Miniatura de Aethelflaed

Miniatura de Aethelflaed


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Æthelflæd, Dama de los Mercianos.

Æthelflæd, nació en un momento en que las mujeres, incluso las mujeres nobles, eran consideradas insignificantes, destinadas solo a ser recordadas como una nota al pie en las historias de los hombres. Pero, ese no sería el destino de Æthelflæd. Como Dama de los Mercianos, no solo mantuvo sus territorios contra los invasores vikingos, sino que los extendió y cambiaría la faz de Inglaterra. Æthelflæd murió en el apogeo de su poder, y es la única mujer gobernante en la historia británica en ser reemplazada por su hija. A pesar de su éxito, la historia de Æthelflæd no es muy conocida, que es algo que este artículo busca cambiar al compartir la historia de esta increíble mujer con una nueva audiencia.

(Æthelflæd como se muestra en el cartulario de Abingdon Abbey. Artista desconocido. Imagen de: http: //www.bl.uk/onlinegallery/onlineex/illmanus/cottmanucoll/q/zoomify75052.html)

Se desconoce la fecha y el lugar exactos del nacimiento de Æthelflæd, pero la mayoría está de acuerdo en que fue entre finales de 686 (el año de matrimonio de sus padres) y 870, en Chippenham. Ella era la mayor de los cinco hijos supervivientes de Alfred el Grande y su esposa Ealhswith. Su nombre, a diferencia de muchos de los de la época, era original, y no tomado de un antepasado, su significado es debatido. Micheal Wood sugiere que significa belleza noble, 'Æthel' significa noble y 'flæd' significa belleza, Joanna Arman, sin embargo, sugiere. el significado de 'flæd' también podría haber significado "& # 8230algo como 'inundación', o algo que fluye, por lo que su nombre podría significar algo como 'rebosante de nobleza' '. Se dijo que el rey Alfredo lamentó no haber recibido una educación formal en su juventud, por lo que se aseguró de que sus hijos, incluido Æthelflæd, recibieran una buena educación.

(Miniatura medieval de Æthelflæd en rollo genealógico de los reyes de Inglaterra. Siglo XIV. Imagen de: https://www.ancient-origins.net/news-history-archaeology/Æthelflæd-0012746)

Los vikingos eran una amenaza siempre presente que continuaría durante toda la vida de Æthelflæd. Cuando era niña, habría sabido que su padre y otros parientes varones podrían ser llamados a la guerra en cualquier momento y no regresarían. De hecho, Margaret C. Jones escribe que, "Los vikingos fueron los hombres del saco de su tiempo". En 878, Alfred y su corte, incluido Æthelflæd, residían en la residencia real en Chippenham, ya sea para celebrar la Navidad o para que Alfred pudiera aplacar a los señores que deseaban derrocarlo, cuando fueron atacados por una gran fuerza vikinga llamada liderada por Guthrum. Cuando los guardias la llevaron a un lugar seguro en los bosques cercanos, Æthelflæd debió de estar aterrorizado. Tras el ataque, Alfred se vio obligado a exiliarse, y aunque las fuentes no dicen que iba acompañado de su familia, es casi seguro que lo habrían acompañado, de haberse quedado atrás habrían enfrentado un futuro desagradable y posiblemente corto. Permanecieron en el exilio hasta 878 cuando Alfred ganó la Batalla de Edington y asedió con éxito a Chippenham obligando a los daneses a rendirse, recuperando así su reino.

