Satanta

Satanta


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Satanta, un miembro de la tribu Kiowa, nació alrededor de 1830. También fue conocido como Settainte (Oso Blanco). Desarrolló una reputación como un guerrero sobresaliente y, a los veinte años, fue nombrado jefe de su tribu.

Satanta negoció varios tratados con el gobierno estadounidense, incluidos Little Arkansas (1865) y Medicine Lodge (1867). Satanta acordó que los Kiowas vivirían en una reserva india. Sin embargo, cuando retrasaron su traslado, el general George A. Custer se apoderó de Satanta y lo mantuvo como rehén hasta que tuvo lugar la migración.

En 1871, Satanta lideró varios ataques contra vagones en Texas. Fue arrestado en Fort Sill, Oklahoma, y ​​a su paso advirtió lo que podría pasar si lo ahorcaban: "Soy un gran jefe entre mi gente. Si me matas, será como una chispa en la pradera. haz un gran fuego, ¡un fuego terrible! " Satanta fue declarado culpable de asesinato y condenado a muerte, pero Edmund Davis, el gobernador de Texas, decidió anular la decisión de la corte y el castigo se cambió a cadena perpetua.

Satanta fue liberado en 1873 y pronto volvió a atacar a los cazadores de búfalos y lideró la incursión en Adobe Walls. Fue capturado en octubre de 1874. No dispuesto a pasar el resto de su vida en prisión, Satanta se suicidó el 11 de octubre de 1878, lanzándose de cabeza desde una ventana alta del hospital de la prisión.


Satanta - Historia

Un jefe de guerra kiowa, Satanta (Set'tainte, White Bear) probablemente nació alrededor de 1819 en el sur de las Grandes Llanuras. Una figura imponente, era un guerrero de renombre y miembro de la sociedad de soldados Koitsenko. Surgió como líder antes de 1850 y firmó el Tratado de Little Arkansas en 1865. Un orador hábil, rivalizó con Kicking Bird y Lone Wolf en la autoridad tribal después de la muerte de Dohasan en 1866. Satanta representó a los Kiowa en el consejo del Tratado de Medicine Lodge en 1867. A pesar de la aceptación de una reserva en el territorio indio, continuaron las hostilidades kiowa. Después de la batalla de Washita en noviembre de 1868, el teniente coronel George A. Custer mantuvo cautiva a Satanta hasta que los kiowa acamparon pacíficamente en Fort Cobb.

En mayo de 1871, Satanta participó en un ataque de un tren de carretas en el condado de Young, Texas. Él, Satank y Big Tree fueron arrestados después de que Satanta se jactara del incidente ante el agente Lawrie Tatum en Fort Sill. Ordenado a Jacksboro, Texas, para ser juzgado, Satanta fue declarado culpable de asesinato y sentenciado a la horca. Su sentencia fue conmutada por cadena perpetua y fue trasladado a la Penitenciaría Estatal de Texas en Huntsville. Finalmente fue devuelto a Fort Sill, y permaneció allí hasta la libertad condicional en octubre de 1873. Aunque el papel de Satanta durante la Guerra del Río Rojo es incierto, su libertad condicional estipulaba la no agresión de los kiowa. Por lo tanto, fue detenido en el otoño de 1874 y regresó a Huntsville. Allí se suicidó el 11 de octubre de 1878. Enterrados en la prisión, los restos de Satanta fueron enterrados nuevamente en Fort Sill en 1963.

Bibliografía

Mildred P. Mayhall, Los Kiowas (2ª ed. Norman: University of Oklahoma Press, 1971).

Wilbur S. Nye, Carabina y lanza: la historia de Old Fort Sill (3ª ed., Rev. Norman: University of Oklahoma Press, 1969).

Carl Coke Rister, "Satanta, orador de las llanuras", Revisión del suroeste 17 (octubre de 1931).

Charles M. Robinson, Satanta: la vida y la muerte de un jefe de guerra (Austin, Texas: State House Press, 1997).

Clarence Wharton, Satanta: el gran jefe de los kiowas y su pueblo (Dallas, Texas: Banks Upshaw and Co., 1935).

Ninguna parte de este sitio puede interpretarse como de dominio público.

Copyright de todos los artículos y otro contenido en las versiones en línea e impresas de La enciclopedia de la historia de Oklahoma está en manos de la Sociedad Histórica de Oklahoma (OHS). Esto incluye artículos individuales (derechos de autor a OHS por asignación de autor) y corporativos (como un cuerpo completo de trabajo), incluyendo diseño web, gráficos, funciones de búsqueda y métodos de listado / navegación. Los derechos de autor de todos estos materiales están protegidos por las leyes internacionales y de los Estados Unidos.

Los usuarios acuerdan no descargar, copiar, modificar, vender, arrendar, alquilar, reimprimir o distribuir estos materiales, o vincularlos a estos materiales en otro sitio web, sin la autorización de la Sociedad Histórica de Oklahoma. Los usuarios individuales deben determinar si el uso que hacen de los Materiales se rige por las pautas de & quot; uso justo & quot de la ley de derechos de autor de los Estados Unidos y no infringe los derechos de propiedad de la Sociedad Histórica de Oklahoma como titular legal de los derechos de autor de La enciclopedia de la historia de Oklahoma y en parte o en su totalidad.

Créditos fotográficos: Todas las fotografías presentadas en las versiones publicadas y en línea de La enciclopedia de la historia y la cultura de Oklahoma son propiedad de la Sociedad Histórica de Oklahoma (a menos que se indique lo contrario).

Citación

Lo siguiente (según El manual de estilo de Chicago, 17a edición) es la cita preferida para los artículos:
Jon D. May, & ldquoSatanta, & rdquo La enciclopedia de la historia y la cultura de Oklahoma, https://www.okhistory.org/publications/enc/entry.php?entry=SA024.

& # 169 Sociedad histórica de Oklahoma.


Satanta

En las décadas de 1860 y 1870, los indios Kiowa libraron una batalla constante para proteger su tierra y su forma de vida de la invasión estadounidense. Satanta (1830-1878), también conocido como White Bear, fue un importante líder kiowa a favor de la resistencia. Además de su destreza como guerrero, Satanta también era un orador famoso, un hecho atestiguado por el apodo que le dieron los estadounidenses "El Orador de las Llanuras".

