¿Qué pasó con las gasolineras rurales en Estados Unidos?

¿Qué pasó con las gasolineras rurales en Estados Unidos?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Al conducir por los caminos rurales del Medio Oeste rural, las estaciones de servicio son escasas. Pero si miras lo suficientemente de cerca, en cada pueblo, hasta el más pequeño de los no incorporados, encontrarás un lugar donde una vez estuvo una estación de servicio. A veces, el edificio todavía está allí, ya sea para otra propuesta o simplemente abandonado. A veces, el lote está vacío y el único rastro que queda es un pequeño divisor de concreto de forma ovalada que obviamente sostenía una bomba de gas a la vez.

En las ciudades más grandes con más de 3000 residentes, las pequeñas estaciones de servicio han sido reemplazadas por estaciones de servicio de tiendas de conveniencia más grandes. Pero en las ciudades más pequeñas, las estaciones de servicio han desaparecido por completo sin combustible disponible.

En todo caso, nuestro consumo de petróleo se ha multiplicado por muchas. ¿Cuándo empezaron a desaparecer estas estaciones? ¿Qué sucedió en la industria petrolera o la cultura estadounidense que hizo que estos negocios ya no fueran viables?


¿Por qué han desaparecido las gasolineras rurales? Porque las condiciones comerciales han cambiado: mi abuelo construyó una pequeña gasolinera en 1921 en Six Mile y Livernois, cerca de Detroit, en una esquina de la granja de su padre.

En aquellos días, los neumáticos debían ser reparados o reemplazados cada mil millas más o menos, y había muchos otros pequeños servicios que debían realizarse en todos los vehículos. Mi abuelo había sido entrenado como mecánico, cortesía del Ejército de los EE. UU., Con años de servicio entre 1914 y 1920. En aquellos días, cada estación de servicio también tenía un mecánico, y por lo general la misma persona la poseía y operaba.

Este modelo de negocio cambió en el período 1950/1960, con el auge de las estaciones de servicio de propiedad corporativa de gran volumen. Esto se debió en parte al auge del sistema de carreteras interestatales, pero también a la mejora de la confiabilidad de los automóviles conducidos por el público.

Hoy en día es poco común encontrar una estación de servicio con un garaje y un mecánico, y para la mayoría de nosotros rara vez tenemos que cambiar una llanta: la banda de rodamiento es buena para 40,000 millas o más. Hasta 1960, 3,000 millas era una buena llanta, luego se desinfló, se la quitó, reparó la cámara de aire, la bombeó, se la volvió a poner y se fue. Pero no he tenido que reemplazar un neumático mientras conducía ... durante mucho tiempo, probablemente desde 1975.

Entonces, para resumir:

  1. Las estaciones solían estar a cargo de propietarios / operadores
  2. Los automóviles requerían combustible y servicio, y a intervalos mucho más frecuentes.
  3. La mejora del rendimiento de la gasolina requiere menos estaciones de servicio y más separadas
  4. El progreso tiene un precio

Además, muchas operaciones se volvieron inviables durante la Segunda Guerra Mundial debido a la escasez de combustible y neumáticos, lo que llevó a sus cierres.


Las cadenas de tiendas (franquicias o alineadas con cadenas) hacen tratos con las compañías petroleras y al operador propietario se le ofrecen los peores tratos. Las cadenas de tiendas tienen ventajas en el precio de la gasolina (que podría venderse con pérdidas y el resto de las cosas aumentará), lo que eventualmente hace que las empresas operadas por propietarios independientes y / o solo de gasolina salgan del negocio.


Otra razón para la desaparición de la estación de servicio es que los vehículos se han vuelto mucho más confiables y menos exigentes en el mantenimiento de rutina. La mayoría de esas estaciones familiares hicieron su dinero real en mantenimiento y reparación. Por eso han sido reemplazados por mini-mercados.

Incluso a principios de los años 70, los neumáticos durarían tal vez 20.000 millas y eran mucho más propensos a pincharse. La aparición de llantas radiales más un mayor contenido de negro de humo en las llantas ahora les da más de 80k millas de vida útil, y es extremadamente raro que se pinchen más, tanto que la llanta de repuesto de tamaño completo en un automóvil ahora es bastante rara.

Las bujías solían durar unas 10 mil millas. Gracias al combustible sin plomo, ahora duran más de 100 mil millas.

Lo mismo ocurre con los frenos ... 20k-30k millas solían significar una revisión completa de los frenos. Hoy ... 100k con los frenos originales no es infrecuente.

Los encendidos electrónicos eliminan otro punto de alto mantenimiento de los coches anteriores a los 80: los puntos y los condensadores.

De hecho, los autos mismos tienden a durar más. Se esperaba que un automóvil anterior a 1970, a 100 mil millas, necesitara una revisión del motor. El intervalo fue más corto para motores refrigerados por aire como el VW Beetle. Hoy en día, los mejores autos pueden recorrer más de 200 mil millas sin un gran trabajo de motor.

El único problema de mantenimiento que sigue siendo habitual son los cambios de aceite, por lo que vemos salidas de cambio de aceite instantáneo en todas partes.


Los requisitos de la EPA dejan fuera del negocio a la mayoría de las estaciones de servicio familiares LUST = Tanques de almacenamiento subterráneo con fugas = mucha contaminación


Estaciones de servicio en los EE. UU. - Estadísticas y hechos de amp

Speedway y Circle K tienen las cuotas de mercado más importantes para las estaciones de combustible y las tiendas en los Estados Unidos. Ambas marcas generan la mayor parte de sus ingresos de las ventas de combustible, con Speedway registrando poco menos de siete mil millones de dólares estadounidenses en ventas de combustible y cinco mil millones de dólares estadounidenses en ventas de mercancías. Circle K, bajo la corporación matriz Alimentation Couche-Tard, registró 28 mil millones en ingresos por combustible para transporte por carretera vendido en los Estados Unidos y diez mil millones de dólares estadounidenses en ventas de mercancías.

De las marcas líderes de estaciones de servicio, Speedway tiene la mayor cantidad de estaciones de servicio en los Estados Unidos, con 2.866 en 2018. Circle K tenía casi 4.500 estaciones en 2017, pero ese número se redujo a 1.625 en 2018.

