leer nuevos artículos haciendo clic en el botón "Seguir", haciendo clic en "Me gusta" en nuestra página de Facebook o uniéndose a mí en Twitter. e Instagram.


La historia de inglaterra

106 Calais y la cruz de Neville

Al final de la marcha a través de Normandía en 1346, Edward había aceptado que no iba a poder ocupar el territorio francés. Pero tenía un objetivo claro: Calais. Mientras tanto, Philip esperaba que los escoceses invadieran una Inglaterra vacía e indefensa y que Edward tuviera que abandonar sus planes y volver corriendo a casa.

El asedio de Calais

Calais en 1346 no era una ciudad grande e importante, ni un centro comercial particularmente importante, pero tenía dos factores clave que la hacían significativa. Por supuesto, estaba muy cerca de Inglaterra y tenía fortificaciones masivas y bien diseñadas. Así que Edward partió hacia Calais.

Era un objetivo difícil, completamente rodeado de agua. En el norte había un puerto, separado de la ciudad por un foso y un muro.

En el noroeste estaba el castillo con torreón circular y muralla, defendido por un sistema independiente de fosos y muros cortina.

Fuera de la ciudad había una extensión de desolado pantano atravesado por muchos ríos pequeños y calzadas cambiantes. El suelo era demasiado blando para los motores de asedio o la minería.

Muy pronto, a las afueras de Calais se encontraba una nueva ciudad temporal de Villeneuve-la-Hardie, o & # 39Brave New Town & # 39. Dado que el ejército inglés tenía ahora 34.000 efectivos, esta era una ciudad más grande que cualquier ciudad inglesa fuera de Londres. Edward se había preparado para el juego largo, sabía que el asalto era casi seguro que fracasaría. Pero las defensas construidas por los sitiadores hicieron casi imposible para los franceses moverlas, lo que Felipe encontró a su costa.

El asedio duró 11 meses y tuvo éxito, al menos en parte, debido al aumento del apoyo público después de la victoria en Crecy. Finalmente, obtienes el magnífico teatro de la rendición de Froissart. La negociación entre Walter Manny y el comandante francés, Jean de Vienne Edward, la determinación implacable de hacer sufrir al pueblo los 6 burgueses, con la cabeza descubierta y con cabestros, los corderos de sacrificio para calmar la ira del rey feroz y la piedad de Phillipa, arrojando ella misma de rodillas frente a Edward para ganarse su misericordia. El mensaje fue bastante claro: el rey de Inglaterra decidió el destino de los súbditos franceses, lo odiaría o lo detestaría.

& # 0160 La batalla de Neville & # 39s Cross, 17 de octubre de 1346

El rey David de Escocia marchó hacia el sur con una invasión bien preparada, con el corazón lleno de júbilo por tener a Inglaterra, como pensaba, a su merced. El problema es que se tomó el tiempo para capturar castillos en la frontera que fácilmente podría haber dejado en paz. Lo que dio tiempo a los guardianes ingleses de las Marcas del Norte (Henry Percy y Ralph Neville) y al arzobispo de York para reunir un ejército. La tradición era que todas las tierras al norte del río Trento se dedicaran a vencer a los escoceses.

William Douglas, el guerrero escocés de gran éxito, se enfrentó a las fuerzas inglesas en la niebla a las afueras de Durham. Cayó hacia atrás después de un pequeño golpe, y David eligió su terreno y esperó. Ambos lados se enfrentaron sobre un terreno roto por muros de piedra, ambos esperaron a que el otro atacara, ya que ese era el camino hacia la victoria, al parecer, después de Crecy. Finalmente, los ingleses avanzaron algunos arqueros y comenzaron a atormentar a los escoceses. David perdió la paciencia y atacó, ahora sobre el mismo terreno que había elegido como perfecto para la defensa. No es bueno. Los escoceses fueron derrotados y David fue encontrado y capturado debajo de un puente, y arrojado a la & # 0160Tower de Londres. Todo fue un desastre para los escoceses, e Inglaterra iba a tener paz durante muchos años.

La batalla de La Roche Derrien, 18 de junio de 1347

En 1346/7, Carlos de Blois pudo pisotear a Thomas Dagworth y los ingleses en Bretaña con un ejército mucho más grande. Finalmente, llegó a La Roche Derrien, el único puerto de Dagworth en el norte de Bretaña. Charles esperaba atraer a Dagworth para que atacara, con un ejército mucho más pequeño, para que Charles pudiera destruirlo.

Dagworth mordió el anzuelo: con solo 700 hombres contra los 5.000 franceses, atacó en la mitad de la noche. Se dio cuenta de que el ejército de Charles estaba en 4 segmentos, separados por pantanos y bosques, por lo que tal vez podría vencer a cada sección, ayudado por un ataque sorpresa.