Satanta nació en las llanuras del norte, pero luego emigró a las llanuras del sur con su gente. Su padre, Red Tipi, era el guardián de los paquetes de medicinas tribales o Tai-me. Gran parte de la vida adulta de Satanta la pasó luchando contra colonos y militares estadounidenses. Participó en redadas a lo largo del Camino de Santa Fe a principios de la década de 1860, y en 1866 se convirtió en el líder de los Kiowa que favorecían la resistencia militar contra las fuerzas militares estadounidenses. En 1867, habló en el Kiowa Medicine Lodge Council, una reunión ceremonial anual, donde, debido a su elocuente discurso, los observadores estadounidenses le dieron su apodo. En el consejo, Satanta firmó un tratado de paz que obligaba a los kiowa a reasentarse en una reserva en la actual Oklahoma. Poco después, sin embargo, fue tomado como rehén por funcionarios estadounidenses que utilizaron su encarcelamiento para obligar a más kiowa a reasentarse en su reserva asignada.

Durante los dos años siguientes, Satanta participó en varias redadas en Texas, donde los ganaderos y los cazadores de búfalos empujaban constantemente a los indios kiowa y comanche a las reservas. Fue una de estas redadas la que finalmente llevó a la captura de Satanta. En mayo de 1871, Satanta planeó una emboscada a lo largo de Butterfield Stage Route en Salt Creek Prairie. Después de permitir que pasara un tren de vagones médicos más pequeño, Satanta y sus guerreros atacaron y confiscaron el contenido de un tren más grande de diez vagones de carga del ejército. Desafortunadamente para Satanta, el tren que había dejado pasar transportaba al general William Tecumseh Sherman, el famoso general de la Guerra Civil, entonces comandante del Ejército de los Estados Unidos. Sherman tomó el ataque como una señal de que se necesitaba una ofensiva más militante y coordinada para someter a los kiowa y comanche, que no estaban dispuestos a establecerse permanentemente en las reservas. Poco tiempo después, Satanta fue atraído a un consejo de paz y luego arrestado y condenado a muerte. Los grupos humanitarios y los líderes indios protestaron por la dura sentencia. En 1873, Satanta fue puesto en libertad condicional con la condición de que permaneciera en la Reserva Kiowa.

En 1874, durante el conflicto entre los comanches y los Estados Unidos llamado Guerra del Río Rojo, Satanta se presentó a los funcionarios estadounidenses para demostrar que no estaba participando en las hostilidades. Su demostración de lealtad fue recompensada con el encarcelamiento. Cuatro años más tarde, a un Satanta enfermo se le informó que nunca sería liberado. Saltó a su muerte desde el segundo piso de un hospital penitenciario. □

Citar este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.

"Satanta." Enciclopedia de la biografía mundial. . Encyclopedia.com. 17 de junio de 2021 & lt https://www.encyclopedia.com & gt.

Estilos de citas

Encyclopedia.com le brinda la posibilidad de citar entradas y artículos de referencia de acuerdo con estilos comunes de la Asociación de Idiomas Modernos (MLA), el Manual de Estilo de Chicago y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

Dentro de la herramienta "Citar este artículo", elija un estilo para ver cómo se ve toda la información disponible cuando se formatea de acuerdo con ese estilo. Luego, copie y pegue el texto en su bibliografía o lista de trabajos citados.


Jefe Satanta Kiowa

nuevo

Dietmar
Administrador

Publicado por Dietmar el 12 de diciembre de 2006 15:08:09 GMT -5

Comenzamos una conversación sobre Satanta en otro hilo, pero pensé que sería bueno tener algo más de él para leer. Satanta fue quizás una de las figuras más controvertidas en la historia de los nativos americanos. Aquí hay un artículo de Charles Robinson III, quien también escribió una biografía sobre el jefe Kiowa:

Jefe Kiowa Satanta
El jefe Kiowa, Satanta, fue uno de los hombres más complicados que jamás se haya levantado de las Grandes Llanuras: un diplomático y orador de su pueblo que cometió su parte en la matanza.
Por Charles M. Robinson III

En las décadas de 1860 y 70, uno de los indios de las llanuras más conocidos era el jefe de guerra Kiowa, Satanta. En Oriente, se le consideraba el orador de su pueblo, una especie de filósofo rústico que los representaba en las negociaciones de tratados, y sus observaciones sobre las relaciones entre indios y blancos se repetían a menudo en los grandes periódicos metropolitanos. En Texas, fue considerado el artífice de la Masacre del Warren Wagon Train en la que murieron siete camioneros, un asesino que merecidamente había sido condenado a muerte, pero que, en el último minuto, había sido condenado a cadena perpetua debido a la política de Reconstrucción. .

Ambos puntos de vista simplificaron excesivamente a uno de los hombres más complicados que jamás se hayan levantado de las Grandes Llanuras: un jefe, diplomático y filósofo muy inteligente que también fue un asesino, pero un hombre cuya historia de vida ha comenzado a recibir su pleno conocimiento. justicia.

Satanta ya era un adulto de distinción cuando entró en la historia de las llanuras del sur. Lo que se sabe de su vida temprana se basa en la tradición tribal transmitida a través de generaciones de Kiowa hasta el día de hoy. No se sabe cuándo o dónde nació, pero según un acuerdo general sobre su edad entre los contemporáneos blancos, se puede suponer que nació entre 1815 y 1818, cuando su pueblo se extendía entre el río North Platte en lo que ahora es el oeste de Nebraska y el río canadiense de lo que ahora es el norte de Texas y el centro de Oklahoma. Su padre era Red Tipi, el sacerdote kiowa de mayor rango de su época, su madre parece haber sido Arapaho.

Cuando era bebé, a Satanta lo llamaban Big Ribs, en referencia al enorme físico por el que fue conocido a lo largo de su vida. Cuando creció recibió su nombre permanente, Set-t'ainte u "White Bear", quizás basado en una visión o algún tipo de logro personal. Debido a que Set-t'ainte es virtualmente impronunciable para cualquier persona además de un Kiowa, los blancos usaron el nombre como "Satanta".

Los niños Kiowa comenzaron a entrenarse como guerreros a una edad muy temprana y fueron enviados por su cuenta tan pronto como demostraron ser capaces. A la edad de 20 años, la mayoría se había casado y formado sus propias familias. A Satanta, sin embargo, no se le permitió esta libertad temprana La tradición Kiowa sostiene que Red Tipi estaba tan orgulloso de su hijo que mantuvo a Satanta bajo estricta supervisión mucho después de que la mayoría de los jóvenes hubieran salido por su cuenta. Cuando su padre finalmente lo liberó al mundo, Satanta tenía casi 30 años y estaba completamente preparado para su papel en la Nación Kiowa.