La marca de combustible para motores que se vende con más frecuencia en los Estados Unidos es Shell. Estados Unidos es una fuente creciente de ingresos para Royal Dutch Shell, que obtuvo 388 mil millones de dólares estadounidenses en ingresos en todo el mundo en 2018. Otras marcas prominentes de combustible para motores que se venden en los Estados Unidos incluyen Exxon Mobile, Speedway, Chevron y BP.

Speedway vio un gran volumen de clientes en 2018, la mayor cantidad de cualquiera de los principales minoristas de combustible y conveniencia en los Estados Unidos. La mayoría de las personas en las estaciones de servicio pagan con sus tarjetas de débito, quizás para realizar un seguimiento de sus gastos diarios.

Este texto proporciona información general. Statista no asume ninguna responsabilidad por que la información proporcionada sea completa o correcta. Debido a los ciclos de actualización variables, las estadísticas pueden mostrar datos más actualizados que los que se mencionan en el texto.


Contenido

Ciudades Período de servicio Editar

La compañía remonta su herencia a principios del siglo XX y al empresario petrolero Henry Latham Doherty. [6] Después de ascender rápidamente en la escalera del éxito en el mundo de las empresas de servicios públicos de gas y electricidad, Doherty en 1910 creó Compañía de servicios de ciudades para suministrar gas y electricidad a pequeños servicios públicos. Comenzó adquiriendo propiedades productoras de gas en el medio continente y el suroeste.

Luego, la compañía desarrolló un sistema de tuberías, aprovechando docenas de piscinas de gas. Para poner este gas a disposición de los consumidores, Doherty decidió adquirir empresas distribuidoras y las vinculó a una fuente común de suministro. Cities Service se convirtió en la primera empresa del continente en utilizar el período de baja demanda del verano para rellenar campos agotados cerca de sus áreas de mercado. Por lo tanto, el gas podría extraerse de forma conveniente y económica durante los momentos de máxima demanda. En 1931, Cities Service completó el primer sistema de transporte de gas natural de alta presión de larga distancia del país, un gasoducto de 24 pulgadas de 1,000 millas de largo desde Amarillo, Texas hasta Chicago.

Un paso lógico en el programa de la empresa para encontrar y desarrollar suministros de gas natural fue su entrada en el negocio del petróleo. Este movimiento estuvo marcado por importantes descubrimientos en Augusta, Kansas, en 1914, y en El Dorado un año después. En 1928, una subsidiaria de Cities Service, Indian Territory Illuminating Oil Company, descubrió el campo de la ciudad de Oklahoma, [7] uno de los más grandes del mundo. Otro participó en el descubrimiento del campo East Texas, que, en su momento, fue el más sensacional del mundo.

Durante tres décadas, la empresa patrocinó el Conciertos de servicio de ciudades en la radio NBC. La larga duración de estas transmisiones musicales se escuchó en NBC desde 1925 hasta 1956, abarcando una variedad de vocalistas y músicos. En 1944, fue rebautizado Autopistas en Melody, y más tarde la serie se conoció como The Cities Service Band of America. En 1964, la empresa trasladó su sede de Bartlesville, Oklahoma, a Tulsa.

En el apogeo del crecimiento de Cities Service, el Congreso aprobó la Ley de Sociedades de Explotación de Servicios Públicos de 1935, que obligó a la empresa a deshacerse de sus operaciones de servicios públicos o de sus participaciones de petróleo y gas. Cities Service eligió permanecer en el negocio del petróleo. Los primeros pasos para liquidar las inversiones en sus servicios públicos se tomaron en 1943 y afectaron a más de 250 empresas de servicios públicos diferentes.

Al mismo tiempo, el gobierno estaba a punto de terminar una importante refinería en Rose Bluff, en las afueras de Lake Charles, Louisiana, que se convertiría en la base de la operación de fabricación de la compañía. Utilizando diseños desarrollados por Cities Service y Kellogg Co., la planta se dedicó solo 18 meses después de la inauguración. Un mes antes de que las tropas aliadas desembarcaran en Francia, estaba produciendo suficiente gasolina de aviación de 100 octanos para alimentar 1.000 salidas diarias de bombarderos desde Inglaterra a Alemania. La financiación del gobierno a través de Defense Plant Corporation (DPC) también impulsó a Cities Service a construir plantas para fabricar butadieno, que se utiliza para fabricar caucho sintético, y tolueno, un potenciador del octanaje y disolvente del combustible.

En los años que siguieron, Cities Service se convirtió en una compañía de petróleo y gas completamente diversificada con operaciones globales. Su logotipo de marketing circular verde en expansión se convirtió en una vista familiar en gran parte de la nación. Durante este tiempo, directores ejecutivos como W. Alton Jones y Burl S. Watson dirigieron la empresa.

Cities Service Company inauguró el uso de la marca Citgo en 1965 (oficialmente denominada "CITGO") para sus negocios de refinación, comercialización y venta minorista de petróleo (que se conoció internamente como la División RMT, para Refinación, Comercialización y Transporte). CITGO siguió siendo solo una marca comercial, y no un nombre de empresa, hasta la venta en 1983 de lo que había sido la División de Servicios de Ciudades de RMT a Southland Corporation (ahora 7-Eleven Inc.).

Demise of Cities Service y nacimiento de Citgo Petroleum Corporation Editar

En 1982, T. Boone Pickens, fundador de Mesa Petroleum, ofreció comprar Cities Service Company. Citgo respondió ofreciendo comprar Mesa, que fue el primer uso de lo que se conoció como el Pac-Man defensa de adquisición, es decir, una contraoferta iniciada por un objetivo de adquisición. Cities Service también amenazó con disolverse mediante ventas incrementales en lugar de ser absorbido por Mesa, afirmando que creía que las piezas se venderían por más de lo que Pickens ofrecía por el conjunto. Cities Service Company localizó lo que pensaron que sería un "caballero blanco" para ofrecerles un mejor trato y celebró un acuerdo de fusión con Gulf Oil Corporation. A fines del verano de 1982, Gulf Oil rescindió el acuerdo de fusión alegando que las estimaciones de reservas de Cities Service estaban exageradas. Resultó más de quince años de litigio. (Para una discusión más detallada del litigio Cities Service vs. Gulf Oil, vea Gulf Oil # Demise). Irónicamente, dos años después, Gulf Oil colapsaría como resultado de un intento de adquisición iniciado por Pickens.

