Wernher von Braun

Wernher von Braun


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Wernher von Braun, hijo de un barón prusiano, nació en Wirsitz, Alemania en 1912. Estudió ingeniería en el Instituto de Tecnología Charlottenburg de Berlín y después de leer El cohete al espacio interplanetario por Hermann Oberth, se interesó en la tecnología de cohetes y ayudó a formar la Sociedad Alemana de Viajes Espaciales.

En 1932, los logros de Braun atrajeron la atención de Walter Dornberger, quien estaba a cargo de la investigación y el desarrollo de cohetes de combustible sólido en el Departamento de Artillería del Ejército Alemán. Dornberger reclutó a Braun y en 1934 construyó con éxito dos cohetes que se elevaron verticalmente por más de 2,4 kilómetros (1,5 millas).

Dornberger fue nombrado comandante militar de la estación de investigación de cohetes en Peenemünde en 1937. Braun se convirtió en director técnico del establecimiento y comenzó a desarrollar el misil balístico de largo alcance, el A4 y el misil antiaéreo supersónico Wasserfall.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Braun comenzó a trabajar en una nueva arma secreta, el V2 Rocket. Este cohete de 45 pies de largo, de combustible líquido, llevaba una ojiva de una tonelada, era capaz de alcanzar una velocidad supersónica y podía volar a una altitud de más de 50 millas. Como resultado, no se pudo detener de manera efectiva una vez lanzado.

Heinrich Himmler vio el potencial militar de la investigación de Braun y asumió el control de la estación de investigación. Himmler se preocupó cada vez más por la motivación de Braun, considerándolo más interesado en los viajes espaciales que en desarrollar bombas. En marzo de 1944, Braun fue arrestado por la Gestapo y solo fue liberado cuando se convencieron de que Braun estaba dispuesto a usar todas sus energías para desarrollar esta bomba que Himmler creía que tenía el potencial de ganar la guerra.

El cohete V2 se utilizó por primera vez en septiembre de 1944. Se dispararon más de 5.000 V-2 en Gran Bretaña. Sin embargo, solo 1.100 alcanzaron su objetivo. Estos cohetes mataron a 2.724 personas e hirieron gravemente a 6.000. Después de los desembarcos del Día D, las tropas aliadas estaban en Europa continental y pudieron capturar los sitios de lanzamiento y, en marzo de 1945, los ataques llegaron a su fin.

Con el Ejército Rojo avanzando hacia la Estación de Investigación Peenemünde, Braun y su personal huyeron hacia el oeste y se rindieron al Ejército de los Estados Unidos. Braun y otros 40 científicos rockeros fueron llevados a Estados Unidos, donde trabajaron en el desarrollo de misiles nucleares.

En 1952, Braun se convirtió en director técnico de la Agencia de Misiles Balísticos del Ejército de los EE. UU. En Huntsville, Alabama, y ​​fue el principal responsable de la fabricación y el lanzamiento exitoso de los misiles Redstone, Jupiter-C, Juno y Pershing.

Después de que la Unión Soviética lanzara con éxito el Sputnik el 4 de octubre de 1957, Braun se concentró en el desarrollo de cohetes espaciales y en enero de 1958 lanzó Explorador I.

En 1960, Braun se convirtió en director del Centro Marshall de Vuelos Espaciales, donde desarrolló el cohete Saturno que ayudó a Estados Unidos a aterrizar en la luna en 1969.

Cuando el presidente Richard Nixon redujo drásticamente el presupuesto espacial en 1972, Braun renunció y se convirtió en vicepresidente de Fairchild Industries, una empresa aeroespacial.

Wernher von Braun, quien escribió los libros Conquista de la luna (1953) y Frontera espacial (1967) murió de cáncer en Alejandría el 16 de junio de 1977.

En 1932, la idea de la guerra nos parecía un absurdo. Los nazis ni siquiera estaban en el poder. No sentimos escrúpulos morales sobre el posible abuso futuro de nuestro cerebro. Estábamos interesados ​​únicamente en explorar el espacio exterior. Para nosotros era simplemente una cuestión de cómo se ordeñaría con más éxito la vaca dorada.

Desde el invierno de 1939, había estado estrechamente asociado con el centro de desarrollo de Peenemunde, aunque al principio lo único que hacía era satisfacer sus necesidades de construcción. Me gustó mezclarme con el círculo de jóvenes científicos e inventores no políticos encabezado por Werner von Braun: veintisiete años, decidido, un hombre realista en casa en el futuro. Era extraordinario que a un equipo tan joven y sin experiencia se le permitiera llevar a cabo un proyecto que costaba cientos de millones de marcos y cuya realización parecía lejana.

Mi condolencia les sirvió de mucho cuando, a finales del otoño de 1939, Hitler tachó el proyecto del cohete de su lista de empresas urgentes y, por lo tanto, cortó automáticamente su mano de obra y sus materiales. Por acuerdo tácito con la Oficina de Artillería del Ejército, continué construyendo las instalaciones de Peenemünde sin su aprobación, una libertad que probablemente nadie más que yo podría haberme tomado.

Con la estricta censura de prensa impuesta por Hitler, los abusos de su régimen no eran tan visibles para el alemán medio como para un forastero que tenía libre acceso a los medios de comunicación internacionales. Por esta razón, debo decir, más a modo de declaración que como disculpa, que nunca me di cuenta de la profundidad del abismo del régimen de Hitler hasta muy tarde y particularmente después de la guerra, cuando se publicaron por primera vez todos estos terribles abusos. Supongo que hasta aproximadamente un año antes del final de la guerra compartí los sentimientos de la mayoría de los alemanes de que, si bien Hitler era indiscutiblemente un agresor y un conquistador, esto lo colocaba más en una clase con Napoleón que con el diablo encarnado. Si bien desde el principio deploré profundamente la guerra y la miseria y el sufrimiento que se extendió por todo el mundo, me encontré atrapado en una vorágine en la que simplemente sentí que, me gustara o no, era mi deber trabajar por mi país. en guerra.

El 13 de junio de 1942, los jefes de armamento de las tres ramas de las fuerzas armadas, el mariscal de campo Milch, el almirante Witzell y el general Fromm, volaron conmigo a Peenemunde para presenciar el primer disparo de un cohete teledirigido.