Satanta entra en la historia convencional a mediados de la década de 1850, cuando atrajo por primera vez la atención de los soldados adjuntos a las expediciones militares en el país Kiowa. Aunque todavía era un subdirector, todos notaron su gran figura y sus finas facciones. Un oficial, el capitán Richard T. Jacob, lo describió como "un hombre de físico magnífico, de más de seis pies de altura, bien formado y de proporciones finas", una descripción que se repetiría a lo largo de la vida de Satanta. Los blancos también notaron su inteligencia, personalidad contundente y arrogancia. Tenía un buen sentido de lo dramático, pero cualquiera que considerara su postura nada más que espectáculo subestimó por completo al hombre. Debajo de su teatralidad, era un destacado guerrero y líder. En el apogeo de su prestigio a fines de la década de 1860, los blancos fronterizos lo odiaban y temían.

Satanta ocupó un lugar destacado en la guerra entre tribus de la década de 1850, así como en las negociaciones de tratados con el gobierno de Estados Unidos. Durante una conferencia sobre el tratado en Fort Atkinson, Territorio de Kansas, en 1853, transmitió las quejas de Kiowa a un oficial de dragones, el mayor Robert Hall Chilton. Uno de los soldados, el soldado Percival Lowe, pensó que Chilton y Satanta estaban bastante bien emparejados, ambos eran duros e intransigentes, y se entendían mutuamente.

En el momento de este tratado, Satanta tenía casi 40 años y era un destacado guerrero. En la batalla llevaba pintura roja en la parte superior del torso, cara y cabello, y un chaleco de ante pintado de rojo en un lado y amarillo en el otro. Entre sus asociados se encontraba el antiguo curandero Caballo Negro, quien proporcionó el equipo de batalla más importante de Satanta: uno de los escudos sagrados utilizados durante la Danza del Sol Kiowa. Para aceptarlo, Satanta tuvo que sacrificar su propia carne al sol con cuatro cortes profundos en la parte posterior de cada hombro, justo por encima de la articulación con el brazo, una ofrenda dolorosa y duradera. Llevó el escudo durante las incursiones contra otras tribus y en México.

Si bien los Kiowa podrían haber considerado el protector solar como la posesión más importante de Satanta, entre los blancos su marca más conocida era la corneta que tocaba para señalar un ataque o anunciar su presencia. Los kiowa dicen que capturó la corneta durante una pelea con las tropas federales después de observar a los soldados respondiendo a las diferentes llamadas de corneta. Aunque otros indios también llevaban cornetas y señalaban a los guerreros con llamadas al ejército durante las peleas, los blancos lo relacionaban con Satanta y automáticamente asumían que estaba presente si escuchaban una corneta durante una pelea india.

La Guerra Civil brindó nuevas oportunidades para que los indígenas ampliaran sus depredaciones con virtual impunidad. Con la mayoría de los soldados retirados para luchar en el este, la frontera estaba más o menos indefensa y podían atacar a su gusto. Texas, uno de sus territorios tradicionales de merodeo, era un objetivo particularmente atractivo. Debido a que Texas era un estado confederado, el Norte no solo miró hacia otro lado, sino que alentó activamente la incursión. Según el etnólogo James Mooney, los kiowa "declararon claramente que los oficiales militares del gobierno [federal] les habían dicho que hicieran todo el daño que pudieran a Texas, porque Texas estaba en guerra con Estados Unidos".

El año 1864 fue uno de los más sangrientos de la historia de las llanuras del sur. Satanta comenzó liderando una redada en las cercanías de Menard, en el oeste de Texas, donde él y sus guerreros mataron a varios blancos y se llevaron a una mujer al cautiverio. Luego, se unió a otros indios de las llanuras en las depredaciones en Colorado, por lo que los amistosos seguidores cheyennes de Black Kettle posteriormente sufrieron en la insensata masacre de Sand Creek.

Una de las peores redadas tuvo lugar en el condado de Young, Texas, en octubre de 1864. Aunque el jefe comanche, Little Buffalo, encabezó el grupo de guerra, uno de los cautivos le dijo a sus rescatadores que un jefe kiowa llamado "Satine" había tocado una corneta para señalar el otros. Hay pocas dudas de que se trataba de Satanta. En una redada posterior, secuestró a varios miembros de una familia de Texas llamada Box y, complacido con el rescate pagado por el gobierno, comentó que la trata de mujeres blancas era más rentable que el robo de caballos.

En 1867, las incursiones de Satanta y otros en el sur, combinadas con la Guerra de la Nube Roja en el norte, llevaron al gobierno a intentar negociar tratados con las diversas tribus de las Llanuras. Este fue el segundo esfuerzo de paz en dos años. El anterior Tratado de Little Arkansas, en el que participó Satanta, no había logrado nada. Ahora, una vez más, los comisionados federales se reunieron con las tribus, esta vez cerca de Medicine Lodge Creek en Kansas en octubre de 1867.

Los comisionados se reunieron en Fort Larned, donde Satanta y varios otros jefes se reunieron con ellos y los acompañaron las 80 millas hasta el lugar de la conferencia. Durante el consejo, Satanta llamó la atención de los corresponsales de noticias, incluido el joven Henry Morton Stanley, quien más tarde ganaría fama como el más grande de todos los exploradores africanos.

Satanta habló a menudo, en un momento dado un discurso que luego se convirtió en lectura obligatoria en las clases de literatura estadounidense. Dijo: "Escuché que tiene la intención de apartar una reserva cerca de las montañas [oeste de Oklahoma]. No quiero establecerme. Me encanta vagar por la pradera. Me siento libre y feliz, pero cuando nos establecemos palidecer y morir. Hace mucho tiempo esta tierra perteneció a nuestros padres, pero cuando subo al río [Arkansas] veo campamentos de soldados en sus orillas. Los soldados cortan mi madera, matan mi búfalo y cuando veo que mi corazón se siente como si estallara, lo siento. "

Si bien sus palabras pueden haber impresionado a las generaciones posteriores, en ese momento tuvieron poco efecto en los comisionados de paz, quienes, según Stanley, le dieron a Satanta "una mirada bastante en blanco". Sin embargo, en esta declaración y en las posteriores, el jefe logró desconcertar a los comisionados por el incumplimiento del gobierno de las obligaciones de los tratados anteriores. El hecho de que el propio Satanta violó los tratados cuando le convenía no se convirtió en un problema importante. Al final, los Kiowa acordaron firmar el tratado y aceptar la reserva que Satanta encontró tan objetable. También acordaron aceptar escuelas, rentas vitalicias y suministros del gobierno y pasar de las incursiones a la agricultura.