En el caos que siguió después de la terminación de su acuerdo con Gulf Oil, Cities Service finalmente celebró un acuerdo de fusión con Occidental Petroleum Corporation y fue adquirida por ella, un acuerdo que se cerró en el otoño de 1982. Ese mismo año, Cities Service Company transfirió todos los activos de su división de Refinación, Comercialización y Transporte (que comprendía su negocio de refinación y venta minorista de petróleo) a la subsidiaria recién formada Citgo Petroleum Corporation, para facilitar la venta de la división, que Occidental no tenía ningún interés en retener. De conformidad con un acuerdo celebrado en 1982, Occidental vendió Citgo y las marcas Citgo y Cities Service en 1983 a Southland Corporation, propietarios originales de la cadena de tiendas de conveniencia 7-Eleven.

Propiedad venezolana Editar

El cincuenta por ciento de Citgo se vendió a Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) en 1986, que adquirió el resto en 1990, dando como resultado la estructura de propiedad actual. [8] En septiembre de 2010, en relación con el centenario de su propietario original, Cities Service Company, Citgo presentó un nuevo diseño minorista. [9] En cinco años, Citgo planeó que todas las ubicaciones mostraran la nueva imagen de la calle. [10] Con la plena propiedad de Citgo, PDVSA en su apogeo controlaba el 10% del mercado nacional de petróleo de los Estados Unidos, creando una lucrativa cadena de exportación desde suelo venezolano a los consumidores estadounidenses, [ cita necesaria ] ya que los dos mayores compradores de petróleo venezolano son Estados Unidos y China, respectivamente. [11]

En octubre de 2010, el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció la intención de que PDVSA vendiera su subsidiaria Citgo calificándola de "mal negocio" y citando las bajas ganancias desde 2006. El precio mínimo de venta se fijó en 10 mil millones de dólares, sin embargo, PDVSA no ha podido encontrar un comprador a ese precio. [12] [13] [14] En enero de 2015 se confirmó que Citgo no se vendería, sino que Citgo vendió bonos para entregar un dividendo a PDVSA. [15] Los Bonos vendidos incluían un bono a cinco años de 1.500 millones de dólares y un préstamo a plazo de 1.300 millones de dólares que se pagaría en su totalidad en tres años y medio. [16] [17]

En noviembre de 2017, seis ejecutivos que trabajaban para Citgo, incluidos cinco ciudadanos estadounidenses, fueron arrestados mientras asistían a una reunión en la sede de PDVSA en Caracas, y a junio de 2020 permanecían presos sin acceso consular y sin juicio. [18] [19] [20] Aunque se les concedió arresto domiciliario en Venezuela en diciembre de 2019, los seis hombres fueron trasladados a condiciones más duras en la prisión de El Helicoide luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibiera al líder opositor Juan Guaidó en el discurso sobre el estado de la Unión de 2020. . [21] [22] En medio de la pandemia de COVID-19, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, pidió su liberación por motivos humanitarios, afirmando que fueron "detenidos injustamente" y que habían estado encarcelados sin que se presentaran pruebas en su contra durante más de dos años. . [23]

Otros ejecutivos petroleros venezolanos fueron arrestados en lo que se consideró una purga diseñada para reforzar más poder económico detrás del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, [24] Asdrúbal Chávez, primo del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, fue instalado como presidente de Citgo en noviembre de 2017. . [25]

Citgo también tiene una conexión mucho más antigua con Venezuela, que data de principios del siglo XX. El principal negocio de la predecesora Warner-Quinley Asphalt fue competir con el "Asphalt Trust" mediante una concesión de recursos bituminosos que tenía en Venezuela. [26]

Crisis en Venezuela Editar

Tras la muerte de Hugo Chávez en 2013, su sucesor Nicolás Maduro presidió en el cargo durante una era de depresión económica causada por la disminución de los precios del petróleo y las sanciones. [27] [28] [29] La economía desestabilizada resultó en hiperinflación, depresión económica, escasez en Venezuela y aumentos drásticos de la pobreza, las enfermedades, la mortalidad infantil, la desnutrición y la delincuencia. [30] [31] [32] [33] Como resultado de la crisis, la deuda de Venezuela con China y Rusia, dos aliados políticos, aumentó. [34] Debido a la carga financiera de esta deuda, Venezuela ofreció Citgo como garantía para la deuda rusa en 2016, lo que aumenta la posibilidad de que el gobierno ruso pudiera poseer Citgo debido al alto riesgo de incumplimiento de Venezuela. [34]

En julio de 2018, al presidente de Citgo, Asdrúbal Chávez, se le revocaron las visas de trabajo y de turismo por parte de Estados Unidos y se le ordenó salir del país en un plazo de treinta días. [35]

Sanciones de EE. UU. De 2019 Editar

El 28 de enero de 2019, el gobierno de los EE. UU. Impuso sanciones a PdVSA, congelando los activos que tienen en los EE. UU. Y prohibiendo que las empresas y los ciudadanos estadounidenses hagan negocios con él. [36] [37] [38] En febrero, Citgo cortó los lazos con PdVSA y detuvo los pagos, colocándolos en una "cuenta bloqueada". Sin embargo, las sanciones limitaron la capacidad de Citgo para refinanciar la deuda. En marzo, a instancias del Tesoro de los EE. UU., 35 instituciones financieras obtuvieron un préstamo de 1.200 millones de dólares para financiar las operaciones diarias y el refinanciamiento de Citgo, lo que disipó las preocupaciones sobre la capacidad de Citgo para continuar operando en los EE. UU. [5] [39] [40] [41]

El 6 de junio de 2019, el Tesoro de Estados Unidos amplió las sanciones, aclarando que las exportaciones de diluyentes a Venezuela podrían estar sujetas a sanciones. [42]

Préstamo Rosneft 2016 Editar

En un acuerdo de 2016, Venezuela prometió el 49,9% de Citgo a la petrolera rusa Rosneft como garantía para un préstamo de 1.500 millones de dólares. [43] Tanto los republicanos como los demócratas en los Estados Unidos instaron a la supervisión de este acuerdo, describiendo la venta de Citgo a Rusia como un riesgo para la seguridad nacional de los Estados Unidos. [34]

Bono 2020 Editar

En 2020, Citgo pidió dinero prestado en forma de bono y utilizó el 50,1% del capital social de la empresa como garantía. Si el bono no se devuelve, los inversores institucionales que prestaron el dinero obtendrán la propiedad del 50,1%. [44]


En carreteras secundarias, It & # x27s se detiene, charla y, oh sí, se llena & # x27Er Up

Es una tarde de verano con brisa y ha decidido aventurarse fuera de las carreteras principales, tal vez en busca de antigüedades. Está tan distraído que le toma un tiempo darse cuenta de que el indicador de gas está peligrosamente cerca de vaciarse.