Las volutas de vapor mostraron que los tanques de combustible se estaban llenando. En el segundo predeterminado, al principio con un movimiento vacilante pero luego con el rugido de un gigante desatado, el cohete se elevó lentamente de su plataforma, pareció detenerse sobre su chorro de llamas durante una fracción de segundo, luego desapareció con un aullido en las nubes bajas. Wernher von Braun estaba radiante. Por mi parte, me quedé atónito por este milagro técnico, por su precisión y por la forma en que parecía abolir las leyes de la gravedad, de modo que trece toneladas podían lanzarse al aire sin ninguna guía mecánica.

Aproximadamente veinticinco pies de largo, el cohete Wasserfall era capaz de transportar aproximadamente seiscientas sesenta libras de explosivos a lo largo de un rayo direccional hasta una altitud de cincuenta mil pies.

La A-4 es una medida que puede decidir la guerra. Y qué aliento a los de casa cuando atacamos a los ingleses con él. Esta es el arma decisiva de la guerra y, lo que es más, se puede producir con recursos relativamente pequeños. ¡Speer, debes empujar la A-4 lo más fuerte que puedas! Cualquier mano de obra y materiales que necesiten debe suministrarse al instante. Sabes que iba a firmar el decreto del programa de tanques. Pero mi conclusión ahora es: cámbielo y modifíquelo para que el A-4 esté a la par con la producción de tanques. Pero en este proyecto solo podemos utilizar alemanes. Dios nos ayude si el enemigo se entera de este asunto.

El 22 de agosto, un objeto se estrelló en un campo de nabos en la isla de Bornholm en el Báltico, aproximadamente a mitad de camino entre Alemania y Suecia. Era un pequeño avión sin piloto con el número V83, y fue fotografiado rápidamente por el oficial a cargo de la marina danesa en Bornholm, el teniente comandante Hasager Christiansen. También hizo un boceto y notó que la ojiva era un maniquí de hormigón.

Al principio, no estábamos seguros de lo que había encontrado. Según su boceto, tenía unos 4 metros de largo, y podría haber sido una versión bastante más grande de la bomba planeadora HS 293 que KG100 estaba usando ahora contra nuestros buques de guerra en el Mediterráneo. De hecho, resultó que esta bomba en particular había sido lanzada desde un Heinkel III, pero de hecho era un modelo de investigación (la 'V' probablemente significaba 'Versuchs', es decir, investigación) de la bomba voladora sobre la que íbamos a escuchar. tanto en los próximos meses.

¿Quién prendió fuego al Reichstag? (Comentario de respuesta)

Los primeros años de Adolf Hitler (Respuesta al comentario)

Adolf Hitler y la Primera Guerra Mundial (Respuesta al comentario)

Adolf Hitler y el Partido de los Trabajadores Alemanes (Responder comentario)

Sturmabteilung (SA) (Responder comentario)

Adolf Hitler y el Beer Hall Putsch (Respuesta al comentario)

Adolf Hitler el Orador (Respuesta al comentario)

Una evaluación del pacto nazi-soviético (comentario de respuesta)

Periódicos británicos y Adolf Hitler (Responder comentario)

Lord Rothermere, Daily Mail y Adolf Hitler (Responder comentario)

Adolf Hitler v John Heartfield (Respuesta al comentario)

Las Juventudes Hitlerianas (Respuesta al comentario)

Liga alemana de chicas (comentario de respuesta)

Noche de los cuchillos largos (comentario de respuesta)

El desarrollo político de Sophie Scholl (comentario de respuesta)

The White Rose Anti-Nazi Group (Respuesta al comentario)

Kristallnacht (Respuesta al comentario)

Heinrich Himmler y las SS (Respuesta al comentario)

Sindicatos en la Alemania nazi (Respuesta al comentario)

Volkswagen de Hitler (El coche del pueblo) (Respuesta al comentario)

Mujeres en la Alemania nazi (Respuesta al comentario)

El asesinato de Reinhard Heydrich (Responder al comentario)

Los últimos días de Adolf Hitler (comentario de respuesta)


Última advertencia del Dr. Wernher Von Braun

El Dr. Wernher Von Braun (23 de marzo de 1912 - 16 de junio de 1977) fue un ingeniero aeroespacial y arquitecto espacial estadounidense nacido en Alemania. Fue la figura principal en el desarrollo de la tecnología de cohetes en la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial y, un pionero de la tecnología espacial y de cohetes en los Estados Unidos. Se le ha llamado "el padre de la NASA".

Mientras tenía veinte y treinta años, von Braun trabajó en el programa de desarrollo de cohetes de la Alemania nazi. Ayudó a diseñar y desarrollar el cohete V-2 en Peenemünde durante la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, fue trasladado en secreto a los Estados Unidos, junto con otros 1.600 científicos, ingenieros y técnicos alemanes, como parte de la Operación Paperclip. Trabajó para el Ejército de los Estados Unidos en un programa de misiles balísticos de alcance intermedio y desarrolló los cohetes que lanzaron el primer satélite espacial Explorer 1 de los Estados Unidos.

En 1960, su grupo fue asimilado a la NASA, donde se desempeñó como director del recién formado Centro de Vuelo Espacial Marshall y como arquitecto en jefe del vehículo de lanzamiento de carga súper pesada Saturno V que propulsó la nave espacial Apolo a la Luna. En 1967, von Braun fue admitido en la Academia Nacional de Ingeniería y en 1975 recibió la Medalla Nacional de Ciencias. También abogó por una misión humana a Marte.

Después de dejar la NASA, von Braun se convirtió en vicepresidente de ingeniería y desarrollo de la empresa aeroespacial Fairchild Industries en Germantown, Maryland, el 1 de julio de 1972.

En 1973, durante un examen físico de rutina, a von Braun se le diagnosticó cáncer de riñón, que no podía controlarse con las técnicas médicas disponibles en ese momento. Von Braun continuó su trabajo en la medida de lo posible, que incluyó la aceptación de invitaciones para hablar en colegios y universidades, ya que estaba ansioso por cultivar el interés en los vuelos espaciales tripulados y los cohetes, en particular su deseo de alentar a la próxima generación de ingenieros aeroespaciales.