Como tantos otros tratados, el pacto de Medicine Lodge era inviable. El gobierno intentó mantener la fe, pero se vio obstaculizado por la burocracia. La facción de guerra Kiowa, encabezada por Satanta y Lone Wolf, no estaba realmente interesada en hacerlo funcionar. Sin embargo, a pesar de las acusaciones del mayor general Philip H. Sheridan, la evidencia documentada muestra que Satanta estaba en otro lugar cuando el teniente coronel George Armstrong Custer atacó los campamentos indios de las llanuras a lo largo del Washita durante la campaña de invierno de Sheridan de 186869. Y al estar ausente, tampoco fue responsable de la muerte en esa pelea de la cautiva blanca Clara Blinn, de la que Sheridan lo culpó específicamente. Aun así, Sheridan ordenó a Custer que arrestara a Satanta y Lone Wolf, y los mantuvieron encerrados durante varias semanas. Tras su liberación, Satanta volvió a su antiguo hábito de asaltar.

Satanta finalmente llevó su suerte demasiado lejos cuando participó en la masacre de Warren Wagon Trail cerca de Fort Richardson, Texas, el 18 de mayo de 1871. Al regresar a la Agencia KiowaComanche cerca de Fort Sill (suroeste de Oklahoma), se jactó de la redada y los asesinatos de El agente Lawrie Tatum e incriminó a varios otros jefes, incluido el anciano jefe de guerra Satank y el subjefe adolescente Big Tree. Tatum informó de los alardes a Fort Sill, donde el general W.T. Sherman estaba de inspección, recién llegado de Fort Richardson. Sherman estaba al tanto de la redada de Warren, y por poco se había perdido la muerte a manos del mismo grupo de guerra, que lo había visto el día antes de la masacre. Sherman arrestó a Satanta y Satank y los ordenó, junto con Big Tree, a Texas para ser juzgados.

El viejo Satank (que a menudo se confunde con Satanta debido a sus nombres similares) saltó a un guardia en Fort Sill y fue asesinado. Satanta y Big Tree fueron juzgados por un jurado de Texas y condenados por siete cargos de asesinato en la masacre de Warren. El jurado fijó sus sentencias a muerte en la horca. A instancias del agente Tatum, un cuáquero, y del juez Charles Soward, que presidió el juicio, el gobernador Edmund Davis conmutó sus sentencias por cadena perpetua, y el 2 de noviembre de 1871, Satanta y Big Tree ingresaron a la penitenciaría estatal de Huntsville.

Aunque Tatum abogó por enviar a más jefes hostiles a prisión, sus superiores en el comité cuáquero que administraba todas las agencias de las llanuras del sur inmediatamente comenzaron a presionar para que se perdonara a los dos jefes. Davis, un gobernador de la Reconstrucción, se opuso a la idea, pero después de 23 meses de disputas y presión de Washington, finalmente acordó poner en libertad condicional a Satanta y Big Tree contra el buen comportamiento de los Kiowa en su conjunto.

Gran parte del espíritu de lucha había abandonado Satanta cuando regresó con su pueblo y, cuando los Kiowa debatieron si entrar en la Guerra del Río Rojo de 1874, declaró públicamente su posición al renunciar a su cargo como jefe de guerra y entregar su lanza medicinal simbólica. y escudo a otros guerreros. Aun así, estuvo presente cuando estalló la pelea. Aunque es posible que no haya participado en ella, se asoció con jefes hostiles, y la participación de los kiowa en la guerra se consideró, en sí misma, una violación de la libertad condicional. Fue arrestado y devuelto a Huntsville.

Con el paso del tiempo, Satanta pareció perder la voluntad de vivir y se convirtió en una figura comprensiva. Incluso Thomas J. Gorree, superintendente de la penitenciaría, abogó por su liberación. Sin embargo, el gobierno insistió en que permaneciera encerrado. Finalmente, el 11 de octubre de 1878, se cortó las muñecas. Cuando lo llevaron al segundo piso del hospital de la prisión, saltó del rellano. La caída lo mató.

Los descendientes de Satanta creen que fue expulsado del rellano, porque el suicidio no estaba en su naturaleza. Aún así, habría sido propio de Satanta, en su último acto como guerrero Kiowa, privar a los blancos de la victoria al quitarse la vida. Tenían su cadáver, pero no su obediencia. Y para un guerrero, esa es una muerte honorable.


Leyendas de America

Jefe Satanta de la tribu Kiowa.

Conocido por su pueblo como Set-Tainte, que significa & # 8220 Persona del Oso Blanco & # 8221, Satanta fue un gran guerrero Kiowa que más tarde se convertiría en el jefe principal de las Guerras Kiowa de las décadas de 1860-1870 y fue conocido como & # 8220 El Orador de las llanuras. & # 8221

Nació alrededor de 1820, durante el apogeo del poder de las tribus de las llanuras, probablemente a lo largo del río canadiense en los campamentos tradicionales de invierno de su pueblo.

Después de desarrollar una reputación como un guerrero sobresaliente, fue nombrado subdirector de su tribu bajo el mando del jefe Dohasan cuando aún tenía veintitantos años. En apariencia, fue descrito como alto, con un físico fino, porte erguido y una mirada penetrante.

Luchó con el Jefe Dohasan en la Primera Batalla de Adobe Walls en 1864 y ganó fama duradera por el uso de una corneta del ejército para confundir a las tropas en la batalla.

Sus habilidades para hablar le valieron el título de & # 8220 Orator of the Plains, & # 8221 y, como tal, negoció varios tratados con el gobierno estadounidense, incluido el Tratado de Little Arkansas en 1865 y el Tratado de Medicine Lodge en 1867, que requería que los Kiowa ser colocado en una reserva.

El tratado aseguró al pueblo Kiowa gobernar las tierras reservadas para ellos, pero los colonos blancos continuaron invadiendo su territorio y, como resultado, los Kiowa continuaron asaltando asentamientos y hostigando a los inmigrantes.

La situación inestable empeoró cuando el jefe Dohasan murió en 1866 y sin su fuerte liderazgo, la competencia entre varios sub-jefes, incluidos Satanta, Guipago y Tene-angopte, resultó en más redadas en las llanuras del sur desde Kansas hasta Texas, durante la caída de 1866 y hasta 1867. Durante una de estas redadas en Texas Panhandle, los Kiowa mataron a un hombre llamado James Box y capturaron a su esposa y cuatro hijos, a quienes vendieron al ejército en Fort Dodge, Kansas.

Para entonces, la fama de Satanta como guerrero y líder estaba creciendo, pero no pudo desactivar una confrontación entre los Kiowa y la Caballería de los EE. UU. Cerca de Fort Zarah, Kansas en 1867. Después de que un joven guerrero Kiowa fuera asesinado en el campamento civil cerca del fuerte del ejército, los Kiowa se reunieron para vengar su muerte, y la caballería tomó represalias atacando el campamento Kiowa, en el que varios niños murieron durante la breve escaramuza.