Charles no se sorprendió. Y así estaba esperando con la armadura completa cuando Dagworth y sus hombres entraron sigilosamente en el campamento. Y así le iba mal a Dagworth. Pero luego el castillo se desmoronó y, de repente, Charles se vio en problemas y fue capturado en un molino de viento. Y luego sí, Dagworth venció a cada segmento del ejército francés por turno.

Mientras tanto, Charles se fue a reunirse con David en la Torre de Londres, y su causa en Bretaña quedó en ruinas.


Un mes después de la desastrosa derrota francesa en Poitiers en septiembre de 1356, un gran ejército inglés sitió Rennes en el este de Bretaña. Con el rey francés Juan II prisionero en Inglaterra después de su captura en la batalla, Francia estaba bajo el inestable control del delfín Carlos, que carecía de fondos suficientes para ayudar a la facción pro-francesa en Bretaña.

Enrique de Grosmont, duque de Lancaster, llegó ante el ruinoso circuito de murallas alrededor de la segunda ciudad más importante de Bretaña con 1.500 hombres. Después de que fracasara su intento inicial de asaltar la ciudad, Lancaster recurrió a la construcción de túneles debajo de las murallas. La moral del ejército de Lancaster era alta y los hombres del duque intuían una victoria inminente.

Afortunadamente para el delfín, uno de los capitanes de los irregulares locales que operaban en el este de Bretaña era Bertrand du Guesclin, hijo de un noble menor de la región que recientemente había sido nombrado caballero por su valor. Guesclin gobernaba su compañía de bandidos con mano de hierro. Les dijo lo que tenían que hacer y lo hicieron. Y el capitán bretón siempre estuvo en el centro de la acción.

Para su sorpresa, Lancaster pronto experimentó un pequeño revés tras otro. La banda de Du Guesclin cayó sobre sus trenes de suministros, tendió una emboscada a sus grupos de forraje y invadió sus puestos de avanzada. Lancaster abortó su asedio después de nueve meses. Para salvar las apariencias, exigió un rescate del pueblo. Cuando lo recibió, se retiró en julio de 1357.

Du Guesclin fue indiscutiblemente uno de los grandes héroes franceses de la Guerra de los Cien Años. Durante su servicio para la corona francesa desde principios de la década de 1340 hasta su muerte en 1380, du Guesclin utilizó tácticas fabianas para contrarrestar la agresión inglesa en el centro y oeste de Francia. Mientras se desempeñaba como condestable de Francia, ayudó a hacer retroceder las conquistas inglesas obtenidas mediante el Tratado de Bretigny firmado en mayo de 1360. El tratado amplió enormemente las posesiones de Eduardo III en el suroeste de Francia. Además de Guyenne y Gascuña, los ingleses tomaron el control de las provincias de Poitou, Saintonge, Perigord, Limousin y otras áreas más pequeñas. Significativamente, el rey inglés ya no era vasallo del rey francés y, por lo tanto, no tenía que rendirle homenaje.

Du Guesclin, nacido alrededor de 1320, era el hijo mayor de Robert du Guesclin, Lord of Broons, una ciudad a 50 kilómetros al noroeste de Rennes. Cuando era joven, sirvió con entusiasmo como escudero en torneos y tuvo su primera experiencia de batalla en asedios e incursiones contra las fuerzas inglesas que operaban en su región natal. Cuando el duque Juan III de Bretaña murió en abril de 1341 sin un heredero varón, su medio hermano, Juan Montfort IV, que tenía una finca en el oeste de Bretaña en Guerande, reclamó el derecho a gobernar el ducado. Carlos de Blois, sobrino del rey Felipe VI de Francia, impugnó la afirmación, afirmando que su esposa, Juana de Penthievre, que era sobrina de Juan Montfort III, debería heredar el ducado según la ley sálica. El conflicto se conoció como la Guerra de Sucesión Bretona.

La estatua de Bertrand Du Guesclin en Dinan.

El rey Eduardo III de Inglaterra respaldó a Montfort y el rey francés Felipe VI apoyó a Blois. Squire du Guesclin sirvió en una unidad del ejército de Blois. Las fuerzas inglesas dirigidas por William de Bohun, conde de Northampton, derrotaron a Blois en la batalla de Morlaix el 30 de septiembre de 1342. Los franceses capturaron Montfort ese mismo año. Fue puesto en libertad durante una tregua en 1343, tras lo cual viajó a Inglaterra. Regresó a Bretaña al frente de un ejército en 1345, pero cayó enfermo y murió en Hennebont el 26 de septiembre de 1345. Su reclamo se transfirió a su hijo de seis años, John Montfort V, cuya madre, Jeanne de Penthievre, presionó el reclamo en su nombre hasta que cumplió la mayoría de edad.