Ahora que había recuperado su reino, Alfred recordó a su familia donde se escondían en Somerset y se puso a trabajar en la reconstrucción de su reino. Esto incluyó la construcción de burhs defensivos y la formación de fuertes alianzas con señores poderosos, incluido Æthelred, un ealdorman de Mercia que se convertiría en el marido de Æthelflæd. A pesar de asegurarse de que su hija recibiera una buena educación, se esperaba que ingresara a la iglesia o se usara para hacer un matrimonio ventajoso, que en la sociedad anglosajona era esencial para ganar y aferrarse al poder. Estos matrimonios eran tan importantes que una de las palabras de Sajonia Occidental para esposa era "frithuwebbe", que significaba tejedora de la paz. Este iba a ser el destino de Æthelflæd. En 868, cuando Æthelflæd tenía alrededor de 15 o 16 años, se decidió que estaba lista para casarse, y el novio que Alfred eligió fue Æthelred, un ealdorman de Mercia. Se desconoce dónde se casó la pareja, pero lo habrían hecho rodeados de todo Wessex. Alfred le regaló el Londres recién capturado a su yerno. Para Æthelflæd, el matrimonio marcó el final de su infancia y su vida en Wessex, pocos días después de la boda viajó para reunirse con su esposo en Merica, comenzando así su vida como la Dama de los Mercianos.

En el momento de su matrimonio, Æthelflæd tenía entre 15 y 16 años y se pensaba que era unos diez años más joven que su marido. Si bien algunos podrían haberse sentido intimidados por mi nuevo entorno y mi esposo más experimentado, Æthelflæd no lo estaba, escribe Margaret C. Jones:

“Æthelflæd ya conocía su papel en este matrimonio. No sería subordinado. Su lugar estaba al lado de su marido, cargando con él las cargas del estado. Esto, en lugar de tener hijos o fundar y gobernar un convento, como otras mujeres reales de su época, sería el legado de Æthelflæd a Mercia ".

Æthelred parece haber aceptado la co-gobernación de su nueva novia y los dos permanecieron casados ​​durante 25 años, solo tuvo un hijo, una hija llamada Ælfwynn. Bajo su gobierno, Worcester fue fortificada y se hicieron muchos obsequios a la iglesia, incluida la construcción de una nueva catedral en Gloucester.

(Charter S221. Con fecha 901, registro de Æthelred y Ætheflæd donando tierras y un cáliz de oro a la Iglesia Much Wenlock. Imagen de: https: //en.wikipedia.org/wiki/Æthelflæd#/media/File: Charter_S_221, _dated_901, _of_Æthelred_and_theflæd , _gobernantes_de_los_Mercios.jpg)

Alrededor de la década de 900, la salud de Æthelred había comenzado a declinar y Æthelflæd comenzó a tomar más decisiones de liderazgo en solitario. Un ejemplo de ello se da en los Fragmentary Annals of Ireland, que relatan la defensa de Merica de Æthelflæd en 907, contra las fuerzas vikingas dirigidas por Ingimund. La historia cuenta que después de haber salido de Irlanda y haber pedido a Æthelflæd una tierra "& # 8230, construiría graneros y viviendas, porque estaba cansado de la guerra en ese momento". Æthelflæd le dio tierras cerca de Chester, y durante un tiempo todo pareció estar bien. Pronto, Ingimund se sintió insatisfecho y comenzó a conspirar en secreto con los jefes de los noruegos y daneses, quienes acordaron que deberían tomar "& # 8230las buenas tierras ..." & # 8230 reunió a un gran ejército a su alrededor de las regiones vecinas, y llenó la ciudad de Chester con sus tropas ". Cuando los vikingos atacaron, las fuerzas de Aethelflead estaban listas:

“Lo que hicieron los sajones fue poner la cerveza y el agua que encontraron en la ciudad en los calderos de la ciudad, hervirla y arrojarla sobre la gente que estaba debajo de las vallas, para que se les despellejara. La respuesta de los noruegos fue esparcir pieles sobre los obstáculos. Los sajones luego esparcieron todas las colmenas que había en el pueblo encima de los sitiadores, lo que les impidió mover los pies y las manos por la cantidad de abejas que los picaban. Después de eso, abandonaron la ciudad y la abandonaron ". & # 8211 Los Anales Fragmentarios de Irlanda.

Æthelflæd demostró su valía como líder y comandante militar, lo que le valió el respeto de los mercianos.