En una carretera principal, probablemente habría una estación de servicio unos kilómetros más adelante, una bomba de gasolina digital y una ranura para una tarjeta de efectivo, tal vez incluso un patio de comida rápida y una tienda de recuerdos donde los niños pudieran comprar un balde de colesterol y algunos dinosaurios de plástico.

Pero, ¿qué pasa con las carreteras secundarias?

Aquí y allá, en todo Connecticut, hay una pizca de gasolineras rurales de propiedad familiar. Su número disminuye cada año, pero ellos están ahí fuera, un pedacito de Americana.

Tres generaciones de la familia Wieser han dirigido el Old Bluebird Garage and Inn en la Ruta 58 en Easton. La tienda Round Hill en Greenwich, con sus surtidores de gasolina en el frente, acaba de celebrar su 200 aniversario, y Rizzo & # x27s, la pequeña estación de servicio de bloques de cemento y taller de reparación general en Sherman, sigue funcionando con fuerza. Las personalidades de estos pequeños negocios pueden convertirlos en destinos en sí mismos.

Si está deambulando por Wilton y abandona la Ruta 7 en busca de un paisaje más agradable, puede terminar en Westport Road. Un par de millas más tarde está la Country Store, una gran casa de madera verde con un porche largo y una licorería contigua.

Hay dos surtidores en diagonal donde los clientes pueden bombear su propio gas, pero tienen que entrar para pagar. Los habituales pasan un rato al aire libre, apoyados en un coche o una camioneta, pasando el rato. Tarde o temprano, entran a buscar café o algo de comer.

& # x27 & # x27Conozco a todos mis clientes habituales por su nombre, & # x27 & # x27, dijo la mujer detrás del mostrador. Ella es Alicia Connelly, y es propietaria y administra la Country Store con su esposo, Michael, y su madre, Nancy Curley. La tienda y la gasolinera han estado allí desde 1940. Don Frieday fue dueño del lugar hasta hace seis años, cuando lo vendió a los Connelly y se mudó a Florida.

& # x27 & # x27 Empecé a trabajar aquí cuando tenía 18 años, & # x27 & # x27, dijo la Sra. Connelly. & # x27 & # x27Es & # x27s como familia aquí. Mi dama de honor trabaja aquí. Mi esposo trabaja aquí. Horneamos nuestras propias galletas y pan de plátano y brownies. & # X27 & # x27

Ella mira hacia arriba, ve que un cliente se acerca y automáticamente busca un rollo duro. & # x27 & # x27Nadie tiene que decirnos lo que quiere. & # x27 & # x27

Lugares como Country Store se están extinguiendo rápidamente.

& # x27 & # x27 Parte de esto es solo el aumento de los costos de hacer negocios, & # x27 & # x27, dijo Michael Devino, presidente de Mercury Fuel en Waterbury, otra pequeña empresa familiar. & # x27 & # x27Existen leyes tanto a nivel estatal como federal sobre la contaminación del suelo y la recuperación de vapores, y las pequeñas empresas no pueden permitirse cumplirlas. No hay & # x27t ni siquiera una cláusula de exención para ellos. & # X27 & # x27

Las principales compañías petroleras pueden ser reacias a abastecer a las estaciones más pequeñas.

& # x27 & # x27Las grandes compañías petroleras ya no quieren abastecer al pequeño & # x27 & # x27, dijo el Sr. Devino. & # x27 & # x27 No hay dinero en ella. Entonces, los distribuidores más pequeños como nosotros, los recogemos. & # X27 & # x27

& # x27 & # x27La tienda admite el funcionamiento de la bomba de gasolina, & # x27 & # x27, dijo Bill Tustian. El Sr. Tustian y su esposa, Fiona, compraron la tienda Easton Village en la Ruta 58 a dos hermanos que la habían tenido y operado desde 1923.

& # x27 & # x27 Estaba bastante deteriorado, & # x27 & # x27 dijo la Sra. Tustian. & # x27 & # x27 Restauramos los edificios, tuvimos que poner tanques nuevos que cumplieran con las leyes de protección ambiental, pero para nosotros valió la pena. Un lugar de barrio donde puedes entrar, sentarte y conocer gente se está perdiendo en este país. & # X27

Además de un agradable tanque de gasolina y una taza de café, los tustianos ofrecen productos recién horneados, cenas para llevar, sándwiches de delicatessen, flores frescas y verduras de cosecha propia. Hay mesas al aire libre y música en vivo los viernes por la noche.

& # x27 & # x27 Queremos expandirnos hacia atrás, & # x27 & # x27, dijo el Sr. Tustian, refiriéndose a un edificio hundido de listones de madera y un terreno que clama por atención. Con un poco de visión, es un lugar para cenar al aire libre y árboles frutales en flor.

Christie & # x27s ha sido parte del paisaje en Cross Highway desde 1926, cuando la esposa de Anthony Masiello & # x27, Christie, abrió un puesto al borde de la carretera para vender verduras.

& # x27 & # x27 En ese entonces todo era tierra de cultivo, & # x27 & # x27, dijo su sobrino Richard Masiello, señalando una calle ahora llena de casas lujosas. & # x27 & # x27 Solo había dos bombas frente a una pequeña tienda, hasta 1956, cuando remodelamos y agregamos otro edificio para el garaje. & # x27 & # x27

Ese garaje permanece, arrendado, administrado y atendido lealmente por Klaus Nerz durante los últimos 10 años. & # x27 & # x27Christie acababa de fallecer cuando vine aquí por primera vez & # x27 & # x27, dijo el Sr. Nerz. & # x27 & # x27Pero todavía puedo recoger las moras que plantó a un lado del garaje. & # x27 & # x27

La primavera pasada, Mike Vaysman y Boris Roytburd se hicieron cargo de la propiedad. El Sr. Vaysman dice que están sirviendo un café de mejor calidad, volviendo a abrir el puesto de helados y trayendo frutas y verduras frescas. Habrá cenas para llevar y una barra de ensaladas y pizza, y dicen que permanecerán abiertos hasta más tarde en la noche.