Fue en Fairchild Industries donde conoció a Carol Sue Rosin, quien se convirtió en su asistente y en su brazo derecho a menudo hablando por él en conferencias cuando no podía asistir. Durante su tiempo en Fairchild, Rosin se desempeñó como portavoz del Dr. Wernher Von Braun, con quien creó la película y el programa educativo "It's Your Turn" para expandir la diversidad de personas que trabajan en los campos de la ciencia. También fue la primera mujer ejecutiva de una empresa aeroespacial que trabajó como gerente corporativa de Fairchild Industries.

Von Braun murió el 16 de junio de 1977 de cáncer de páncreas en Alexandria, Virginia, a los 65 años.

Pero antes de morir, le pasó su última advertencia al mundo a Carol y le dio instrucciones para que la transmitiera al mundo en beneficio de toda la humanidad, después de su fallecimiento.

Durante su primera reunión con el Dr. Von Braun en Fairchild Industries, que duró 3,5 horas, el Dr. Von Braun le dijo a Carol: "Carol, debes detener la militarización del espacio, porque se está diciendo una mentira a todos". El Dr. Von Braun, a través de su portavoz después de su muerte, Carol Rosin, predijo con éxito la Guerra contra el Terrorismo (que comenzó con el derribo de las Torres Gemelas del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001), luego el miedo a los países del Tercer Mundo ( ahora los llamamos naciones rebeldes como Irán, Corea del Sur, etc.), luego el miedo a un ataque de asteroides que se está promoviendo actualmente, y luego la última carta que sería una invasión alienígena falsa para unir al mundo contra los alienígenas para marcar el comienzo. un Nuevo Orden Mundial (Un Gobierno Mundial y Una Religión Mundial). Y todo sería falso.


Wernher Von Braun de 'For All Mankind' tiene una historia real complicada y controvertida

Aunque Apple's Para toda la humanidad explora una historia alternativa en la que los rusos vencieron a los Estados Unidos en la carrera espacial, todavía hay una serie de personajes históricos que aparecen en la historia. Entre ellos se encuentra Wernher von Braun, un ingeniero aeroespacial que dirigió el primer programa espacial en la NASA durante los años 60. Lo interpreta Colm Feore, quien apareció recientemente en La Academia Umbrella como patriarca problemático Sir Reginald Hargreeves, un precursor apto para Para toda la humanidad, considerando que von Braun también es bastante controvertido.

Según PBS, von Braun nació en una familia aristocrática y conservadora en Alemania en 1912. Se obsesionó con los viajes espaciales cuando era adolescente y comenzó a trabajar como científico espacial para el ejército alemán en la década de 1930, justo cuando Hitler estaba llegando al poder. Eventualmente se convirtió en miembro del Partido Nazi y oficial de las SS, aunque, según la NASA, fue arrestado por la Gestapo en 1944 por comentarios descuidados que hizo sobre la guerra. El cohete que estaba desarrollando en ese momento, conocido como el V-2, también dependía en gran medida del trabajo esclavo de un campo de concentración cercano.

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, von Braun y otros miembros de su equipo se rindieron a los EE. UU. Fueron llevados a Texas como parte de una operación de la CIA llamada Proyecto Paperclip, donde continuaron desarrollando cohetes para el gobierno de EE. UU.

Durante ese tiempo, el trabajo de von Braun pasó de misiles y armamento a los vuelos espaciales. En 1955, apareció en una serie de especiales de televisión de Walt Disney explicando cómo algún día viajaríamos al espacio y aterrizaríamos en la luna, en lo que su equipo fue fundamental para lograrlo. Ayudó a lanzar el primer satélite de EE. UU., Explorer 1, en 1958. Y en 1960, von Braun se convirtió en el director del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA, así como en el arquitecto en jefe del vehículo de lanzamiento Saturn V que luego llevó a los primeros hombres a la luna.

Pero el trasfondo nazi de Braun ha sido, por razones obvias, un punto de discordia en la forma en que se recuerda su trabajo. El satírico Tom Leher escribió una canción sobre el llamado & quot; político de cuotas & quot; von Braun en los años 60, bromeando diciendo: & quot; Una vez que los cohetes están arriba, ¿a quién le importa dónde caigan? Ese no es mi departamento '', dice Wernher von Braun.

En 1976, von Braun fue considerado para una Medalla Presidencial de la Libertad por la administración Ford. La idea fue rechazada por un asistente de la Casa Blanca llamado David Gergen, quien, según El Boston Globe, simplemente escribió: "Lo siento, pero no puedo apoyar la idea de darle [la] medalla de la libertad a [un] ex nazi cuyo V-2 fue disparado en más de 3000 ciudades británicas y belgas". Aún así, von Braun enfrentó pocas consecuencias reales en su carrera.

La cultura popular varía en su descripción de von Braun como héroe o villano, moralmente corrupto o genio apolítico. Se dice que es una de las figuras históricas que inspiraron al personaje principal, un científico nazi, en la sátira de la Guerra Fría de Stanley Kubrik. Dr. Strangelove. Por el contrario, el personaje de Jake Gyllenhaal idolatra a von Braun por sus logros científicos en la película de 1999. Cielo de octubre, que se basa en la infancia del futuro ingeniero de la NASA Homer Hickam Jr.

El lado de la historia en el que cae von Braun depende en última instancia de la interpretación, pero tenga todo esto en cuenta mientras mira Para toda la humanidad, especialmente porque ofrece una versión alternativa de los eventos. Quizás su participación en la Segunda Guerra Mundial tenga consecuencias más significativas en el programa.


¿Wernher von Braun era realmente un nazi?

Esta historia es parte de Pregúntale a Alabama, una interacción semanal con nuestros lectores, donde usted hace las preguntas, vota para decidir qué preguntas respondemos y luego investigamos. Jacob Tyler Hamlin, de Huntsville pregunta: & quot¿Wernher von Braun era realmente un nazi?& quot

Dependiendo de dónde vengas en el estado de Alabama, es probable que nunca hayas oído hablar de Wernher von Braun o que pienses que es un Colón moderno, responsable de guiar a los Estados Unidos al espacio y, finalmente, a la luna. Honestamente, pensé que él era el tipo que hacía las maquinillas de afeitar.

No fue hasta que el presidente Donald Trump apareció en el Centro Cívico Wernher von Braun en Huntsville para manifestarse en nombre del senador Luther Strange el 22 de septiembre que comencé a canalizar mi Seinfeld interior preguntando: & quot; ¿Cuál es el trato con este tipo de la maquinilla de afeitar? ? & quot

Resulta que es más interesante que eso.