Como Alfred planeó, el matrimonio aseguró que incluso después de su muerte en 898 y la adhesión de Eduardo el Viejo, la alianza entre Wessex y Merica se mantuvo fuerte. Los dos unieron fuerzas en 910 para derrotar a los vikingos en la Batalla de Tettenhall, donde tres líderes vikingos murieron y cambiaron el equilibrio de poder a los anglosajones. Sin embargo, solo un año después de su éxito en el Tettenhall, Æthelred murió en el 911, dejando a Æthelflæd gobernar solo.

Con Æthelred muerto, en lugar de entrar en un convento o visitar una de sus propiedades, Æthelflæd fue reconocida como la Dama de Mercia. Esto significaba que ya no era una consorte, sino una reina, una posición única para una mujer anglosajona y muestra cuán respetada y aceptada era por la gente de Mercia. Como gobernante, Eduardo el Viejo se encontraba en una posición difícil. Por un lado, tener a su hermana como aliada fortalecería su alianza, por el otro, le preocupaba que ella se volviera demasiado independiente. Al final, ofreció su aprobación siempre que Æthelflæd aceptara que Mercia permaneciera sujeta a la jurisdicción final de Wessex y, además, tuvo que ceder Londres y Oxford a él. Ambos lo hizo. Con su alianza sellada, los ataques de Edward y Æthelflæd contra los vikingos se vuelven más coordinados y agresivos. En lugar de simplemente apuntalar sus defensas en caso de un ataque vikingo, comenzaron a construir sobre la red de burhs fortificados creada por su padre, Alfred. Mientras que Aethefleaed se centró en el norte y el oeste, Edward se centró en East Anglia, Essex y East Midlands, expulsando a los vikingos del centro de Inglaterra.

Los primeros burhs de Æthelflæd se construyeron en Chester y Bremesburh (en lo que ahora es la frontera con Gales). La estrategia de Æthelflæd para fortalecer estas ubicaciones primero fue permitir que las fuerzas de Mercia perfeccionaran las técnicas de construcción de fortificaciones antes de acercar gradualmente la construcción a las fortalezas vikingas. Fue un plan sólido y exitoso. Entonces, cuando los vikingos vieron lo que estaba sucediendo, las guarniciones de Mercia eran demasiado fuertes para que sus tácticas de "blitzkrieg" funcionaran. La última incursión exitosa de Viking fue en 913, cuando saquearon Banbury. En respuesta, Æthelflæd fortificó Buckingham y construyó dos fuertes a ambos lados del río Ouse. La demostración de fuerza funcionó, y los ejércitos vikingos de Northampton y Bedford se sometieron al ejército de Æthelflæd en Buckingham. A estas alturas, la cadena de fuertes de Æthelflæd ahora formaba una línea sureste casi recta desde Chester a Hertford, los únicos estaban en la región central entre Tamworth y Buckingham y la desembocadura del río Mersey. Æthelflæd cerró la brecha de Mersey con dos burhs, en 914 construyó Eddisbury y, en 915 Runcorn, al mismo tiempo que fortificaba Warwick.

No fue solo un programa de construcción lo que trajo éxito a Edward y Æthelflæd, las alianzas exitosas jugaron un papel importante. En 917, Æthelflæd firmó un tratado con dos reyes escoceses, ambos llamados Constantino, asegurando su alianza contra las fuerzas danesas en York. Los daneses, al no querer luchar contra las fuerzas de Athelflaed, apuntaron a las fuerzas escocesas en la Segunda Batalla de Corbridge, resultaría una victoria costosa, ya que habían reducido a la mitad sus tropas para lograrlo. En julio de 917, Edward estaba luchando en el este, Æthelflæd marchó con sus tropas a Derby y rápidamente lo aseguró, los hermanos dieron un golpe aplastante a los daneses. En 918, los daneses en Stamford se sometieron a Edward sin luchar, y los de Leicester se sometió a Æthelflæd sin derramamiento de sangre. York se las arregla para someterse a Æthelflæd, pero antes de que puedan hacerlo, ella muere.