& # x27 & # x27Quiero traer de vuelta a la gente local & # x27 & # x27, dijo. & # x27 & # x27Es & # x27 todo para la gente. & # x27 & # x27

Su insistencia en este punto es especialmente conmovedora cuando te das cuenta de que el Sr. Vaysman y el Sr. Roytburd son rusos. Esperaron 16 años por una visa para ingresar a Estados Unidos.

Aquellos que se queden sin gasolina en Easton podrían terminar en la esquina de la Ruta 136 y Center Road frente a la Iglesia Congregacional. Si es así, pueden entrar en la gasolinera de un surtidor propiedad de Richard Greiser y su familia.

Afuera, hay algunas bombas de gasolina de manivela anticuadas que no funcionan alineadas, presumiblemente a la venta, pero el Sr. Greiser no puede & # x27t separarse de ellas. También hay una bomba de gas en funcionamiento, pero no hay mecánica. & # x27 & # x27Solo gas, & # x27 & # x27 dijo el Sr. Greiser.

Dentro de la tienda hay una amplia variedad de productos: productos enlatados, comida para gatos, detergente y aspirina. En el mostrador hay brownies recién horneados, pastel de zanahoria y galletas. Los sándwiches de delicatessen están a la venta.

En una habitación trasera hay una tienda de antigüedades con un inventario ecléctico: una máquina de discos, muebles viejos como sillas con respaldo de escalera y una mesa de salón, y tesoros más pequeños escondidos en las esquinas de los escritorios viejos y las mesas.

La tienda también tiene un A.T.M., una pila de periódicos y un estante de postales.

Esta es la tienda de mamá y papá por excelencia. El Sr. Greiser nació en el apartamento de arriba, y el lugar fue administrado por su padre y su abuelo antes que él. La otra mitad del edificio es la oficina de correos, donde trabaja su esposa, Toni.

& # x27 & # x27Tengo que vigilarlo, & # x27 & # x27, dijo cuando apareció sin avisar.

Un cliente habitual es Dennis Banks, que dirige el cercano La Pampa Polo Club. & # x27 & # x27Richard es el alma de Easton, & # x27 & # x27, dijo, y agregó con una sonrisa: & # x27 & # x27Él & # x27s es un caballero e intelectual. Nos desafía a los clientes. Será mejor que estés listo para el combate mental para conseguir un sándwich aquí. & # X27 & # x27

Luego agregó: & # x27 & # x27Él & # x27s especial, este tipo. Se preocupa por la gente. Cuando se enteró de que estaba solo en Pascua, me invitó a cenar con su familia. & # X27 & # x27

Greiser dice que la combinación antigua de gasolinera rural y tienda rural es cosa del pasado.

& # x27 & # x27 Ya nadie quiere trabajar en un lugar como este, & # x27 & # x27, dijo. Su hija Emily, que trabajaba en el mostrador, lo escuchó pero no miró hacia arriba. & # x27 & # x27Mis hijos van a la universidad y los chicos locales no & # x27t quieren trabajar por un salario mínimo. & # x27 & # x27

El propietario del Roxbury Market piensa de otra manera.

& # x27 & # x27Nunca tengo problemas para que la gente trabaje aquí & # x27 & # x27, dijo Bob Capone, quien ha sido dueño de Roxbury Market durante tres años, en un edificio que ha estado allí por más de 80. & # x27 & # x27 es & # x27s porque estamos muy lejos de las grandes ciudades, y ellos prefieren trabajar cerca de casa. & # x27 & # x27

El mercado es uno de los cuatro o cinco edificios que componen & # x27 & # x27downtown Roxbury, & # x27 & # x27, que ha sido nombrado distrito histórico. El mercado es acogedor y hogareño, con una mesa de buffet, café y una máquina de capuchino.

Como en otras pequeñas estaciones, la venta de gas es secundaria, solo una conveniencia. Las bombas del mercado de Roxbury son viejas. & # x27 & # x27 No hay lugar para pasar su tarjeta de crédito, & # x27 & # x27, dijo el Sr. Capone. & # x27 & # x27 Tengo que hacerlo a la antigua. & # x27 & # x27

Pasado de moda es lo que la gente siente cuando entra en la pequeña tienda de conveniencia en Bull & # x27s Bridge en South Kent. Aunque las bombas originales han sido reemplazadas por modernas rojas y blancas, tres edificios antiguos permanecen en la propiedad.

La casa donde creció Mary Ellen Nelson, una enorme tablilla gris de dos pisos con un porche, se retiró de la carretera y ahora se utiliza como oficinas. El antiguo Bull & # x27s Bridge Inn, que se dice que ha estado allí desde el 1700 & # x27, es pintoresco y ordenado. La gasolinera-garaje original es ahora un almacén de ramos generales.

& # x27 & # x27Mi papá le compró la gasolinera a Allan Frisk en 1934 & # x27 & # x27, dijo la Sra. Nelson. & # x27 & # x27 Era solo una gasolinera, y arreglamos autos. Entonces no teníamos tienda, pero teníamos una máquina de Coca-Cola, y los niños pensamos que era maravilloso. & # X27 & # x27

Lynn Harrington, otra local de Bull & # x27s Bridge, observó el lugar durante años antes de que el dueño anterior estuviera listo para vender. & # x27 & # x27Compré la gasolinera y la tienda el 2 de abril de 1998 & # x27 & # x27, dijo. & # x27 & # x27Un gran día. & # x27 & # x27

Más adelante, en la carretera que atraviesa Kent, hay un edificio anodino sin señales y un par de surtidores de gasolina que parecen funcionar. Los automovilistas que planean llenar, pagar y ponerse en marcha pueden cambiar de opinión una vez que entren.

Hay recuerdos de carreras de automóviles en las paredes, así como repuestos y combustible para autos de carrera a la venta aquí. Los entusiastas de las carreras, fanáticos, conductores y corredores profesionales, frecuentan el lugar. Profesionales y aficionados intercambian historias sobre aventuras y calamidades en Lime Rock Race Track, que se encuentra a pocos kilómetros de la carretera.

Joann Dethier, una banquera hipotecaria jubilada, es propietaria del lugar, cuyo nombre poco probable es Berkshire Country Store. Contrató a un chef francés jubilado para que manejara la cocina, y toda la comida se hace fresca. Ella atiende a los equipos de carreras, fotógrafos, reporteros y equipos de cámara que frecuentan la pista y, a menudo, atiende de 300 a 400 personas en una jornada de 12 horas.