Antes de llegar a la respuesta, he aquí una breve historia de von Braun, según un informe de 2002 del Dr. Michael J. Neufeld, curador principal del Smithsonian National Air and Space Museum, y autor de la biografía ven Braun: Dreamer of Space, Engineer of War, y otras cuentas proporcionadas por informes de noticias y académicos.

Von Braun nació en Alemania en 1912 en una familia noble bien conectada en el entonces Imperio alemán. Asistió a varias escuelas en Berlín antes de graduarse con un doctorado en física en 1934, un año después de que el partido nazi y Adolf Hitler tomaran el control de Alemania. En 1937 era el director técnico de un programa secreto de cohetes del Ejército, presidiendo a cientos de trabajadores. Fue el mismo año en que se afilió al partido nazi. En 1942, tres años después de la guerra, lideraba el primer proyecto de misiles balísticos del mundo, conocido como A-4 o V-2. Todavía tenía solo 30 años. Está bien documentado que von Braun no deseaba que su tecnología de cohetes se usara para lanzar municiones para causar daño a otras personas, señaló la biografía de Neufeld & # x27s.

Sospechando que von Braun era un simpatizante comunista, y que planeaba escapar a Inglaterra con los planes para el V-2, Heinreich Himmler, jefe de la policía alemana y uno de los funcionarios de mayor confianza de Hitler, hizo que lo arrestaran, según a la cuenta de von Braun & # x27s. Pasó dos semanas en prisión antes de ser liberado para continuar su trabajo en el V-2. En 1944, se lanzaron cientos de sus cohetes en Londres, Inglaterra. Von Braun declaró más tarde que "el cohete funcionó perfectamente, excepto para aterrizar en el planeta equivocado". Su ambición era aterrizar en la luna.

A principios de mayo de 1945, sintiendo la derrota en la Segunda Guerra Mundial, von Braun y su equipo se rindieron al ejército estadounidense. En cinco meses, von Braun llegó a los EE. UU. En 1950, von Braun fue trasladado a Huntsville, donde continuaría desarrollando cohetes para aplicaciones militares. En el transcurso de la década, se trasladó a la recién creada NASA y estaba ayudando a llevar satélites al espacio y a planificar los históricos alunizajes. No fue hasta mediados de la década de 1960 que la gente comenzó a cuestionar su papel en el Tercer Reich.

Hoy, se le recuerda de dos formas. Para sus partidarios, principalmente en Huntsville, es visto como un héroe que impulsó al ejército estadounidense al siglo XX, fue miembro fundador del complejo industrial militar y ayudó a la NASA a competir con los soviéticos en la carrera espacial. Para otros, él es visto como un oportunista obsesionado con el espacio que estaba dispuesto a trabajar con cualquiera que le diera el dinero para continuar con su trabajo, sin importar si esto le costaba la vida a quienes se interponían en el camino de sus cohetes militarizados. En muchos aspectos, unirse al partido nazi para realizar sus ambiciones científicas fue un trato fáustico, que lleva el nombre de la leyenda popular alemana Fausto, de quien se dice que intercambió su alma con el Diablo por un conocimiento ilimitado.

Wernher von Braun & # x27s fue un célebre pionero de los cohetes en Huntsville, Alabama.

En una entrevista de seguimiento, nuestro autor de preguntas Hamlin dijo que la gente en Huntsville generalmente actúa como si la vida de von Braun comenzara después de la guerra, aparentemente ignorando su controvertido pasado.

"Creo que es vergonzoso que un hombre que creó poderosas bombas para los nazis que se usaron para matar a civiles inocentes sea idolatrado en nuestra pequeña ciudad de Alabama", dijo Hamlin. “Ciertamente fue un hombre brillante que cambió totalmente la trayectoria de la industria espacial estadounidense. Pero, cuando nosotros, como sociedad, optamos por centrarnos únicamente en las cosas buenas que logró, no hacemos ningún favor a los judíos esclavizados que construyeron los cohetes que diseñó y a los hombres, mujeres y niños inocentes de Inglaterra que sintieron la ira de esas armas ''.