Æthelflæd murió en Tamworth, el 12 de junio de 918. Su muerte pareció ser una conmoción, posiblemente debido a una enfermedad repentina, aunque la constante campaña debe haber tenido su efecto. Fue enterrada en el Priorato de Saint Oswald en Gloucester junto a su marido. Lamentablemente, el priorato y los cedidos de Aetheflaed no han sobrevivido.

(St Oswald & # 8217s Priory Wall: incorpora los restos de la iglesia construida alrededor del año 900 d.C. por Aetheflaed. Imagen de: https: //en.wikipedia.org/wiki/St_Oswald%27s_Priory,_Gloucester)

Después de la muerte de Æthelflæd, la witangemot merciana que había nombrado a Æthelflæd dama de Mercia otorgó el mismo título a su hija de veinte años, Ælfwynn. Esta fue la única vez que una hija sucedió a su madre y la siguiente sucesión de mujer a mujer no fue hasta 1558 cuando Isabel I sucedió a su media hermana María I. El reinado de Ælfwynn fue breve y en 191, su tío, el rey Eduardo, convocó ella a la corte y anexó oficialmente a Mercia. Nadie volvería a reclamar el título, señor o dama de Mercia.

La historia de Æthelflæd es una de las expectativas desafiadas. Se esperaba que se casara y engendrara herederos, en lugar de eso, co-gobernó al lado de Æthelred. Asumiendo el liderazgo y sus fuerzas, cuando su esposo estaba incapacitado. Después de la muerte de Æthelred, se esperaba que se retirara a un convento o una de sus propiedades; en cambio, forjó una alianza con su hermano y se volvió invaluable en su lucha contra los vikingos. Al mando de las fuerzas, Æthelflæd no solo mantuvo sus territorios, sino que los expandió y se volvió tan temida que las fuerzas vikingas se rindieron en lugar de enfrentarse a ella en la batalla. Incluso después de su muerte, desafió las expectativas al ser la única gobernante que le pasó el trono a su hija. Por todo lo que logró, merece ser recordada y aclamada como un modelo a seguir para las mujeres que quieren romper las expectativas que se les depositaron debido a su género.

Autor-Aplicaciones Gemma.

Sabemos que tenemos nuestro propio sitio web donde puede leer esto y todas nuestras publicaciones, encuéntrelo en: sagasofshe.co.uk

La reina guerrera: la vida y la leyenda de Æthelflæd, hija de Alfred el Grande. Por Joanna Arman. (2018)

Fundadora, Luchadora Reina Sajona ÆthelflædLady of the Mecians. Por Margaret C. Jones. (2018)

Una breve historia de los anglosajones Los inicios de la nación inglesa. Por Geoffrey Hindley. (2006)

Mercia-Una guía cautivadora de un reino anglosajón de Inglaterra y las invasiones de los vikingos durante el siglo IX. Cautivando la historia. (2020)


Mary Ann Bernal

El Reino Unido tiene ahora una primera ministra y Isabel II ha sido reina durante más de seis décadas, pero pocos asociarían la Inglaterra anglosajona con mujeres poderosas. Sin embargo, hace casi 1.100 años, Æthelflæd, & # 8220Lady of the Mercians & # 8221, murió en Tamworth & # 8211 como una de las figuras políticas más poderosas de la Gran Bretaña del siglo X.

Aunque se ha desvanecido de la historia inglesa, y a menudo se la ve como un actor secundario en la historia de la creación de Inglaterra, Æthelflæd fue de hecho una figura enormemente importante antes de su muerte en 918, alrededor de los 50 años. De hecho, la sucesión indiscutible de su hija, Ælfwynn, como líder de Mercia & # 8217 fue un movimiento de juego de poder femenino exitoso no igualado hasta la coronación de Isabel I después de la muerte de su media hermana Mary en 1558. Así, mientras Bernard Cornwell & # 8217s novelas y la serie de la BBC El Último Reino es arrogante con los hechos históricos, quizás tengan razón al darle a Æthelflæd un papel importante.