Tanto Eduardo III como Felipe VI consideraron a Bretaña como un espectáculo secundario de las operaciones en otros teatros y, por lo tanto, la Guerra Civil Bretona fue perseguida por capitanes independientes que financiaron sus operaciones mediante saqueos y rescates. Du Guesclin, que estaba familiarizado con las carreteras y senderos del este de Bretaña, era capitán de una banda de tropas irregulares que operaba desde el bosque de Paimpont, a poca distancia al oeste de Rennes. La banda de Du Guesclin llevó a cabo ataques de atropello y fuga durante la década de 1340 en las ciudades y castillos de Montfortian en la región.

Blois había estado luchando por su reclamo en Bretaña desde el estallido de la guerra civil con poca suerte. El 19 de junio de 1347 fue capturado por las fuerzas inglesas durante el fallido asedio de La Roche-Derrien en la costa norte. El rey Eduardo III mantuvo cautivo a Blois durante nueve años.

Los ingleses mantuvieron la ventaja en Bretaña a principios de la década de 1350. Durante ese tiempo, los franceses sufrieron otra seria derrota cuando Sir Walter Bentley aplastó al ejército del mariscal Guy de Nesle en la batalla de Mauron el 14 de agosto de 1352. De Nesle cayó durante la batalla.

Bertrand Du Guesclin suplica a una guarnición inglesa que se rinda durante la Guerra de los Cien Años en una ilustración de época.

El fuerte desgaste entre los principales comandantes franceses en Bretaña presentó una oportunidad para du Guesclin, que era una estrella en ascenso en el teatro bretón. Cuando du Guesclin capturó al caballero de Cheshire Sir Hugh Calveley en una inteligente emboscada en el camino de Becherel a Montmuran el 10 de abril de 1354, el mariscal francés Arnoul d'Audrehem lo nombró caballero por su logro.

Las hazañas de Du Guesclin llamaron la atención del delfín Carlos, quien finalmente se convertiría en el rey Carlos V.Después de la captura de su padre, el rey Juan II en la batalla de Poitiers en 1356, Carlos sirvió como regente de su padre, que estaba cautivo en Inglaterra. Charles estaba encantado de que du Guesclin hubiera frustrado el sitio de Rennes por parte de Lancaster. Como recompensa, Charles le dio al capitán francés una pensión anual de 200 libras por el resto de su vida.

Posteriormente, el delfín nombró al caballero bretón al puesto de capitán real de las fuerzas franco-bretonas con base en Pontorson, un bastión de la Marcha bretona. El trabajo de Du Guesclin era contrarrestar las ofensivas periódicas de capitanes ingleses de renombre como Bentley, Calveley y Sir Robert Knolles. Utilizando Bretaña como base de operaciones, los capitanes ingleses realizaron incursiones regulares en Anjou, Maine y Normandía.

Du Guesclin fue el único capitán francés que tenía la misma habilidad y astucia que sus homólogos ingleses. A lo largo de su tiempo como Capitán Real de Pontorson, demostró ser un hábil administrador, logístico y reclutador.

La desventaja de du Guesclin era que tenía que estar en todas partes a la vez y exponerse a la captura. Los capitanes ingleses y franceses siempre estaban en apuros por dinero. Además del pillaje, los capitanes de empresas también buscaban capturar a sus contrapartes como medio para recaudar fondos. Cuando las bandas de Knolles y du Guesclin se enfrentaron en Evran, al sur de Dinan, los soldados de Knolles capturaron a du Guesclin. Al año siguiente, los ingleses capturaron nuevamente a du Guesclin. Esta vez fueron los hombres de Calveley los que capturaron al Capitán Real de Pontorson. En ese caso, du Guesclin solicitó un préstamo al duque Felipe de Orleans para comprar su libertad a los ingleses. Dos años más tarde, en 1362, du Guesclin participó en una gran ofensiva en el norte de Bretaña con Carlos de Blois, quien, habiendo obtenido su libertad la década anterior de manos de los ingleses, renovó en serio su derecho al ducado de Bretaña.