Wernher von Braun

Wernher von Braun fue un ingeniero y científico espacial pionero. Sus primeros esfuerzos fueron en nombre de la Alemania nazi. Después de la Segunda Guerra Mundial, llegó a Estados Unidos, donde sus esfuerzos llevaron al desarrollo de Explorador satélites Júpiter, Júpiter-C, Pershing, Redstone y Cohetes Saturnoy Skylab, la primera estación espacial del mundo. Von Braun nació el 23 de marzo de 1912, el segundo de tres hijos del barón Magnus von Braun. Incluso a una edad temprana, von Braun fue un visionario. A los 10 años, decidió que su objetivo en la vida era "ayudar a girar la rueda del tiempo". Como estudiante, estaba más interesado en actividades extracurriculares como construir un automóvil, y reprobó matemáticas y física. Sin embargo, se matriculó en el Instituto de Tecnología de Berlín en 1930 y recibió su licenciatura allí en 1932. Obtuvo su doctorado en física en la Universidad de Berlín dos años después. En 1932, el interés de von Braun en los cohetes había atraído la atención de los oficiales militares alemanes, quienes le proporcionaron 400 dólares para construir uno. Su prueba falló, pero reconocieron su talento y lo contrataron de todos modos. En 1934, estaba construyendo cohetes junto con el capitán de artillería Walter Dornberger y un equipo de 80 ingenieros. Su instalación al sur de Berlín no era adecuada, por lo que los alemanes decidieron construir una más grande en Peenemünde, en la costa báltica. Aquí von Braun y su equipo diseñaron y construyeron el cohete A-4, más tarde rebautizado como V-2, que se usó en Londres. El primer lanzamiento de prueba tuvo lugar en 1942, y se desplegó sobre una base militar el 7 de septiembre de 1944. En el momento de su explosión sobre Londres, von Braun comentó a sus colegas: “El cohete funcionó perfectamente, excepto para aterrizar en el lado equivocado planeta. & # 34 El programa V-2 no fue especialmente eficaz, causando sólo 2.754 muertes en Inglaterra en comparación con más de 50.000 muertos en bombardeos. Posteriormente, Von Braun fue encarcelado por las SS y la Gestapo por un crimen contra el estado. Su delito fue entretener "sueños frívolos" de cohetes orbitando la Tierra y posiblemente la luna, en lugar de fabricar cohetes más grandes para la máquina de guerra de Hitler. Von Braun regresó a Peenemünde después de su liberación, que fue orquestada por Dornberger, quien convenció a las SS y a la Gestapo de que Hitler los haría fusilar a todos si Von Braun no completaba el cohete V-2. Cuando la guerra llegó a su fin, von Braun preguntó a su personal a quién deseaban rendirse. Temían a los rusos y preferían a los estadounidenses. Utilizando documentos falsificados y un tren robado, von Braun condujo a un grupo de alrededor de 500 a través de Alemania hasta que localizaron a un soldado estadounidense y se rindieron a él. Muchos miembros del equipo de producción de von Braun fueron capturados por los rusos. Los estadounidenses se dieron cuenta de su importancia e inmediatamente fueron a Pennemunde y Nordhausen para tomar posesión de tantos V-2 y V-2 partes como sea posible, para un total de 300 trenes de carga. Luego destruyeron el resto con explosivos. El 20 de junio de 1945, el secretario de Estado de Estados Unidos, Cordell Hull, aprobó la transferencia de los especialistas en cohetes alemanes de von Braun a Estados Unidos. Después de ayudar a examinar los documentos de Pennemunde, se trasladaron juntos a Fort Bliss, Texas, al norte de El Paso. Al principio, no se les permitió salir de la base sin escolta militar. En Fort Bliss, ayudaron a restaurar los V-2 a condiciones de trabajo y dieron consejos sobre el futuro de los usos militares y de investigación de los cohetes. En 1950, von Braun y su equipo se mudaron a Huntsville, Alabama, donde permaneció von Braun durante los siguientes 20 años. En las instalaciones del Arsenal de Redstone, desarrollaron el cohete Redstone y más tarde el cohete Jupiter-C. Fue un Júpiter-C el que lanzó Explorer 1, el primer satélite en órbita de Estados Unidos, el 31 de enero de 1958. Von Braun también encontró tiempo para cooperar con Walt Disney como director técnico de tres películas de televisión de Disney sobre la exploración del espacio. Von Braun sintió que su participación en Disney ayudaría a impulsar el interés en la exploración espacial por medios pacíficos. La NASA se estableció el 29 de julio de 1958. Dos años más tarde, abrió el Centro Marshall de Vuelos Espaciales en Huntsville. Von Braun se convirtió en el primer director del centro en julio de 1960, y mantuvo ese puesto hasta febrero de 1970. El Saturno, el primer cohete de Estados Unidos capaz de lanzar astronautas a la luna, pronto se desarrolló en Marshall. Después de que Saturno entregó al primer hombre a la luna, von Braun jugó un papel decisivo en el desarrollo del Saturno 1B, que levantó Skylab, la primera estación espacial del mundo, en órbita. El último uso de Saturno fue conectarse con el ruso Soyuz embarcaciones durante la histórica misión Apollo-Soyuz de 1975. Las diferencias en el pensamiento estratégico persuadieron a von Braun de retirarse de la NASA en 1972. Se unió a Fairchild Industries como vicepresidente en, apropiadamente, Germantown, Maryland, donde participó activamente en el establecimiento del Instituto Nacional del Espacio. Con el diagnóstico de cáncer, von Braun renunció a Fairchild el 31 de diciembre de 1976. Murió el 16 de junio de 1977 en Alexandria, Virginia]. Le sobreviven su esposa, tres hijos y dos hermanos.


Nueva investigación de cohetes en Estados Unidos

Unos meses más tarde, von Braun y alrededor de 100 de su equipo de cohetes fueron llevados a los Estados Unidos, donde reiniciaron su investigación utilizando cohetes V-2 capturados.

Desafortunadamente, von Braun se encontró nuevamente trabajando para un gobierno más interesado en la investigación de armas que en la exploración espacial. Sin embargo, la aparente falta de interés del gobierno estadounidense en la exploración espacial (a pesar de la promoción de la idea por von Braun) se revirtió drásticamente en octubre de 1957 cuando la Unión Soviética lanzó su nave espacial Sputnik I.

De repente, a von Braun se le dio el visto bueno para usar un cohete Júpiter desarrollado para el programa de armas para lanzar un satélite desarrollado durante un proyecto descontinuado anterior. El satélite & # 8216Explorer I & # 8217 fue lanzado por von Braun el 31 de enero de 1958, sólo cuatro meses después del Sputnik I. La carrera espacial estaba en marcha.

Cuando se creó la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) en octubre de 1958, von Braun fue nombrado director del centro de vuelos espaciales. Todo su equipo de científicos y tecnólogos fue transferido del ejército a la NASA.


Experiencia americana

Varios meses después de mudarse a Peenemünde en 1937, le dijeron a von Braun que se uniera al Partido Nacionalsocialista. En esta foto de agosto de 1938, lleva la insignia con la esvástica. De los archivos del U. S. Space & amp Rocket Center, Huntsville, AL.]

Seis semanas antes de la histórica misión Apolo 8 de diciembre de 1968 para orbitar la Luna, el director del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA en Huntsville, Alabama, Wernher von Braun, recibió una desagradable sorpresa. Un tribunal de Alemania Occidental le pidió que testificara en el juicio de tres ex hombres de las SS del campo de concentración de Mittelbau-Dora, que habían proporcionado mano de obra esclava para la producción del misil balístico V-2. Von Braun había sido el director técnico de ese proyecto y visitó la fábrica asociada de Mittelwerk una docena de veces. Ahora, el jefe del centro que manejaba el gigantesco cohete Saturno V Moon, temía que la publicidad que lo acompañaba dañara su reputación y la de la NASA. Trató de suplicar, pero al final habló con el juez y el tribunal en el consulado de Alemania Occidental en Nueva Orleans el 7 de febrero de 1969. Un extracto de su entrevista de prensa posterior aparece cerca del comienzo de Persiguiendo la luna, parte 3. Negó cualquier responsabilidad personal y puso tanta distancia como pudo entre su centro de desarrollo de cohetes de Peenemünde y el complejo de Mittelwerk.