Medicine Lodge, Tratado de Paz de Kansas

El Tratado de Medicine Lodge de 1867 no resolvió las fuentes del conflicto y, a principios de 1868, los kiowa y otras tribus de las llanuras atacaban activamente a los colonos blancos.

Temiendo que estos ataques llevaran a un levantamiento indio, el general Philip H. Sheridan fue enviado para restaurar el orden en la & # 8220 campaña de invierno & # 8221 de 1868-69. La estrategia de Sheridan de destruir las casas y los caballos de los Kiowa enfrió la voluntad de resistir de los Kiowa, especialmente después de que el teniente coronel George A. Custer destruyó la aldea de Cheyenne en el sur del río Washita el 27 de noviembre de 1868.

Al enterarse de la voluntad de Custer de matar mujeres y niños, Satanta y Guipago decidieron rendirse. Enarbolando una bandera de tregua, los dos jefes se acercaron a Custer el 17 de diciembre, pero fueron inmediatamente arrestados y retenidos durante casi tres meses mientras Custer pedía permiso para colgarlos. Finalmente, en febrero de 1869, Tene-angopte negoció su libertad prometiendo que los kiowa regresarían a la reserva y cesarían todos los ataques contra los colonos blancos.

Warren Wagon Train Raid por Buck Taylor.

Sin embargo, en 1871, Satanta y sus seguidores obviamente no estaban satisfechos con la reserva y comenzaron a realizar una serie de ataques contra vagones en Texas. El 18 de mayo de 1871, Satanta, junto con Big Tree y Satank, lideraron el Warren Wagon Train Raid en Texas. También conocido como & # 8220The Salt Creek Massacre & # 8221, el incidente ocurrió cuando Henry Warren fue contratado para transportar suministros a los fuertes de Texas, incluidos Fort Richardson, Fort Griffin y Fort Concho. Mientras el tren de carga viajaba por la carretera Jacksboro-Belknap el 18 de mayo hacia Salt Creek Crossing, se encontraron con el general William T. Sherman, quien anteriormente había permitido que el Satanta y sus hombres pasaran sin ser molestados. Menos de una hora después, la caravana vio a un grupo de unos 100 guerreros.

Reconociendo un ataque inminente, la caravana se detuvo rápidamente en una formación de anillo, pero los 12 transportistas fueron abrumados por los guerreros. Cuando terminó el ataque, los indios capturaron todos los suministros y mataron y mutilaron a siete de los vagueadores. Cinco hombres lograron escapar y Thomas Brazeale pudo llegar a Fort Richardson a pie, a unas 20 millas de distancia. Cuando el coronel Ranald S. Mackenzie se enteró del ataque, informó inmediatamente al general Sherman, quien a su vez envió a Mackenzie para llevar ante la justicia a los indios infractores.

El guerrero kiowa Setangya, también conocido como Satank, oso sentado, por William S. Soule

Sin embargo, su misión resultó innecesaria ya que Satanta, poco después de regresar de la incursión con sus hombres a Fort Sill, Oklahoma para reclamar sus raciones, fue interrogado por el agente indio Lawrie Tatum. El guerrero, obviamente usando mal juicio, respondió jactándose de la redada, y Tatum horrorizado rápidamente entregó a los jefes al general Sherman. Luego se ordenó que los guerreros fueran enviados a Jacksboro, Texas, para ser juzgados por asesinato. Atados de pies y manos, Satanta, Satank y Big Tree dejaron Fort Sill el 8 de junio de 1871. Satank fue asesinado más tarde mientras se resistía a un guardia y se advirtió a Satanta que podría ser ahorcado por sus crímenes. A esto, Satanta respondió: & # 8220Soy un gran jefe entre mi gente. Si me matas, será como una chispa en la pradera. ¡Hará un gran incendio & # 8211 un incendio terrible! & # 8221

Satanta y Big Tree fueron juzgados en Texas y condenados a muerte, pero el gobernador de Texas, Edmund Davis, anuló la corte y el castigo fue cambiado a cadena perpetua. Mientras estaba en prisión, un visitante lo describió como & # 8220 un hombre alto, finamente formado, principesco en carruaje, en quien incluso el atuendo de la prisión parecía elegante. & # 8221 Solo dos años después, Satanta fue liberado en 1873, condicionado a su buen comportamiento. de su gente.

Al año siguiente, Satanta y sus guerreros volvieron a la senda de la guerra, atacando a los cazadores de búfalos y participando en lo que se conoce como la Segunda Batalla de Adobe Walls que ocurrió el 27 de junio de 1874.

En octubre de 1874, Satanta fue capturada y una vez más colocada en la Penitenciaría de Texas en Huntsville. No dispuesto a pasar el resto de su vida en prisión, Satanta se suicidó el 11 de octubre de 1878 arrojándose desde una ventana alta del hospital de la prisión.

Big Tree, con otros jefes que se creía que eran secretamente hostiles, fueron confinados como prisioneros en Fort Sill, Oklahoma. Después del lanzamiento de Big Tree & # 8217, continuó viviendo de una parcela de la reserva hasta su muerte en 1929.


Logotipo de Satanta USD 507

Los estudiantes de la Escuela Secundaria Satanta (SHS) que participan en el Club de Ciencias e Historia de la escuela y rsquos trabajaron durante dos años para recaudar fondos para realizar un viaje educativo por Kansas esta primavera. Este viaje tuvo lugar del 27 al 29 de abril. El Sr. Tim Dusin, instructor de ciencias sociales de SHS, y la Sra. Crystal Naylor, instructora de ciencias de SHS, fueron los patrocinadores que acompañaron a estos estudiantes de secundaria en su viaje. Maureen Wagner condujo el autobús de actividades de Satanta para una aventura de tres días.

El programa del viaje incluyó una parada el sábado en el Cosmosphere en Hutchinson, donde los estudiantes experimentaron experimentos con fuego real y visitaron el museo. El viaje continuó ese día en el parque de vida silvestre Tanganyika cerca de Wichita, donde pudieron alimentar a las jirafas y montar en camellos. Pasaron la noche en Kansas City el sábado por la noche.

El domingo, el viaje continuó con una visita al museo de la Primera Guerra Mundial en Kansas City, donde los estudiantes pudieron honrar las vidas que se perdieron en esa terrible guerra. El sábado terminó con un juego de los Kansas City Royals contra los Angelinos de Los Ángeles.