Du Guesclin esperaba batallas más grandes. Carlos de Navarra, un noble nacido en Francia con un fuerte derecho al ducado de Borgoña, declaró la guerra a la corona cuando el rey Juan entregó el ducado a su cuarto hijo, Felipe. Navarra, que tenía una gran propiedad en Normandía a través de su familia, ordenó a su comandante superior, Jean III de Grailly, Captal de Buch, que atacara al ejército real. De Buch reunió un ejército de 5.000 hombres de Gascuña, Bretaña y Borgoña. Du Guesclin y el conde Jean de Auxerre reunieron sus fuerzas en Evreux y luego marcharon hacia Cocherel en el río Eure.

La lucha entre ingleses y franceses se extendió a Castilla en la década de 1360. Ambos bandos buscaron una alianza con el poder naval, y du Guesclin finalmente ganó la lucha en la batalla de Montiel en marzo de 1369.

Los dos ejércitos se enfrentaron el 14 de mayo de 1364, pero cada uno quería librar una batalla defensiva y, por lo tanto, ninguno de los bandos atacó. Después de un estancamiento de dos días, du Guesclin lentamente comenzó a retirar sus fuerzas a la orilla este del Eure. De Buch, creyendo que podría asestar un duro golpe al resto, envió una parte de sus fuerzas para flanquear a los rebeldes, pero du Guesclin controló con éxito a los flancos. Du Guesclin luego ordenó a sus hombres que atacaran a los rebeldes en el flanco. A diferencia de De Buch, el ejército franco-borgoñón tuvo éxito. El ejército de Navaresse entró en pánico y trató de retirarse. Durante los intensos combates, du Guesclin mató a Bascon de Mareuil, un famoso capitán gascón. A través de su decisiva victoria sobre el ejército de Navaresse en Cocherel, du Guesclin le demostró al delfín que no era simplemente un magnífico comandante guerrillero, sino también un hábil comandante de campo que podía llevar a la victoria a un gran ejército.

Otra batalla ese año acercó a Bretaña a la esfera de Inglaterra. Si bien ambos reyes retiraron el apoyo directo de la prolongada guerra civil, John Montfort V consolidó su control en la costa oeste al sitiar Auray. Du Guesclin ayudó a Blois a formar un ejército de 3.000 hombres para relevar a Auray. Afortunadamente para Montfort, tres capitanes ingleses experimentados (Calveley, Chandos y Knolles) reclutaron fuerzas adicionales de Gascuña para apoyar a Montfort. Cuando los dos ejércitos se encontraron en Auray, Blois intentó una negociación de última hora con Montfort. Esto fue de mal gusto para los capitanes profesionales de ambos lados. "Te devolveré el ducado, libre de todos estos desgraciados", dijo du Guesclin. Aunque los ingleses tenían solo 2.000 hombres, algunas de las tropas bretonas de Blois se negaron a luchar. Esto igualó las probabilidades.

Los ingleses se desplegaron en su formación clásica de hombres de armas desmontados en el centro con arqueros en los flancos. Chandos, que asumió el mando general, encabezó una reserva estacionada detrás del centro. Los franceses se organizaron en una columna de tres divisiones. Du Guesclin ordenó a sus hombres de armas que avanzaran desmontados. Además, debían permanecer en una formación apretada y mantener sus escudos sobre sus cabezas para protegerse de las flechas. A pesar de la táctica innovadora de mantener sus escudos en alto, el ataque francés no logró romper la línea inglesa. Los ingleses contraatacaron y destruyeron la división de Blois. Incluido entre los muertos estaba Blois. Du Guesclin fue capturado por tercera vez. Chandos fijó su rescate en 20.000 libras.

Los reyes de Francia e Inglaterra también se vieron envueltos en la Guerra Civil castellana a finales de la década de 1360. Cada uno quería al Reino de Castilla como aliado clave para poder contar con la ayuda de su gran flota de galeras. Los ingleses respaldaron a Pedro el Cruel por el trono de Castilla, mientras que los franceses respaldaron a su medio hermano, Henry Trastamara. Después de que los franceses expulsaron a Pedro del trono, el príncipe Eduardo de Gales, conocido como el Príncipe Negro, dirigió un gran ejército a Castilla para devolverlo al trono.

Du Guesclin marchó a Castilla para ayudar a los realistas de Enrique. Los dos bandos se enfrentaron en la Batalla de Nájera, librada el 3 de abril de 1367. El Príncipe Negro realizó una amplia marcha de flanco contra la posición franco-castellana. Cuando la hueste inglesa se acercó, un gran grupo de castellanos huyó presa del pánico. Du Guesclin contraatacó en un vano esfuerzo por desbaratar al ejército rebelde, pero los flancos del Príncipe Negro se superpusieron a su división y la envolvieron. Siempre en medio de la lucha, du Guesclin fue capturado por cuarta vez. Aunque los ingleses ganaron en Nájera, du Guesclin regresó con 600 soldados veteranos casi dos años después y derrotó al ejército real de Peter en la batalla de Montiel el 14 de marzo de 1369.