Como señala su antiguo representante de prensa, Ed Buckbee, en Persiguiendo la luna, von Braun había recibido pocas preguntas de este tipo. Él y su empleador de 1945 a 1960, el ejército de los Estados Unidos, habían neutralizado de manera efectiva la mayoría de las preguntas incómodas que rodeaban su antiguo servicio para Adolf Hitler. En artículos autobiográficos y entrevistas de prensa, se apegó a la línea de que era un científico apolítico que solo quería ir al espacio. Construyó misiles utilizados contra ciudades aliadas porque era su deber nacional en tiempos de guerra. Admitió que había sido miembro del Partido Nacionalsocialista, pero lo calificó de nominal y necesario para proteger su carrera en una sociedad totalitaria. Si mencionó el trabajo en los campos de concentración, fue solo indirectamente, mientras atribuía toda la culpa a las SS. De hecho, muy poca información sobre la historia del campamento estaba disponible para el público, en parte porque el Ejército clasificó gran parte de ella. Los militares hicieron lo mismo con el rango de oficial de las SS de von Braun y los registros nazis de los más de cien asociados que habían venido a Estados Unidos con él. De lo único que estaba dispuesto a hablar era de su arresto por la Gestapo en marzo de 1944. Supuestamente hizo comentarios borrachos en una fiesta sobre la probable derrota de Alemania y su preferencia por construir una "nave espacial". Le hacía parecer una víctima de los nazis, más que un perpetrador.

Von Braun murió prematuramente de cáncer a los 65 años en 1977 y, por lo tanto, se perdió la tormenta que estalló siete años después. Uno de sus socios más cercanos, Arthur Rudolph, regresó voluntariamente a Alemania en 1984 en lugar de impugnar una audiencia de desnaturalización sobre su papel como gerente de producción en la planta subterránea. El Departamento de Justicia publicó registros relacionados con Rudolph, von Braun y el campamento de Mittelbau-Dora. La membresía de Von Braun en las SS se hizo ampliamente conocida entonces, aunque la Alemania Oriental comunista había intentado en la década de 1960, con poco éxito en Occidente, publicitarla. Gracias al trabajo de los periodistas de investigación en la década de 1980 y de los académicos en la década de 1990, salió a la luz todo sobre su historial nazi y el de sus asociados. Con retraso, muchos se dieron cuenta de la muerte de miles de prisioneros en el programa V-2 y de la posible implicación de von Braun, y algunos asociados clave, en esos crímenes.

¿Qué sabemos sobre su historial nazi? Nacido en 1912, von Braun creció en una familia aristocrática nacionalista muy conservadora, pero se obsesionó con los viajes espaciales en su adolescencia. Impulsado por un sueño de liderar algún día una expedición a la Luna, tomó el rumbo inusual de un barón prusiano (como realmente era) para seguir una carrera de ingeniería. A finales de 1932, el ejército alemán se ofreció a financiar su tesis doctoral si trabajaba en secreto en cohetes de propulsión líquida. Poco después, Hitler se convirtió en canciller. Von Braun fue un nacionalista de derecha de crianza, pero parece haber mostrado poco interés por la ideología nazi o el antisemitismo. A medida que el dinero comenzó a fluir hacia el rearme y finalmente hacia el programa de cohetes, se entusiasmó más con el régimen. En 1933-34, fue miembro de un grupo de equitación de las SS en Berlín, pero las organizaciones nacionalsocialistas estaban presionando a los estudiantes que no eran miembros para que participaran en actividades paramilitares. En 1937, ahora director técnico a la edad de 25 años del nuevo centro de cohetes del Ejército en Peenemünde, en el Báltico, recibió una carta en la que se le pedía que se uniera al Partido. Como requería poco compromiso y podría dañar su carrera decir que no, siguió adelante.

En la primavera de 1940, un hombre de las SS se le acercó con una invitación del Reichsführer-SS Heinrich Himmler para unirse a las SS como oficial. Preguntó a su superior militar, Walter Dornberger, quien le advirtió que era políticamente inconveniente para el programa de misiles si lo rechazaba. Careciendo de convicciones que le hicieran decir que no, von Braun una vez más estuvo de acuerdo, aunque probablemente podría haber puesto excusas para salir de eso. En 1943 había ascendido al rango de Sturmbannführer (mayor), gracias al aprecio de Himmler por su trabajo con cohetes.

Se prepara un misil balístico A-4 (V-2) para su lanzamiento en 1942/43. Fue el logro tecnológico lo que hizo la carrera de von Braun, pero también lo llevó a una complicidad más profunda con los crímenes nazis. Museo Nacional del Aire y el Espacio Smithsonian (NASM 77-14261)

En octubre de 1942, el V-2 realizó su primer vuelo exitoso. Hitler, motivado por el empeoramiento de la situación de guerra, pronto aprobó la producción a pesar de la inmadurez tecnológica del misil. El problema era dónde conseguir la mano de obra cuando las insaciables demandas del Frente Oriental hicieron que escaseara la mano de obra alemana. Como en el resto de la economía de guerra, la respuesta fue la brutal explotación de los trabajadores extranjeros y los reclusos de los campos de concentración. Gracias a la recomendación de Arthur Rudolph, se fundó un campamento de las SS en Peenemünde. Paralelamente, los prisioneros fueron trasladados a otros dos posibles emplazamientos de la fábrica de V-2. Pero después de un ataque aéreo británico masivo en Peenemünde en agosto de 1943, Hitler y Himmler decidieron concentrar la fabricación en una planta subterránea, lo que llevó a la fundación de Mittelwerk y el campo de Dora. Von Braun había estado fuera de la cadena de toma de decisiones sobre los trabajadores del campo, pero la nueva situación lo puso en contacto directo con ellos y con decisiones sobre cómo desplegarlos. Admitió ante el tribunal de Alemania Occidental en 1969 que había visto condiciones terribles bajo tierra, aunque nunca admitió haber visto cadáveres o recibir informes de sabotaje que llevaron a la ejecución de ahorcamientos de prisioneros. En el verano de 1944, trató de ayudar a un físico francés prisionero, Charles Sadron, pero también habló con el comandante del campo de concentración de Buchenwald sobre la transferencia de prisioneros calificados a Mittelbau-Dora para un laboratorio que esperaba que Sadron dirigiera (Sadron se negó). Al parecer, algunos hombres fueron trasladados, lo que podría implicarlo aún más en crímenes de lesa humanidad.