Æthelflæd como se muestra en el cartulario de la abadía de Abingdon (dominio público)

Æthelflæd nació a principios de la década de 870. Su padre, Alfred & # 8220 the Great & # 8221 se había convertido en rey de los sajones occidentales en 871, mientras que su madre, Eahlswith, podía haber sido de la familia real de Mercia. En ese momento, el anglosajón & # 8220England & # 8221 estaba formado por una serie de reinos más pequeños, incluidos Wessex en el sur, Mercia en Midlands y Northumbria en el extremo norte. Todos se enfrentaron a la invasión de las fuerzas vikingas que estaban creciendo en fuerza y ​​ambición, como se describe en el artículo de Charles Insley & # 8217, The Strange End of the Mercian Kingdom y Mercia and the Making of England de Ian Walker.

Famosa estatua del rey Alfredo el Grande en Broadway en Winchester. (CC BY-SA 2.0)

Æthelflæd pasó la mayor parte de su vida en el Reino de Mercia casada con su gobernante de facto, Æthelred. Mercia había visto algunos días oscuros cuando se casó. En el siglo VIII y principios del IX, los reyes de Mercia tenían buenas razones para considerarse los gobernantes más poderosos del sur de Gran Bretaña. Pero en la década de 870, el reino había sufrido dramáticamente los asaltos vikingos que se habían extendido por Inglaterra.

Un rey, Burgred, había huido a Roma, y ​​su sucesor, Ceolwulf II, fue visto como una mera marioneta por el compilador de West-Saxon Chronicle anglosajón y desapareció entre 878 y 883. Pronto, East Midlands fue gobernado por Escandinavos & # 8211 lo que se conoció como & # 8220Danelaw & # 8221 & # 8211, por lo que el reino gobernado por Æthelflæd y Æthelred era para entonces sólo la grupa occidental de la antigua Mercia.

Sin embargo, Æthelflæd y Æthelred juntos participaron en proyectos de reconstrucción masiva en Gloucester, Worcester, Stafford y Chester, supervisando la refundación de iglesias, nuevas colecciones de reliquias y santos y cultos. Famoso, en 909, las reliquias del santo del siglo VII, Oswald fueron trasladadas de Bardney, en las profundidades de Lincolnshire controlado por los escandinavos, a una nueva iglesia en Gloucester. Quizás de manera apropiada, para una pareja que se enfrentaba a los vikingos, Æthelflæd y su esposo tenían un gran apego al santo, un rey guerrero y mártir cristiano. Æthelred fue enterrado junto a Oswald en 911, y Æthelflæd se unió a él siete años después.

Restos del priorato de St Oswalds, Gloucester, lugar de enterramiento de Æthelflæd y Æthelred (dominio público)

Powerplay y política
En ese momento, Athelred y Æthelflæd no se llamaban a sí mismos rey o reina, ni los documentos oficiales o monedas se refieren a ellos como tales. En cambio, usaron el título & # 8220Lord / Lady of the Mercians & # 8221, porque Alfred había extendido su autoridad sobre Mercia y se autodenominó & # 8220King of the Anglos-Saxons & # 8221.

Pero actuaron como gobernantes. Æthelflæd, con su esposo y su hermano Eduardo el Viejo, rey de los anglosajones, lanzaron una serie de campañas militares a principios del siglo X. Estos llevaron a toda Inglaterra al sur del río Humber y Mersey bajo control anglosajón y enrollaron los señoríos escandinavos que se habían establecido en East Midlands y East Anglia.

Estos avances fueron respaldados por un enérgico programa de fortificación, con burhs (ciudades fortificadas) construidas en lugares como Bridgnorth, Runcorn, Chester y Manchester.