Una vez que Castilla fue asegurada como aliada por la fuerza de las armas, Carlos V llamó a du Guesclin a Francia. El rey francés no estaba satisfecho con la actuación del condestable de Francia Moreau de Fiennes. The position of constable ordinarily was held for life, but Charles V broke with tradition and dismissed de Fiennes. Although the position traditionally went to a person of royal blood, Charles V nevertheless offered it to du Guesclin.

The humble Breton initially rejected the offer on the grounds that he was of low birth but the French king insisted, and du Guesclin accepted the offer. On October 2, 1370, du Guesclin became the top military commander in France.

With added resources and greater authority, du Guesclin launched a winter campaign against his English adversaries in northwest France. When he learned that Knolles and his chief subordinate, Sir Thomas Grandison, had disagreed over where their respective forces should spend the winter of 1370, du Guesclin took advantage of the situation to strike them one at a time.

Knolles had advised Grandison to accompany him to Brittany, where he planned to camp for the winter. But Grandison refused to give up his conquests in Maine, so Knolles took his troops to Brittany and left Grandison to his own devices. Moving rapidly, du Guesclin smashed Grandison in the Battle of Pontvallain on December 4.

Du Guesclin was relentless in his pursuit of the broken English companies. While du Guesclin made preparations to send his prisoners to Paris, his subordinates chased the remnants of Grandison’s corps as it fled south. When the English tried to make a stand at the Abbey of Vaas, the French overran their position again. Some of the English escaped and fled south into Poitou.

By that time du Guesclin had again taken control of the pursuit. The French constable chased the remnants of Grandison’s corps to the stronghold of Bressuire. The English rode hard for the safety of the fortress only to have the garrison shut the gates before they could get into the town for fear that the French, who were hard on their heels, would be able to fight their way through the open gate. This left the English with no place to rally, and du Guesclin’s men cut them to pieces beneath the town walls. Meanwhile, the constable’s right-hand man, Olivier de Clisson, attacked Knolles’ position in eastern Brittany. When the winter 1370 campaign was over, du Guesclin had smashed Knolles’ 4,000-man army.

During the next several years the French systematically drove the English from Poitou, which had been ceded to the English in the Treaty of Bretigny. Initially, at least, John of Gaunt, who had been elevated to Duke of Lancaster in 1362, fielded forces against du Guesclin and his dukes. By late 1372, the English held less than a half dozen strongholds in southern Poitou. But it would be three more years before the English were driven completely from Poitou. The last English-held Poitevin fortress, Gencay, fell to the French in February 1375.

Du Guesclin simultaneously put pressure on English forces in Brittany. In April 1373, he blocked a large English army that had landed at Saint-Malo from moving inland. This forced the English to sail for the friendly port of Brest. By that time, John Montfort V had repudiated his ties to the French crown and openly declared his support for England. In response, Charles V ordered du Guesclin to drive the English out of Brittany once and for all. But the Brittany campaign was interrupted by Lancaster’s Great Chevauchee.

Bertrand du Guesclin’s effigy at Saint-Denis Basilica in Paris, where he is buried.

Lancaster landed at Calais in August 1373 and began a 900-kilometer march across France to Bordeaux with 6,000 men. Although du Guesclin wished to engage him, Charles V and the French dukes advised him to shadow the raiders and avoid a set-piece battle that might result in heavy casualties. Lancaster reached Bordeaux in December, but his army was crippled by attrition and disease. He returned to England in April 1374.

Charles V’s offensive against the English resumed in earnest in 1376 when du Guesclin drove the French out of Perigord. The following year du Guesclin and Duke Louis of Anjou invaded Aquitaine. They marched against the formidable English fortress of Bergerac on the River Dordogne.

Working in concert with du Guesclin’s northern column was a southern French column commanded by Jean de Bueil, who led his men north from Languedoc with siege equipment needed to reduce the strong fortress. When Sir Thomas Felton, England’s Seneschal of Aquitaine, learned that de Bueil was planning to unite with du Guesclin, he marched to intercept him. Anjou sent reinforcements to de Bueil, which joined him before the inevitable clash with Felton’s army. Felton planned to ambush de Bueil at Eymet.

The French learned of the ambush through informants. When de Bueil’s 800 men-at-arms arrived at Eymet, they found Felton’s 700 men-at-arms dismounted and drawn up for battle. The French attacked. The September 1 battle was even until a group of mounted French pages arrived in the French rear. The pages were bringing forward the horses in case they were needed to advance or withdraw, but the English mistook the pages for reinforcements and tried to break off from the fight. The French quickly gained the upper hand, and Felton lost three quarters of his troops in the disaster.