Mientras tanto, la Gestapo realmente había arrestado a von Braun. Fue liberado por la intervención del general Dornberger y el ministro de Armamento Albert Speer, quien declaró que era indispensable para el programa V-2. El peligroso arresto de diez días parece haber cristalizado la alienación de von Braun del régimen nazi y de Hitler, a quien había conocido cuatro o cinco veces. En mi opinión, von Braun había entrado sonámbulo en un trato fáustico con los nazis, quienes le prometieron todo el dinero y el poder que quería para construir cohetes, siempre que lo hicieran a su manera, para sus propósitos. Tardíamente se dio cuenta de que estaba atrapado, pero todavía estaba imbuido de las ideas nazis y era leal al Ejército y sus superiores. Al final de la guerra, se le vio más a menudo con el uniforme de las SS, lo que le proporcionó cierta protección contra los verdaderos creyentes nazis mientras Alemania se encaminaba hacia una derrota catastrófica. He was lucky to be salvaged from that situation by surrendering to the U.S. Army in the Alps on May 2, 1945, along with others.

Von Braun with his American superiors, Maj. James Hammill (left) and Col. Holger Toftoy, at Fort Bliss, outside El Paso, Texas, probably in 1945/46. Smithsonian National Air and Space Museum (NASM A-4075).]

Thanks to American military interest in V-2 technology, he arrived in the U.S. in September and was quickly sent to Fort Bliss outside El Paso, Texas, to prepare for the arrival of his team. Their journey was part of a larger program to import German engineers, scientists and technicians that is best known as Project Paperclip. Due to a growing Cold War, that soon became a program of permanent immigration, which required that the dubious Nazi records of some, like von Braun, be covered up. In 1950, the Army moved his group to Huntsville as part of the consolidation and buildup of its missile work. That was where his parallel career as a space advocate took off.

Von Braun was indeed driven by a dream of spaceflight, but he was also a German nationalist who almost effortlessly became an American patriot. In both cases he had no problem building missiles for his country. He was doubtlessly an opportunist, although not one, as Tom Lehrer’s song parody would have it, completely without principles. He was, in my view, the most important rocket engineer and space promoter of the twentieth century, but his legacy will forever be tarnished by his service to a murderous regime.

Michael J. Neufeld

Michael J. Neufeld, a Senior Curator at the National Air and Space Museum, is the author of The Rocket and the Reich (1995), Von Braun: Dreamer of Space, Engineer of War (2007), and Spaceflight: A Concise History (2018), among other works.


Ahora en Streaming

Sr. Tornado

Sr. Tornado es la notable historia del hombre cuyo trabajo pionero en investigación y ciencia aplicada salvó miles de vidas y ayudó a los estadounidenses a prepararse y responder a los peligrosos fenómenos meteorológicos.

La Cruzada contra la Polio

La historia de la cruzada contra la poliomielitis rinde homenaje a una época en la que los estadounidenses se unieron para conquistar una terrible enfermedad. El avance médico salvó innumerables vidas y tuvo un impacto generalizado en la filantropía estadounidense que se sigue sintiendo en la actualidad.

Oz americano

Explore la vida y la época de L. Frank Baum, creador de la amada El maravilloso mago de Oz.


Conversation with Michael J. Neufeld: Wernher von Braun’s Pact with the Devil

METROichael J. Neufeld, chair of the Space History Division at the Smithsonian’s National Air and Space Museum, spent twenty years researching the life of rocket pioneer Wernher von Braun. El resultado es Von Braun, the first complete biography of the controversial German engineer who spearheaded the Nazis’ V-2 rocket program at Peenemünde and then became a key figure in U.S. Army and NASA rocket development after the war. In this new book, Neufeld reveals previously unknown details about von Braun’s Faustian bargain with the Nazi regime.

You make the point that Peenemünde could scarcely have existed without von Braun.

He really was indispensable. There are lots and lots of talented scientists and engineers, but there aren’t very many of them who are very good at managing large numbers of people. Even rarer are the people who successfully manage thousands of people.

Por qué hizoit take so many people to develop the V-2?

If you look at rockets circa 1930, they were small-scale battlefield weapons. In World War I rockets were basically signal flares— that’s the only application they had. Small solid-fuel artillery rockets appear in World War II with the German Nebelwerfer and the Soviet Katyusha, but the liquid-fuel project in Germany was radical. It took a speculative technology and scaled it up in an enormous way in a very short time. In ten years they went from an amateur scale to a rocket that could go two hundred kilometers.

Nobody else was even close.

In World War II, on liquid-fuel ballistic missile technology, they were way ahead of everybody. One of the ironies of course is that the V-2 wasn’t a good investment for the Third Reich. It was a spectacular technology but militarily it was a boondoggle.

Did von Braun himself really believe in the V-2 as a wonder weapon?

He believed in it until late in the war. The British captured one of the officers of the V-weapons unit towards the end of the war and he said that von Braun had acknowledged very late in the war that the V-2 wasn’t going to live up to the promises made to the führer. Right after the war, in May ’45, when von Braun gave his famous report to the Allied investigators in which he predicted space flight, he also mentioned that the V-2 was somewhat like the bomber of World War I—something that was a pathway to the future, not so much effective in itself.

In fact the V-2 really didn’t make much of a difference in the war.

No—the V-2 was really a failure. It was a very inefficient way to deliver a one-ton bomb. A B-17 could deliver maybe six times the bomb load of a V-2, and a Lancaster considerably more. The accuracy was also incredibly poor—the prob able error was on the order of ten miles. So an urban area the size of London was the only thing you had a hope of hitting.

You speculate that the Nazis were actually thinking of using the V-2 with a chemical warhead.

Although no documents survive from this period—and I wonder if that’s not intentional—I think in the early years of the program one option would be to bombard enemy cities with poison gas. Chemical weapons were very closely integrated with the German army rocket program.

Von Braun later tried to give the impression that his only real interest in rockets was for the future of space flight. Was that true, or was it a way to justify his work for the Nazis?

It was a bit of both. In reality he was obsessed with going into space. I really became convinced of it when I found that he actually wanted to fly in space and land on the moon himself. Certainly from the age of sixteen, he decided,“This is my life’s work,” and became completely obsessed with it. So this was fundamental to his being willing to sell his soul to the Nazis in order to get money for rockets. But that’s one side. The other side is that he came from a very aristocratic, conservative family. He was a Prussian baron he had a family line of Prussian officers behind him he was raised as this right-wing German nationalist. He had no trouble going along with the Third Reich.