Estatua en Tamworth de Æthelflæd con su sobrino Æthelstan, erigida en 1913 para conmemorar el milenio de su fortificación de la ciudad. (Humphrey Bolton / CC BY SA 2.0)

Pero mientras ella se llamaba a sí misma una & # 8220lady & # 8221, los forasteros, especialmente los galeses y los irlandeses, veían a Æthelflæd como una & # 8220queen & # 8221 y ella seguramente no era & # 8217t sólo la esposa sumisa de su marido. Como la hija de Alfredo el Grande, estaba en juego el papel que Mercia y los Mercianos desempeñarían en el reino de los anglosajones.

Una viuda potente
Pero Æthelflæd realmente se recuperó después de la muerte de su esposo en el 911, aunque parece que había tenido mala salud durante la mayor parte de la década anterior. El Registro de Mercia en la Crónica anglosajona, ciertamente celebra sus hazañas desde el 910 en adelante.

En 915, hizo campaña con éxito contra los galeses y los principales reyes galeses, y en Inglaterra comenzó a expandir aún más su reino. En 917-8, su ejército tomó el control de Derby y Leicester ocupados por los vikingos, y justo antes de su muerte, la & # 8220 gente de York & # 8221 & # 8211, es decir, los señores escandinavos del sur de Northumbria & # 8211 también acordaron someterse a ella.

Por un breve momento, tuvo autoridad no solo sobre su propio territorio en Mercia, sino también sobre Gales, las Midlands del Este escandinavo y posiblemente parte de Northumbria, lo que la convierte en quizás una de las tres gobernantes más importantes de Gran Bretaña continental y las demás. siendo su hermano Eduardo rey de los anglosajones y Constantin II macAeda, rey de los escoceses.

Esto la convirtió en una importante actriz política por derecho propio, pero también en una figura respetada y temida. Aún más notable, pasó su autoridad a su hija, Ælfwynn, que tenía alrededor de 30 años cuando murió su madre. El gobierno de Ælfwynn en Mercia, que prácticamente no atrae ningún comentario de los historiadores, duró unos seis meses antes de que su tío Edward lanzara un golpe de estado, la privara de toda autoridad y la llevara a Wessex.

El legado de Æthelflæd & # 8217 es enigmático, envuelto en la & # 8220making of England & # 8221. Pero ella fue una gobernante de importancia en una era definida por la autoridad masculina. De hecho, su proyecto de reconstruir el reino de Mercia y los mercianos podría haber colocado a la Inglaterra central en el corazón de la historia posterior.

Imagen de Portada: Miniatura medieval de Æthelflæd en Rol genealógico de los reyes de Inglaterra. Siglo XIV (dominio público) Cómo pudo haber sido Aethelflad. (¿HÉROES de la historia?)

El artículo, originalmente titulado & # 8216Æthelflæd: The Anglos-Saxon Iron Lady & # 8217 por Philip Morgan, Andrew Sargent, Charles Insley y Morn Capper, se publicó originalmente en The Conversation y se ha vuelto a publicar bajo una licencia Creative Commons.


Pioneros: Æthelflæd, Dama de los Mercianos

En el Mes de la Historia de la Mujer 2020 comencé una serie de mini-pioneras en la que miramos a la emperatriz Theodora, Marie Curie, Christine de Pizan e Ida B Wells, ¡y este año continuaré esta serie explorando más mujeres increíbles!

Entonces, para comenzar, vamos a averiguar sobre Æthelflæd. Era hija de Alfredo el Grande y se convertiría en la Dama de los Mercianos gobernando Mercia de forma independiente desde el 911 hasta su muerte en 918.