When the men in the garrison at Bergerac learned of Felton’s defeat, they fled west to Bordeaux. Two days later du Guesclin’s army was on the outskirts of Bordeaux. The French captured outlying castles and towns during the next month, but du Guesclin quit the siege in October because he lacked the supplies necessary for a long siege. Still, the French liberated 130 castles and towns in Aquitaine during the 1367-1377 campaign.

Charles V dispatched du Guesclin to the Auvergne region in 1380 to deal with unruly companies of unemployed soldiers who were pillaging towns and villages. Shortly afterwards, the 60-year-old French constable caught a fever and died on July 13, 1380. Modeling his burial after that of the French kings, his body was divided for burial not in three ways, but in four. His entrails were buried in Puy, his flesh at Montferrand, his heart in Dinan in his native Brittany, and his skeleton in the tomb of St. Denis outside Paris where Charles V was interred two months later.

In the years following his death, the French regularly celebrated the constable’s achievements. They had every right to be proud of the Breton who devoted his life to erasing the English gains derived from the Treaty of Bretigny.


In 1346, an English army led by King Edward III would engage a much larger French force led by King Philip VI at the Battle of Crecy. While we’d like to say that de Clisson was directly involved in the battle, her role was less active than it normally would have been. She used her fleet of ships to ferry supplies to the starving English army.

In 1359, de Clisson died of unknown causes in Hennebont, Brittany. She was 58 or 59 years old, an astonishing age for anyone in the Middle Ages. Keep in mind that she would also have outlived the worst of the Black Death, making her survival to nearly 60 a downright miracle!


3 Battle Of Bouvines

King John tried to recover his lost lands nearly a decade later when he joined Pope Innocent III&rsquos effort to build an international coalition against France. Leaders in Germany, the Low Countries, and England all united in their efforts to reverse the French conquests of Normandy and in modern-day Belgium and the Netherlands.

Initially, the plan was for John to land in western France and raise soldiers in Gascony and Aquitaine while the rest of the coalition approached Paris from the north. However, the English campaign was ended by the battle at La Roche-aux-Moines, leaving King Philip free to engage the northern army.

The English joined the German army in Flanders, making the army 9,000 strong in total. Philip&rsquos army numbered just 7,000, but he could rely on a large amount of heavy cavalry. The battle raged for some time, but the coalition&rsquos flanks collapsed one after the other under the weight of continuous cavalry charges. The commanders of both flanks, William Longespee and Ferrand of Flanders, were captured over the course of the battle, causing their soldiers to flee.

Then the French began to encircle the German center, who had been holding their ground, and drove them back. The allied army was all but defeated. But Reginald of Boulogne made a defiant last stand with around 700 pikemen, who held out for hours before being defeated by a mass charge. [8]

This brave stand may have saved the coalition army from hundreds more casualties. Night was beginning to fall by the time they were defeated, and the French decided not to pursue.

Following their utter failure, King John was forced to sign the Magna Carta and was ultimately overthrown. The German emperor, Otto, was deposed and replaced the following year.


Reseñas de la comunidad

He could hear the hoofbeats now and he thought of the four horsemen of the apocalypse, the dreadful quartet of riders whose appearance would presage the end of time and the last great stuggle between heaven and hell. War would appear on a horse the color of blood, famine would be on a black stallion, pestilence would ravage the world on a white mount, while death would ride the pale horse.

The search for the holy grail continues with Thomas Hookton, a character I instantly con He could hear the hoofbeats now and he thought of the four horsemen of the apocalypse, the dreadful quartet of riders whose appearance would presage the end of time and the last great stuggle between heaven and hell. War would appear on a horse the color of blood, famine would be on a black stallion, pestilence would ravage the world on a white mount, while death would ride the pale horse.

The search for the holy grail continues with Thomas Hookton, a character I instantly connected with as he struggles to survive as an archer in some of the bloodiest battles I've ever read. I couldn't help but cheer him on as he searched for the relic and vengeance for those he loves.

Cornwell has definitely done his research and I love the tie in between real battles and the fictional characters he makes come alive.

Bien. what can I say here? It took me forever (not literally of course) to get around to this book. It&aposs one I kept moving other books "in front of" so to speak (please forgive the poor grammar).

Thomas is still somewhat undecided here. well actually he&aposs not. He simply wants to lead archers in battle but he&aposs been charged with finding the Holy Grail (sadly he doesn&apost really believe the Grail is real and he does believe that his father was a bit. well. cracked[?]) So accordingly he makes some Well. what can I say here? It took me forever (not literally of course) to get around to this book. It's one I kept moving other books "in front of" so to speak (please forgive the poor grammar).