& # x27 & # x27 Se ve un poco raro por fuera, & # x27 & # x27, dijo su esposo, Walter, un piloto de carreras profesional. & # x27 & # x27Pero tienes que entrar. & # x27 & # x27

No quedan muchos. Los minimarts de carretera con surtidores de gasolina digitales de autoservicio, fundas de recuperación de vapor y dispensadores de billetes de lotería están tomando el relevo. Pero las gasolineras rurales independientes aún no son historia.


Las estaciones de servicio de Estados Unidos se están quedando sin tiempo

Lástima por los propietarios de las estaciones de servicio de Estados Unidos. Puede que no estén con nosotros por mucho más tiempo.

Sí, a pesar de la reciente subida del precio del petróleo, el gas sigue siendo históricamente barato. Y los estadounidenses están comprando muchos automóviles que consumen mucha gasolina y conducen muchas más millas que hace un par de años.

Pero las estaciones de servicio han estado en declive durante décadas. Entre 1994 y 2013, la cantidad de sitios de abastecimiento de combustible minoristas en los EE. UU. Disminuyó de 202,800 a 152,995, una disminución del 25 por ciento. En 2015, el número se había reducido a alrededor de 150.000. (Consulte la página 31 de este informe de la Asociación Nacional de Tiendas de Conveniencia). Y con varias megatendencias poderosas en su contra, hay indicios de que su número podría reducirse significativamente en los próximos años.

Empecemos por la gentrificación. (Y esta es la buena noticia). En muchas áreas urbanas, los propietarios de estaciones de servicio encuentran que simplemente no tiene sentido económico seguir vendiendo gasolina, por razones que no tienen nada que ver con la demanda de su producto. A medida que las grandes ciudades de Estados Unidos se revitalizan y atraen más riqueza, la tierra se vuelve excesivamente cara. En muchas ciudades, y especialmente en Nueva York, una gasolinera se encuentra muy abajo en la lista de las mejores cosas que hacer con un terreno. Los propietarios se dan cuenta de que pueden administrar sus negocios con ganancias modestas durante los próximos años o venderse a los desarrolladores por primas gigantes. En Manhattan, donde el mejor uso para una estación de servicio es un sitio para el desarrollo de condominios u oficinas, el número de estaciones de servicio se redujo en un tercio entre 2004 y 2014, a solo 39. Como el New York Times informa, "Hoy no queda ni una sola gasolinera en funcionamiento en el East Side de la ciudad desde el extremo sur de la isla hasta la calle 23". La conversión de estaciones de servicio en apartamentos y oficinas también está comenzando a ocurrir en otras ciudades con restricciones de tierra como Boston Washington y especialmente San Francisco, donde al menos dos docenas de estaciones de servicio han dado paso a otros desarrollos en los últimos seis años.

Varias otras tendencias están en marcha que reducirán la demanda subyacente del producto principal de las estaciones de servicio. La gasolina, que era prácticamente el único combustible de transporte para vehículos hasta hace muy poco, está siendo desplazada lentamente por un par de fuentes, ninguna de las cuales depende de las estaciones de servicio para entregarlas. Primero, está el gas natural. Barato y abundante gracias al fracking, el gas natural comprimido y el gas natural licuado están emergiendo como opciones, no tanto para los consumidores y los automóviles individuales sino para las flotas. Uno de mis sitios favoritos, NGT News, documenta cómo los operadores de grandes flotas de reparto como UPS o armadas gigantes de camiones de basura como Waste Management están cambiando sistemáticamente sus flotas para que funcionen con combustibles a base de gas natural en lugar de gasolina.

NGT News también está lleno de noticias sobre la nueva infraestructura que está surgiendo para dar servicio a todas estas flotas. Según el Departamento de Energía, hay 921 estaciones de servicio de GNC en los EE. UU. Y hay cientos más en camino. Se están construyendo nuevas cadenas de estaciones de GNC desde cero. Las ciudades y municipios están construyendo sus propias estaciones para alimentar flotas.

La otra fuerza es la electricidad, por supuesto. La penetración de los coches eléctricos en la flota de Estados Unidos sigue siendo muy baja. But every month, several thousand new cars hit the roads—Teslas, mostly—that don’t use any gasoline at all and will never, ever, ever stop at gas stations (unless their drivers need to make a pit stop for a Fresca or beef jerky). Sales of all-electric cars are running at about 6,500 month, according to Hybrid Cars. But there are signs of greater electrification. About 6,000 plug-in hybrids, like the one I drive, are sold every month. And there are many, many more to come. Tesla has already taken reservations for more than 370,000 Model 3s.

Off in the distance, the prospect of self-driving and autonomous cars also poses a threat. Driverless cars may take much longer than people think to develop into a real thing, because of issues surrounding licensing, insurance, liability, and infrastructure. But it’s not too far-fetched to imagine that a decade from now, people, rather than owning cars, might subscribe to some sort of mobility service that runs fleets of autonomous vehicles. Will those cars refuel at the local Sunoco? Or will they go back to base at night where their owners will gas them up?

And if you want to really look to the future, look no further than Norway. The country—irony alert—has deployed some of the wealth from its vast North Sea oil resource into generous incentives for electric cars, which now constitute about 20 percent of new cars sold there. Now come reports that several political parties may propose a law that would forbid the sales of cars that run on gasoline by 2025.

Gas stations won’t greet all of these developments lying down, of course. Many of them occupy locations that will enable them to continue fulfilling their fueling function. The gas stations on Connecticut’s Merritt Parkway, for example, have already been fitted out with Tesla charging stations. Some convenience stores are adding CNG pumps to their array of gasoline pumps. We’ll likely see much more of this. But these are expensive efforts for low-margin businesses to undertake. Future government action—the prospect of the Environmental Protection Agency enforcing the new high-mileage limits or offering new incentives for alternative fuel vehicles—will likely help push greater consolidation and contraction in the industry. Ten years from now, gas stations may be pushed out of central cities and concentrated near highway off-ramps. Players such as Walmart and Costco, which already sell gas on very low margins, will gain market share.

Like those other fixtures of our 20 th -century downtowns and main streets—the neighborhood soda fountain, bookstore, and sporting-goods store—the local gas station may be fading into memory in the 21 st century.