Después del juego, los estudiantes viajaron a Topeka para su última parada. El lunes, los estudiantes pudieron visitar la Corte Suprema de Kansas y el capitolio estatal. Leslie Cabrera dice: “Fue una gran experiencia educativa. Estoy agradecido por la escuela por dejarnos ir y por nuestros maestros y la Sra. Wagner por ayudarnos a hacer que este viaje sea memorable. & Rdquo


Historia de la biblioteca

La biblioteca de Satanta fue fundada en noviembre de 1931 por cuatro clubes de mujeres de Satanta: The American Legion Auxiliary, Santee, Owaissa y Wohelo. Los clubes Santee y Owaissa seguían activos hasta hace unos años. El joven Owaissa todavía está activo hoy y se llama el club YO. Al final del anuario hay una copia manuscrita de los estatutos y un recorte de periódico con el título “Campaña de lanzamiento de clubes para la biblioteca de la ciudad”.

La biblioteca fue fundada durante la Gran Depresión y los tiempos de escasez económica de los años del Dust Bowl. Durante este tiempo, la biblioteca recibió fondos para los salarios de los bibliotecarios del Comité de Ayuda de Emergencia de Kansas (KERC). Posteriormente, la financiación provino de Works Progress Administration (WPA), que formaba parte del proyecto New Deal del presidente Franklin D. Roosevelt & # 8217.

El acta del 17 de noviembre de 1931 señaló que la Constitución y los Estatutos fueron leídos y aceptados tal como estaban escritos. La Junta de Escuelas Primarias votó para permitir que la biblioteca se ubique en un salón en el edificio de la escuela primaria. Los primeros miembros de la Junta de la Biblioteca fueron:

Las reglas para sacar un libro en 1933: solo se podía sacar UN libro con una tarjeta, a menos que la persona pagara 10 centavos por una segunda tarjeta para permitir sacar un segundo libro.

Hoy en día, la biblioteca del municipio de Dudley se financia a través de una recaudación de impuestos a través de Dudley Township. En diciembre de 1961 se completó un edificio de ladrillo rubio en 105 Sequoyah para albergar la biblioteca del municipio de Dudley. El edificio se añadió en la década de 1970.

La historia de la Biblioteca de Satanta se compartió por primera vez en el almuerzo de la Cámara de Comercio de Satanta el 1 de diciembre de 2008. La información fue extraída de las actas de la junta de la biblioteca de 1931-1944 por Leanne Tschanz, miembro de la junta de la biblioteca del municipio de Dudley.

Notas del autor: Mi principal fuente de información son las actas escritas a mano de la junta de la biblioteca desde noviembre de 1931 hasta enero de 1944. Las actas se registraron a mano en un anuario de 1929 cortesía de James Patrick, un abstractor vinculado. James Patrick compró el primer lote de construcción en Satanta en 1912 y su oficina de bienes raíces fue uno de los primeros negocios en Satanta.


Sisällysluettelo

Satantan tarkkaa Syntymäaikaa ja -paikkaa ei ole yleisessä tiedossa, eikä hänen nuoruudestaan ​​löydy luotettavia merkintöjä. Ruumiinrakenteeltaan hänet sobre kuvattu lapsesta lähtien kookkaaksi. [2] Hänen nimeään Set-Tainte eivät pystyneet lausumaan kuin kiowat, joten nimi muotoiltiin helpompaan muotoon Satanta. Soturina hän osoittautui erinomaiseksi taisteltuaan ylipäällikkö Dohasanin alaisuudessa monien vuosien ajan.

Satanta nousi 1860-luvun alussa päällikön asemaan. Yhdessä muiden alipäälliköiden tavoin hän käytti sodan ja diplomatian keinoja hillitsemään Texasissa Yhdysvaltain asutuksen lisääntyvää leviämistä. Vuosina 1865 ja 1867 hän osallistui neuvotteluihin kiowien doncella luovuttamisesta Yhdysvalloille. Reservaattiin siirtymisen vaikeutui, kun everstiluutnantti George Armstrong Custerin joukot hyökkäsivät vuonna 1868 läheiseen cheyennien talvileiriin ja surmasivat yli sata intiaania. [4] Verilöylyn pelästyttäminä uuteen reservaattiin matkaavat kiowat lähettivät lapsensa ja naisensa päinvastaiseen suuntaan. Custer pidätytti vaikutusvaltaisimmat kiowapäälliköt Lone Wolfin ja Satantan ja piti heidät vankeudessa, kunnes kiowat oli saman vuoden loppuun mennessä saatu reservaattiin. [5]

Kiowien ja Yhdysvaltojen väliset vihamielisyydet lisääntyivät uudelleen vuoden 1870 aikana. Satanta ja suurin osa kiowista vihasivat elämää reservaatissa. Intiaaniasiamiesten kautta tuleva naudanliha oli sitkeää eikä ollut verrattavissa biisonin lihaan. Heille tarjottu maissi oli mautonta. [6] Hallituksen vuotuisten muona-annosten pieneneminen ja valkoisten metsästäjien järjestämät biisonien joukkoteurastukset eteläisillä tasangoilla saivat Satantan johtamaan sotapäällikkönä kiowat hyökkäyksiin Texasin uudisasutuksia vastaan. [7] Kun Satanta kiowineen palasi reservaattiin, he eivät myöntäneet olleensa hyökkäysten takana. [6]

Seuraavana vuonna Satantan katkeruus kasvoi. Hän liittyi reservaattiensa kurinalaisuudesta tarpeeksi saaneisiin kiowiin ja comancheihin, ja johti nämä eteläisillä tasangoilla liikkuvien vankkurikaravaanien kimppuun. Näistä hyökkäyksistä historiaan on jättänyt surullisen merkkinsä toukokuussa 1871 suoritettu Warren Wagonin verilöylynä tunnettu tapahtuma. Satanta ja noin sadan soturin joukko, joista osa oli aseistettu uusin kiväärein, pysäytti maissia kuljettavan karavaanin ja surmasi seitsemän vankkurinkuljettajaa. Eräs kuljettajista oli kahlittu vankkurin pyörään ja poltettu. [8] Tapahtumapaikalta pakoon selvinnyt vahvisti surmien tekijöiden olleen reservaatistaan poistuneita kiowia. Intiaanit olivat halunneet aseita ja ammuksia. Satanta myönsi myöhemmin olleensa murhaajien johtaja ja perusteli tekoa reservaatin ankeilla oloilla. [6]

– Kiowa-johtaja Satanta. [6]