Thomas is still somewhat undecided here. well actually he's not. He simply wants to lead archers in battle but he's been charged with finding the Holy Grail (sadly he doesn't really believe the Grail is real and he does believe that his father was a bit. well. cracked[?]) So accordingly he makes some very, shall we say, poor decisions? These of course lead us into the rest of the story and giive us another reliably readable adventure from Mr. Cornwell.

Oh, and now I have to make a spot on my reading list for the next one. . más

The second volume in the Grail Series, this story was not nearly as interesting or exciting as the first book in the series, "The Archer".

It opens with the 1346 battle of Neville&aposs Cross in Northern England, which is peripheral to the main plot of Thomas of Hockton&aposs search for the grail which is supposedly under the control of his family and has been hidden by his dead father. It ends with the 1347 battle of La Roche-Derrien in Brittany between the forces of Charles of Blois and the English occ The second volume in the Grail Series, this story was not nearly as interesting or exciting as the first book in the series, "The Archer".

It opens with the 1346 battle of Neville's Cross in Northern England, which is peripheral to the main plot of Thomas of Hockton's search for the grail which is supposedly under the control of his family and has been hidden by his dead father. It ends with the 1347 battle of La Roche-Derrien in Brittany between the forces of Charles of Blois and the English occupiers.

In between Thomas struggles with his doubts that the Grail even exists and travels around England and Northwestern France while working off his guilt at not being able to save his two early travel companions from being murdered.

As usual, Cornwell's battle descriptions are as good as any in historical fiction. His description of this Middle Ages' environment is also excellent. I was particularly impressed with his analysis of the power and influence of the Catholic Church in those days.

The story does tend to drag, though, through the middle of the book. Nevertheless, I will continue with the third book in the series, "The Heretic". I also recommend this offering. It's just not as compelling as some of his other books. . más

This is book two of Cornwell&aposs Grail Quest series also called The Archer&aposs Tale series. They follow Thomas of Hookton as he travels around somehow managing to entangle himself in every single major battle England fought during the early part of the Hundred Years War. The early part of this book was very familiar to me but the last third or so was not. I am guessing that my first time through I DNF&aposd this book right about the point Thomas got caught up by the (SPOILERS).

I feel like a broken reco This is book two of Cornwell's Grail Quest series also called The Archer's Tale series. They follow Thomas of Hookton as he travels around somehow managing to entangle himself in every single major battle England fought during the early part of the Hundred Years War. The early part of this book was very familiar to me but the last third or so was not. I am guessing that my first time through I DNF'd this book right about the point Thomas got caught up by the (SPOILERS).

I feel like a broken record when it comes to my reviews of Bernard Cornwell's books because there are two things that stand out no matter what he is writing or when his historical fiction is to take place. 1) BC does an amazing job of recreating the battles and other major historical events he is depicting. He also does so in a way that truly draws the reader in through the character and plot development. 2) BC hates the church and his personal bias is like a toxic flood seeping into his otherwise pristine writing. In this work especially BC throws away historical fact and plays up the popular myth of what the inquisition was really like. Rather than continue a long rant here, I would encourage the interested reader to do a quick fact check for yourself. This article by the National Review might be a good place to start. . más

A lot better book than Archer&aposs tail! It began quite interesting and then came the boring part. Luckily, very quickly it became very intense and unpredictable. The book has finished quite interesting luring us to read the next one in the series.

This one surprised me actually. I was postponing reading it because I didn&apost want to deal with a lot of boring descriptions and prolonged battles. This time it was quite the opposite, battles were the best parts, a lot of things happend in short time, m A lot better book than Archer's tail! It began quite interesting and then came the boring part. Luckily, very quickly it became very intense and unpredictable. The book has finished quite interesting luring us to read the next one in the series.

This one surprised me actually. I was postponing reading it because I didn't want to deal with a lot of boring descriptions and prolonged battles. This time it was quite the opposite, battles were the best parts, a lot of things happend in short time, mystery was there. But still, there were a number of boring parts. I get that so much description belong here because of the genre but I feel it is unnecessary.