Commentary: Jase Graves - US history, on the refrigerator door

It&rsquos time for another installment of &ldquoPlaces you should go before you can&rsquot tell a presidential executive order document from one of your White House German shepherd&rsquos training pads.&rdquo Yes, recently my wife and three teenage daughters took a week-long family trip to Charleston, South Carolina &mdash also known as &ldquoThe city where every meal will cost you at least two C-notes.&rdquo

Because we enjoy turning our buns into geological formations, we drove the entire 14-hour trip from East Texas to downtown Charleston, stopping only occasionally to sample the delights of various Southern powder rooms, usually in rural gas stations tempting us with boiled peanuts and pickles in a bag.

Similar to nearby Savannah, Georgia, where we dislocated our credit on vacation a couple of years ago, we noticed that almost everything in Charleston is extremely historical, meaning it costs a lot of money to see, and it usually has a gift shop selling souvenir refrigerator magnets. In fact, upon our arrival, we immediately forked over a chunk of change to a tour company that hauled us around town in a historical-looking wagon behind a Belgian draft horse&rsquos fragrant hind quarters as the guide showed us the historical sideways-facing single houses with their grand piazzas &mdash and other historical stuff.

Because we still hadn&rsquot had enough historicalness, we spent a couple of more hours (and another hundred bucks) on a guided walking tour down cobblestone side streets and through historical alleyways where the horse&rsquos hind quarters don&rsquot fit.

The highlight of our trip was a jaunt aboard the Spirit of the Lowcountry across Charleston Harbor to legendary Fort Sumter. For about the price of one of my daughters&rsquo prom dresses, your family can cruise across the harbor and occasionally glance up from their cellphones to see the majestic Arthur Ravenel Jr. Bridge, Castle Pinckney and finally, Fort Sumter &mdash where the first shots of the Civil War were fired. Although the tour of the fort itself was educational and moving, the cruise back to Liberty Square included the bonus of a pod of dolphins racing within inches of where we were standing on the lower deck at the bow of the boat &mdash and the dolphins didn&rsquot even charge extra.


8. Souvenir hunters tried to cut off parts of Bonnie and Clyde at the scene of their deaths.

On May 23, 1934, a six-man posse led by former Texas Ranger captain Frank Hamer ambushed Bonnie and Clyde and pumped more than 130 rounds of steel-jacketed bullets into their stolen Ford V-8 outside Sailes, Louisiana. After dozens of robberies and 13 murders in their name, Bonnie and Clyde&aposs crime spree had finally come to an end. With acrid gunsmoke still lingering in the air, gawkers descended upon the ambush site and attempted to leave with macabre souvenirs from the bodies of the outlaws still slumped in the front seat. According to Jeff Guinn’s book Go Down Together, one man tried to cut off Clyde’s ear with a pocket knife and another attempted to sever his trigger finger before the lawmen intervened. One person in the throng however managed to clip locks of Bonnie’s hair and swathes of her blood-soaked dress.


Friend got deleted from reality after stopping in a gas station

Some years ago my group of friends decided to celebrate my birthday by going all together on a weekend trip to a nearby city. In order to go there we borrowed a 7 seat van from one of my friends parents. After we packed all our stuff in the van there where no room left for more bags or backpacks, and all the 7 seats where taken (or that was the general feeling).

After some hours in the road we had the need for a bathroom and gas stop, so we took the first highway exit with a gas icon. It happened to be one of those gas stations that aren't just in the side of the highway but one where you have to drive a few minutes in a secondary road to get there. As we arrive there we all felt weird, there was something unsettling in that place, nothing that we can point directly but we all noticed It (there were comments like "kind of place for being killed/abducted" and mentions to movies with weird supernatural towns like silent hill).

Well we needed to pee and refill the tank, also apparently there was nothing wrong with the place (besides the general feeling) so we stop there and do our business. Then when everyone got into the van and we were leaving the place someone pointed out that now we have a free seat in the van, so we stop (we didnt even left the gas station) and started joking about leaving him (the owner of this empty seat) there for not getting in the van when we all did. Then we tried to find who was the one left behind but apparently we were all in the van. It was like if we were always 6 people. We have luggage for 6 people, only 6 seats in use, every personal item in the van was from one of us.

After some minutes checking we concluded that we made some mistake and we were actually 6 people all the time and left the gas station, but the "something is wrong" feeling was with us for the whole trip. We even have a dinner reservation (made a few days before the trip) for the next day and it was for 7 people.

I dont know what happened in that gas station, but Im almost sure we were 7 before stopping there and somehow one of us was erased from reality.


A Tribute to American Gas Stations

Gas stations today are so common and convenient, we never give them a thought— until we run low on fuel. Yet, they hold a fascinating place in American history.

The Quest for Petro

Early motorists hauled fuel in cans or buckets from wherever they could find it available at hardware stores, pharmacies, blacksmith shops, or livery stables. Horse-drawn wagons with tanks delivered the fuel to their commercial customers for resale to motorists.

Two pioneers of the gasoline station opened in the early-1900s in St. Louis and Seattle. The shopkeepers filled a five-gallon gas can behind their store, and then trotted it out to fill the customer’s vehicle in front.

Later, American drivers pumped their own “petro.” Motorists bought fuel from hand-operated pumps installed on the curb. However, these pumps proved top be a problem, as drivers often blocked traffic while pumping gas at the curb-side pumps.

America’s First True Gasoline Station

The first drive-in gasoline station in the U.S. opened December 1, 1913 in Pittsburgh, Pennsylvania. A manager and four attendants fueled vehicles under the sheltering roof of a tiny pagoda-styled building. The station supplied free air and water and even repaired and installed tires.

On its first day in business, the Pittsburgh station sold a total of 30 gallons of gas at a whopping 27 cents per gallon!

By 1917, seven more gasoline stations fueled the automobiles and trucks of Pittsburgh drivers.

Americans on the Roads

By the late 1920s, America had 200,000 filling stations spread from sea to shining sea. As fuel (and affordable vehicles) became readily available, Americans wanted to hit the roads.

Unfortunately, the wretched, pot-holed roads hit back. Long road trips were no for the faint of heart.

The growing number of automobiles demanded paved highways and improved roadways. Consequently, the Federal Highway Act of 1921 called for the development of a national highway system.

In 1925, the first gas station “credits cards” appeared on the scene. Made like dog tags, these metal plate cards fell from use during the Great Depression. Today credit cards account for 70% of gasoline purchases.