Satanta joutui valkoisen tuomioistuimen eteen, ja hänet tuomittiin vankeuteen kahden muun kiowan kanssa. Alkuperäinen murhasyyte hylättiin, ja kahden vuoden kuluttua Satanta pääsi moitteettoman käytöksen ansiosta ehdonalaiseen vapauteen. Vapautuminen osui kuitenkin mahdollisimman huonoon aikaan. Comanchien merkittäväksi johtajaksi noussut Quanah Parker aloitti samanaikaisesti laajamittaiset hyökkäykset Texasin siirtolaisasutuksia vastaan. Vuonna 1873 aikana Parker ja hänen soturinsa, joihin kuului hänen oman heimonsa lisäksi kiowia, cheyennejä ja arapahoja, levittivät pelkoa ympärilleen ja saivat seuraavana vuonna aikaan parikymmentä yhteenottoa Yhdysvaltain armeijan kanssa Red Riverin sodassa. [9]

Viimeisistä sodista sivussa pysynyt Satanta pidätettiin uudelleen vuonna 1874. Hän kielsi osallisuutensa, mutta hänen sanojaan ei uskottu, ja hänet passitettiin Texasin valtionvankilaan Huntsvilleen neljäksi vuodeksi. Määräajan tultua täyteen hän vankilaelämän masentaneena, sairaana ja katkeroituneena kertoi kärsineensä vankeustuomionsa ja haluavansa vapauteen. Kun Satantan pyyntöihin ei suostuttu, hän hakeutui vankilan lääkärin vastaanotolle. Lääkäri lähetti Satantan vankilan sairaalaan, jossa tämä lokakuussa 1878 teki itsemurhan heittäytymällä toisen kerroksen ikkunasta pää edellä maahan. [10]


Satanta

"Satanta would ride into Fort Chadbourne splendidly mounted, dressed in beautiful fashion carrying a shield ornamented with a white woman's scalp from which hung a suite of beautiful brown hair."

"After he was returned to the penitentiary in 1874, he saw no hope of escape. For awhile he was worked on a chain gain which helped to build the M.K. & T. Railway. He became sullen and broken in spirit, and would be seen for hours gazing through his prison bars toward the north, the hunting grounds of his people."

Both illustrations and captions from History of Texas by Clarence R. Wharton, 1935.

Like his counterpart Comanche chief Quanah Parker, the Kiowa chief Satanta (White Bear) led his people in the titanic struggle to expel the white man from his ancestral homeland. And, like Parker, he lived to see his people eclipsed in defeat and exile. One of the most feared of all Indian leaders, his life inspired the character of Blue Duck in Larry McMurtry's classic Texas novel Lonesome Dove.

Satanta was born around 1820 in Kiowa country, somewhere in present-day Kansas or Oklahoma. Little is known of his early life. As he grew up, he became a warrior, participating in raids against the Cheyennes and the Utes and raiding white settlements in Texas and Mexico for horses and other booty. By 1865, the tall, muscular Kiowa had become important enough to accompany Dohäsan (Little Mountain), the principal chief of the Kiowas, and two other well-known chiefs to treaty negotiations.

Dohäsan led the Kiowas for more than thirty years and was renowned as both a warrior and a shrewd politician. As long as he was living, Satanta and other subchiefs were willing to follow his lead, tacking between war and diplomacy to stop the increasing flow of whites into their lands. But after Dohäsan died in 1866, the leadership of the Kiowas split. The majority of Kiowas threw in their lot with the peace chief, Kicking Bird. The warlike younger men were divided between two war chiefs, Satanta and Lone Wolf. The competition set off an especially fierce round of raids across the southern plains in 1866 and 1867.

Satanta's exploits earned him the right to represent the Kiowas at the Medicine Lodge Treaty council in Kansas in October 1867. In spite of the success of their raids, Satanta and the elderly chief who accompanied him, Satank (Sitting Bear), both realized that the Kiowas were in deep trouble. Like other tribes, they had been greatly weakened by epidemic disease. Moreover, it was easy to see that the U.S. army was increasing its presence in the West now that the American Civil War had ended. Satanta and Satank signed the treaty, which required that the Kiowas move to a reservation in Oklahoma. However, the treaty was a dismal failure, and the Kiowas were back on the warpath within months.

During the winter of 1868-1869, the U.S. army undertook its most important campaign against the Indians in decades. The so-called "winter campaign" of General Phil Sheridan made use of all of the devastating tactics learned by the Army in the Civil War, including burning the Indians' homes, killing their horses, and even entering villages to kill unarmed women and children. The militants Satanta and Lone Wolf decided to surrender to a subordinate of Sheridan's, Colonel George Armstrong Custer, rather than risk a massacre of their people. Custer took the two chiefs hostage and held them prisoner for several months until Kicking Bird won their release by promising to take the Kiowas to the reservation.

An uneasy peace lasted until the spring of 1871, when fourteen white Texans were killed in renewed raids by the Kiowas. Lone Wolf and Satanta were both leading their own factions again, and Satanta headed out of the reservation with a war party of about one hundred warriors, including the able Big Tree and the elderly Satank. Their raids culminated in the notorious Warren Wagon Train Raid (See Native American Relations in Texas for more.) Back at Fort Sill, Oklahoma, Satanta bragged openly about the massacre. He was arrested by the commander of the U.S. Army, General William Tecumseh Sherman, and taken under guard for trial at Fort Richardson in Jacksboro, Texas.

A lieutenant at the fort vividly described Satanta when he arrived at the fort: "He was over six feet and, mounted on a small pony, seemed taller. He was stark naked but for a breech clout and beaded moccasins. His coarse black hair, powdered with dust, hung tangled about his neck except a single scalp lock with an eagle feather to adorn it. The muscles stood out on his giant frame like knots, and his form was proud and erect in the saddle, while his motionless face and body gave him the appearance of a bronze statue. Nothing but his intensely black glittering eyes betokened any life in his carved figure. Every feature of his face spoke disdain for the curious crowd that gathered about him. His feet were lashed with a rawhide lariat under the pony's belly, and his hands were tied. Disarmed and helpless, he was a picture of fallen savage greatness."

The trial of Satanta and Big Tree became a national sensation. (Satank was killed before the trial in an escape attempt.) It was the first time that Indian chiefs had been tried for murder in a court of law. They were sentenced to death. Under pressure from eastern humanitarians and fearing igniting a larger Indian war, Governor Edmund J. Davis commuted their sentences to life in prison and ordered Satanta and Big Tree locked up in Huntsville prison.

After two years, Davis paroled the chiefs in a move designed to appease the Kiowas, who were increasingly outraged about the slaughter of the buffalo. Needless to say, this decision was extremely unpopular with white Texans and with General Sherman, who wrote, "I believe Satanta and Big Tree will have their revenge, if they have not already had it, and if they are to take scalps, I hope that yours is the first that will be taken."