The morality just didn’t seem to concern him that much.

Exactamente. He does wake up in 1944, after his arrest by the Gestapo, and suddenly realizes just who he’s working for and the deal he has made.

How do you explain his decision to join the SS in 1940?

Earlier, in 1937, he was told, “You really ought to join the [Nazi] party if you don’t it will harm your career.” Then the SS came along with the same kind of appeal. It’s inconvenient to say no, and he gets in deeper and deeper. But we shouldn’t give him a free pass on that. The reality in the Third Reich was that you could figure out a way to weasel out by making excuses, by saying “I don’t have the time.” But I think in the case of von Braun these thoughts never even entered his head. For him his career, rocketry, was everything.

After the war things started to come out about the horrific treatment of con centration camp prisoners at the un derground V-2 factory, the Mittelwerk.

There were three to four thousand prisoners living in the tunnels, sleeping on bare rock or straw. The tunnels quickly became filled with lice, fleas, and excrement there were no sanitary facilities and virtually no drinking water, and the prisoners were totally exhausted and began dying like flies from diarrhea, lung diseases: dozens per day. There were three thousand deaths in the winter of ’43–44.

Is it possible von Braun didn’t know what was going on there?

Absolutamente no. In the sixties when this began coming out mostly from East Germany, nobody paid it much attention and it was dismissed as [Communist] propaganda. But we now know that von Braun set foot in that place at least a dozen times. We know of his direct encounters with concentration camp prisoners.

The most striking thing that emerges about von Braun’s personality was his seemingly boundless confidence.

Yes, and one of the things that undercuts his later claims to have felt guilty about what happened during the war is that when he was captured by the Americans in 1945 he was just ecstatic. He wanted to go to the United States because he felt that this was the place he could continue rocket development.

Él era extraordinarily self-confident— this is one thing that everybody says about him over and over. He was an enormously charismatic person he would just light up the room. He was funny, he was smart, extraordinarily good looking. He mesmerized people.

In 1951, here he is being interviewed by the Neoyorquinomagazine, proudly talking about how Hitler personally granted him the title “professor”— which he kept on using.

I wonder if he ever did realize it was an embarrassment. After the war he was clear in saying that Hitler was an evil person. But he still viewed his so-called professor ship, which in the German system was the highest honor an academically trained person could have, as something he had earned for his accomplishments with the V-2 and rocket development.

It was in the late fifties, the Sputnik era, when the U.S. Army told him, “You just can’t use the professor title anymore.”

How important was von Braun to the American rocket program?

A lot of the histories have almost left everyone else out and acted like we got everything from the Germans. The reality was a lot more complicated. The Germans played a significant role, certainly. The most significant thing was in the late fifties when von Braun and company were transferred to NASA and led the development of the Saturn launch vehicles for the moon landing program.

But fundamentally what happened in the cold war was the huge resources invested by the air force in the ICBM pro gram, which is where a lot of American rocket development happened. And it took technological revolutions in both missiles and nuclear bomb design to produce an effective weapon. The ballistic missile wasn’t an effective weapon until you put a nuclear warhead on top of it—and suddenly it became a super weapon.

Originally published in the December 2007 issue of Revista de la Segunda Guerra Mundial. Para suscribirse, haga clic aquí.


Wernher von Braun - History

Wernher von Braun (1912-1977) was one of the most important rocket developers and champions of space exploration during the period between the 1930s and the 1970s. As a youth he became enamored with the possibilities of space exploration by reading the science fiction of Jules Verne and H.G. Wells, and from the science fact writings of Hermann Oberth, whose 1923 classic study, Die Rakete zu den Planetenr umen (By Rocket to Space ), prompted young von Braun to master calculus and trigonometry so he could understand the physics of rocketry. From his teenage years, von Braun had held a keen interest in space flight, becoming involved in the German rocket society, Verein fur Raumschiffarht (VfR), as early as 1929. As a means of furthering his desire to build large and capable rockets, in 1932 he went to work for the German army to develop ballistic missiles. While engaged in this work, on 27 July 1934, von Braun received a Ph.D. in Physics from the University of Berlin.

Von Braun is well known as the leader of what has been called the "rocket team," which developed the V-2 ballistic missile for the Nazis during World War II. The V-2s were manufactured at a forced labor factory called Mittelwerk. Scholars are still reassessing his role in these controversial activities.

The brainchild of von Braun's rocket team operating at a secret laboratory at Peenem nde on the Baltic coast, the V-2 rocket was the immediate antecedent of those used in space exploration programs in the United States and the Soviet Union. A liquid propellant missile extending some 46 feet in length and weighing 27,000 pounds, the V-2 flew at speeds in excess of 3,500 miles per hour and delivered a 2,200 pound warhead to a target 500 miles away. First flown in October 1942, it was employed against targets in Europe beginning in September 1944. By the beginning of 1945, it was obvious to von Braun that Germany would not achieve victory against the Allies, and he began planning for the postwar era.

Before the Allied capture of the V-2 rocket complex, von Braun engineered the surrender of 500 of his top rocket scientists, along with plans and test vehicles, to the Americans. For fifteen years after World War II, von Braun would work with the United States army in the development of ballistic missiles. As part of a military operation called Project Paperclip, he and his "rocket team" were scooped up from defeated Germany and sent to America where they were installed at Fort Bliss, Texas. There they worked on rockets for the United States army, launching them at White Sands Proving Ground, New Mexico. In 1950 von Braun's team moved to the Redstone Arsenal near Huntsville, Alabama, where they built the Army's Jupiter ballistic missile.

In 1960, his rocket development center transferred from the army to the newly established NASA and received a mandate to build the giant Saturn rockets. Accordingly, von Braun became director of NASA's Marshall Space Flight Center and the chief architect of the Saturn V launch vehicle, the superbooster that would propel Americans to the Moon.

Von Braun also became one of the most prominent spokesmen of space exploration in the United States during the 1950s. In 1970, NASA leadership asked von Braun to move to Washington, DC, to head up the strategic planning effort for the agency. He left his home in Huntsville, Alabama, but after about two years he decided to retire from NASA and to go to work for Fairchild Industries of Germantown, Maryland. He died in Alexandria, Virginia, on 16 June 1977.