In the 1930s, improved automobiles and roads offered Americans real freedom to travel at will.

Early Filling Station Designs

The first rural gas stations typically included a small shack-like wood structure. Owners sold oil, gas, and ice-cold “pop” for weary travelers.

Quick to see the potential for selling their products, oil companies began building networks of attractive, prefabricated filling stations. As rival chains competed for business, available products— like tires and batteries—expanded. Many companies even offered free road maps to customers.

In 1927, Frank Lloyd Wright designed a gas station. The two-story design included an observation deck, luxury bathrooms, and fireplaces. Gravity-fed water tanks under the roof supplied the pressure to pump gas.

Unfortunately, no one shared Wright’s vision of an upscale gas station. However, a scaled-down version of Wright’s original design appeared in Cloquet, Minnesota— 31 years later.

In 1947, the first official “self-service” gas station opened in Los Angeles. However, the first 24-hour gas station did not open until 1962 in Las Vegas.

In the 1970s, economical off-brand “service stations” gained in popularity. Stations featured multi-pumping stations with large covered canopies. Many stations included garages with mechanics to handle simple repairs and oil changes. Fueling stations became retail centers with small stores or restaurants.

Today over 150,000 multi-pump gas stations cover the country. Most stations include a convenience store or a car wash. Stocked with over 3,000 items, the stores aim to entice customers to fill up more than their tanks.

Prefabricated Steel Building Gas Stations

Pre-engineered steel buildings offer numerous advantages that gas station and convenience store owners value, including:

  • Extra fire-resistance
  • Affordable cost
  • Damage resistance
  • Commercial-grade building material
  • Clear span interiors
  • High recycled content
  • Low maintenance
  • Durability
  • High resale value

Learn more about RHINO steel building solutions for gas stations and convenience stores. Speak to an experienced metal building specialist today. Call RHINO at 940.383.9566.

RHINO stands out from the common herd by supplying a superior steel building at a great price. You will find our customer service is second to none.

Let RHINO provide a free quote on your upcoming commercial or industrial building project.


Gas stations disappearing from rural areas

A steep decline in gas stations across the nation has left large numbers of municipalities with few or no such facilities, creating a situation where local residents may find it exceedingly difficult to fill up their vehicles, farming machines or heating units. The depletion of such basic services could further erode the foundations of rural depopulated communities and, if left unattended, exacerbate the various woes already experienced by these areas. The government and municipalities should work together with local businesses as well as community residents to devise an organized response to the problem.

According to the Ministry of Economy, Trade and Industry, the number of gas stations nationwide has been declining since hitting a peak of 60,421 in fiscal 1994. At the end of last March, the number had fallen to 31,467, or nearly half the peak of 22 years earlier. Behind the fall is the worsening business environment and tightening competition among gas station operators.

Demand for motor vehicles is declining as Japan’s population rapidly ages and shrinks, and today’s dwindling ranks of young people show less interest in driving than previous generations. On top of this, the rise of fuel-efficient cars and an increase in the use of electric vehicles have likewise reduced demand for gasoline, the sales of which has been falling since its peak in 2011, sinking to 53 million kiloliters in 2016, a decline of 7.5 percent over four years.

As of the end of March, there were 302 cities, towns and villages nationwide that had three or less gas stations. The number of such municipalities — about 18 percent of the total 1,718 municipalities across the country — increased by 14 from the preceding year. Among them were 75 municipalities that had only one gas station each. Twelve towns and villages have no gas stations.

There are a variety of reasons that gas station operators give up. Many owners are aging — about 40 percent of those operating in municipalities with three or fewer stations are reportedly 60 or older — and have trouble finding successors in their family-run business. In addition, a 2011 amendment to the Fire Service Act required operators of gas stations to renovate underground fuel tanks in use for 40 years or longer by February 2013, and the huge cost of such improvements led many operators to shutter their businesses instead. According to a METI survey, operators of about 30 percent of some 1,400 gas stations in the nation’s depopulated areas are either contemplating shutting down their business or have little prospect for continuing their operations.

In addition to serving the daily needs of local communities, gas stations can operate as fuel-supply hubs for residents in the event power and gas supplies are crippled in major disasters such as earthquakes, as well as for emergency vehicles and rescue workers. When the Kumamoto earthquakes struck in April 2016, oil wholesalers prioritized sales to government-designated gas stations in the region, which serviced police and fire-fighting vehicles, and supplied fuel to evacuation shelters, hospitals and power supply vehicles. The ability of gas stations to fulfill such emergency functions will decline as their numbers drop.

METI reportedly plans to compile a guideline by the end of March to help sustain the operation of gas stations in rural depopulated areas. By highlighting examples of gas stations that have successfully diversified their business and streamlined their operations, the ministry hopes to establish a model for survival for struggling operators. In prefectures such as Hokkaido, Wakayama and Kagoshima, some municipal governments have taken over the operations of gas stations in view of the functions of these facilities as basic community infrastructure.

It will also be important to involve local interested parties, including residents and businesses, as well as gas station operators and oil wholesalers, in the efforts to address the problem of gas stations disappearing from rural municipalities. One idea may be to rebuild the gas stations in such areas as bases that provide wider services for local residents, such as venues for daily communication among elderly members of the community as well as providing shopping services for residents in remote areas who lack the means of transportation to go shopping in town. Getting gas station operators to play more diverse roles to serve local needs would both contribute to revitalizing communities and help ensure the sustainability of the gas stations themselves.

In a time of both misinformation and too much information, quality journalism is more crucial than ever.
By subscribing, you can help us get the story right.


Ver el vídeo: Como son las gasolineras en Estados Unidos patedechucho


Comentarios:

  1. Brodrik

    ¿Y otra variante es?

  2. Tygodal

    Pido disculpas, pero creo que estás equivocado. Ingrese, discutiremos. Escríbeme en PM, hablaremos.

  3. Muircheartaigh

    Creo que te equivocas. Estoy seguro. Vamos a discutir. Envíame un correo electrónico a PM, hablaremos.

  4. Jibril

    Puedo ofrecer mucha información sobre este tema, ¿necesitas?.

  5. Myron

    Genial, esta es información muy valiosa.

  6. Yafeu

    Mejor tarde que nunca.

  7. Enda

    Ahora todo está claro, gracias por la ayuda en esta pregunta.



Escribe un mensaje