Nor did the parole have the effect for which Davis hoped. Within mere days of being released from custody, Kiowa and Comanche war parties descended on Texas. Over the next year, Satanta was often seen on these deadly raids, including the Second Battle of Adobe Walls in June 1874, a debacle that all but destroyed the Kiowas as a military power. In September 1874, Satanta turned himself in to authorities and was taken back to Huntsville to resume serving his life sentence.

Four years later, Satanta committed suicide by jumping out a window. He was buried in the prison graveyard. In 1963, Satanta's grandson claimed his body and returned it for burial in Fort Sill, Oklahoma.

Satanta I speak to
Lone Wolfe, Kicking Bird and all and
want them to pick up a good road
to the other Comanches now raiding

in Texas I want them to quit it and
stay here on the reservation. This Chief
(Mr Smith) has come from Washington to
tell them what the Great Father wants
them to do. While in Texas in prison I
was treated kindly, no one struck or abused
me. Some one told my tribe I was dead
which was wrong. I mean what I say.
I take my Texas father by the hand and
hold him tight. I am half Kiowa and
half Arrapahoe [sic]. Whatever the white man
agrees in, that is what I want my
people to do. Strip these things off of
me that I have worn in prison, turn
me even to the Kiowas and I will live
on the white man&rsquos road forever. Girar
me over to my people and they will do as
the white man wants them. The Father
in Washington has selected good men to
meet my tribe and do what is good. los
best thing to do for my people is to re-
lease me. That is what I have to
say to the White People and now I will
talk to my Chiefs.

(He addresses his people in Kiowa
and on being told that he must
talk to them in Comanche so that
the Interpreter could interpret what

he said he desisted from saying
more and took his seat.)

(Lone Wolfe. Kiowa Chief.) My people
have come here to-day to hear what the
Governor of Texas has to say to them
and afterwards we will answer.

Satanta's speech at the Negotiations Concerning Satanta and Big Tree, October 6, 1873. Texas Indian Papers Volume 4, #224, Archives and Information Services Division, Texas State Library and Archives Commission.


Silent Death

This 1880s cabinet photo taken at Arizona’s Fort Apache features an Indian holding two arrows in his bow that looks to be a Self Bow, made of one piece from local wood, possibly willow, mesquite, cottonwood or juniper. His 1883 blue wool U.S. Army shirt and woven canvas cartridge belt indicate
he may be a scout.
– Courtesy Phil Spangenberger Collection –

Silent, deadly and accurate at close range, the American Indian’s handmade bow was capable of rapid fire. Because the archer’s bow threw a projectile, it could easily be considered the predecessor to the gun. In the early days of the frontier, it was even superior to the settler’s firearms.

While the bow predates recorded history, some historians feel the weapon did not make its first appearance in North America until around AD 1000, when early Viking explorers introduced it to northeastern North America. Others believe indigenous peoples of the continent knew about the bow as early as 500 BC, although it reportedly began spreading from Alaska down through North America around 2000 BC. Regardless, by the time settlers made contact with frontier Indians, the bow had become a staple for hunting or war.

Up until the mid-19th century and the introduction of repeating firearms, the Indian’s bow was superior to the clumsy, often unreliable and slow loading muzzle-loading weapons of the Europeans. Lead for ammunition for guns could be difficult for Indians to obtain, while the bow’s ammunition—arrows—were literally growing on trees. Easy to make in large quantities, the bow offered rapid fire and reliability.

Artist George Catlin put it best when he wrote of his travels in the 1830s: “An Indian…mounted on a fleet and well-trained horse, with his bow in his hand, and his quiver slung on his back, containing an hundred arrows, of which he can throw fifteen or twenty in a minute, is a formidable and dangerous enemy.”

Indian bows were made in a variety of configurations, such as straight bows, or single or double recurve bows. As a rule, Indian bows ran about three feet in length, although they occasionally reached as long as five. Records show that their bows seldom exceeded what we know as a 60-pound pull, the necessary force to bring the bow to full draw.

Indians made their bows out of natural materials, generally of wood, such as cottonwood, willow, hickory, oak, ash, mesquite, birch, evergreen or any tree found in the Indian’s locale. Bows made from animal parts, such as deer antler, buffalo ribs or whalebone, were also common in certain regions.

Today’s collectors have narrowed Indian bows down to four main types. The first is the most common class of North American bow, the Self Bow, made of one piece of material, usually wood. Next is the rarely encountered Compound Bow, made of several pieces of wood bone or horn that are lashed together, similar to lamination, to form a solid bow. The third is the Sinew Backed Bow made from a brittle piece of wood and reinforced with cord or sinew wrapping. The last type is the Sinew Lined Bow, a self bow with its back strengthened by a sinew strip glued on the outside of the bow or, in certain regions, on both sides of the bow.

Early-day mountain men also made use of the bow. Well-known fur trapper James P. Beckwourth claimed he practiced with it extensively during the early 1820s and became proficient.

For the most part, the bow was exclusively a weapon for the Indians. As 1830s and early 1840s Southwestern traveler Josiah Gregg put it: “The arms of the wild Indians are chiefly the bow and arrows, with the use of which they become remarkably expert…at distances under fifty yards, with an accuracy equal to the rifle.”

Surely, many a frontiersman would have attested to that!

This fine specimen of a mid-19th century Southern Plains outfit consists of a sinew-wrapped bow, a hide and fringed bow case, a lightly beaded, fringed and trade cloth-decorated quiver with a shoulder strap and several arrows.
– Courtesy Richard Manifor Collection –

Famed Kiowa Chief Satanta, present at both famous Adobe Walls battles, in 1864 and 1874, holds his bow, bow case and quiver, made of animal hide trimmed with fur and trade cloth. This circa 1870s photo also shows metal trade arrowheads. Satanta not only led many attacks against settlers, but also helped negotiate the Medicine Lodge Treaty in October 1867.
– Courtesy Phil Spangenberger Collection –

Phil Spangenberger ha escrito para Guns & Ammo, appears on the History Channel and other documentary networks, produces Wild West shows, is a Hollywood gun coach and character actor, and is True West’s Firearms Editor.

Artículos Relacionados

Cotton Smith’s Death Mask follows a trail of ghostly revenge. After ex-Texas Ranger Tanneman Rose&hellip


Ver el vídeo: Kiowa County JH Football vs. Satanta


Comentarios:

  1. Aelfric

    Puedo recomendar entrar en un sitio, con una gran cantidad de información sobre un tema que le interese.

  2. Bamard

    Puedo contigo aceptaré.

  3. Dorrance

    la pregunta satisfactoria

  4. Mazuzilkree

    Me daría la mano al autor y golpearía a todos sus enemigos en la cara.



Escribe un mensaje