Can't wait to finish this trilogy and I hope that it will be the best one yet. . más

Bernard Cornwell, OBE was born in London, England on 23 February 1944. His father was a Canadian airman, and his mother was English, a member of the Women’s Auxiliary Air Force, WAAF. He was adopted at six weeks old and brought up in Thundersley, Essex by the Wiggins family, who were members of the Peculiar People. That is a strict sect who were pacifists, banned frivolity of all kinds and even medicine. So, he grew up in a household that forbade alcohol, cigarettes, dances, television, conventi Bernard Cornwell, OBE was born in London, England on 23 February 1944. His father was a Canadian airman, and his mother was English, a member of the Women’s Auxiliary Air Force, WAAF. He was adopted at six weeks old and brought up in Thundersley, Essex by the Wiggins family, who were members of the Peculiar People. That is a strict sect who were pacifists, banned frivolity of all kinds and even medicine. So, he grew up in a household that forbade alcohol, cigarettes, dances, television, conventional medicine and toy guns. Unsurprisingly, he developed a fascination for military adventure. Cornwell was sent to Monkton Combe School which is an independent boarding and day school of the British public school tradition, near Bath, Somerset, England and as a teenager he devoured the Hornblower novels by CS Forrester. After he left the Wiggins family, he changed his name to his mother’s maiden name, Cornwell. He tried to enlist three times but poor eyesight put paid to this dream and he went to the University of London to read theology. On graduating, he became a teacher, then joined BBC.

He is an English author of historical novels. He is best known for his novels about Napoleonic rifleman Richard Sharpe which were adapted into a series of Sharpe television films. He started to write after his life changed in 1979, when he fell in love with an American. His wife could not live in the UK so he gave up his job and moved to the USA. He could not get a green card, so he began to write novels. The result was his first book about that 19th century hero, Richard Sharpe, Sharpe’s Eagle. Today Bernard Cornwell has 20 Sharpe adventures behind him, plus a series about the American Civil War, the Starbuck novels an enormously successful trilogy about King Arthur, The Warlord Chronicles the Hundred Years War set, Grail Quest series and his current series about King Alfred. The author has now taken American citizenship and owns houses in Cape Cod, Massachusetts and Florida, USA and two boats. Every year he takes two months off from his writing and spends most of his time on his 24 foot Cornish crabber, Royalist.

Vagabond is the first book by Bernard Cornwell that I had read. I was on holiday, had read the books that I had taken with me, so I borrowed this book from my husband. He has read many Bernard Cornwell books and enjoys them immensely. I was quite excited to read a book by a new author. The Grail Quest is a trilogy of books set in the 14th Century. Vagabond is the second book in the series. It starts in 1346 with the Battle of Neville’s Cross in Northern England. While King Edward III fights in France, England lies exposed to the threat of invasion. The battle is peripheral to the main plot of the hero, Thomas of Hockton’s, search for the grail which is supposedly under the control of his family and has been hidden by his dead father. Thomas, is a protagonist drawn quite pithily. He is an archer and hero of Crécy, finds himself back in the north just as the Scots invade on behalf of their French allies. Thomas is determined to pursue his personal quest: to discover whether a relic he is searching for is the Holy Grail. It is the archers whose skills will be called upon, and who will become the true heroes of the battle.

Thomas struggles with his doubts that the Grail even exists and travels around England and Northwestern France while working off his guilt at not being able to save his two early travel companions from being murdered. Cornwell’s battle descriptions are as good as any in historical fiction. His description of this Middle Ages’ environment is also excellent. I was particularly impressed with his analysis of the power and influence of the Catholic Church in those days. The sheer verve of Cornwell’s storytelling here is irresistible. The reader is plunged into a distant age: bloody, colourful and dangerous. However, I found that the story did tend to drag a bit through the middle of the book.

Still, I really did enjoy this book. I recommend it and I will read more by this author. . más

Bernard Cornwell is one of my favorite authors so please don&apost expect any kind of unbiased review here, I loved this book just like I love all his books. (According to GR I have read 22 of his books which puts him in 2nd place behind Stephen King.I don&apost think anyone will ever catch King. )

This is the 2nd installment of the Grail Quest series and it takes place in France around 1350. Thomas of Hookton is an English archer and he&aposs on a quest for, you guessed it, the Holy **Actual rating 4.5**

Bernard Cornwell is one of my favorite authors so please don't expect any kind of unbiased review here, I loved this book just like I love all his books. (According to GR I have read 22 of his books which puts him in 2nd place behind Stephen King.I don't think anyone will ever catch King. )

This is the 2nd installment of the Grail Quest series and it takes place in France around 1350. Thomas of Hookton is an English archer and he's on a quest for, you guessed it, the Holy Grail. Lots of great bloody warfare and religious mysteries ass well as an interesting back-story in this book. Evil enemies (and allies), castle sieges, love gained and love lost (butchered). Great stuff!

I really enjoyed all the info about the English archers of the day and how it made them such a superior fighting force. The siege weapons were fun to read about as well.


Ver el vídeo: batalla de aufits #Batallaconpardo