Æthelflæd (del Cartulario y costumbres de la abadía de Abingdon, c. 1220)

Æthelflæd era el hijo mayor del rey Alfred de Wessex y su esposa Ealhswith, no tenemos un año de nacimiento exacto, pero es probable que haya sido a finales de la década de 860 / principios de la de 870. Ella estaba viva durante una época de gran agitación, cuando los vikingos eran una fuerza dominante que tomaba muchas partes del país mediante una conquista violenta. Es importante tener en cuenta que Inglaterra no era un país unificado en este punto, eran reinos separados como Wessex, Mercia, Northumbria y East Anglia. Durante su infancia, su padre perdió brevemente su trono ante el vikingo Guthrum y la familia huyó al exilio viviendo en marismas. Este habría sido un momento difícil para Æthelflæd, donde el destino de ella, su familia y Wessex estaba en juego. Afortunadamente, Alfred reclamó su trono, pero este episodio habría aumentado la comprensión de Æthelflæd sobre la política y la guerra, conocimiento que ella utilizaría más adelante.

Era imperativo que las mujeres nobles hicieran matrimonios políticamente sólidos y Æthelflæd no fue diferente, y se casó con Lord Æthelred de Mercia aproximadamente en 886. Mercia se estaba abrumando con los vikingos y se alió con Wessex con Alfred convirtiéndose en el señor supremo de Æthelred. El matrimonio entre Æthelred y Æthelflæd cimentó esta alianza. Estuvieron casados ​​durante unos 25 años y tuvieron una hija, Ælfwynn.

Carta de Æthelred y Ætheflæd con fecha de 901 que registra una donación de tierra y un cáliz de oro a la iglesia de Much Wenlock

Durante su matrimonio, Æthelflæd "jugó un papel activo en las actividades económicas, diplomáticas y políticas de su reino"Y esto no terminó cuando, según consta en la Crónica anglosajona en el 911"Æthelred, señor de Merican murió”. Donde históricamente una mujer puede haberse afiliado a un convento y retirado de la vida pública, fue en este punto cuando Æthelflæd realmente se hizo realidad. Ella comenzó a gobernar Mercia por derecho propio como una líder femenina independiente, conocida como Lady of the Mercians.

Durante su reinado logró mucho, incluida la creación de más burhs que eran un tipo de asentamiento fortificado y la lucha contra los vikingos en Gales y Northumbria. Algunos de estos eventos están registrados en la Crónica anglosajona ...

912: “Æthelflæd, dama de Mercia, en la víspera santa de la Invención de la Cruz, llegó a Scergeat y construyó el municipio allí, y en el mismo año, que en Bridgnorth

913: “Por la gracia de Dios, Æthelflæd, dama de Mercia, fue con todos los mercianos a Tamworth, y construyó el distrito allí a principios del verano y después, antes de que Lammas, lo construyera en Stafford. El año siguiente, el otro se construyó en Eddisbury a principios de verano, y el mismo año, a finales de otoño, que en Warwick

916: “El abad Ecgbriht, inocente, fue asesinado antes del solsticio de verano, el 16 de junio, con sus compañeros, el mismo día que san Cirico mártir. Tres noches después, las tropas de Æthelflæd en Gales irrumpieron en el mero de Brecenan y se llevaron a la esposa del rey, como una de las otras treinta y cuatro "

917: “Æthelflæd, dama de Mercia, con la ayuda de Dios, antes de que Lammas obtuviera el municipio que se llama Derby, con todo lo que le pertenecía. También murieron cuatro de sus thanes, que eran queridos por ella, dentro de las puertas ".

Estos extractos proporcionan una instantánea del tipo de trabajo que Æthelflæd estaba haciendo en Mercia, fortificando sus tierras con el propósito de defenderse y atacando a Danelaw (tierra ocupada por daneses). Wessex y Mercia seguían siendo aliados cercanos con objetivos similares, ya que su hermano Edward había sido rey de Wessex desde la muerte de su padre en 899. Edward incluso había enviado a su hijo Æthelstan para que se criara en Æthelflæd y en la corte de su marido. Los Wessex y Mercia parecen haber coordinado sus programas de construcción y atacaron conjuntamente el Danelaw.

Estatua en Tamworth de Æthelflæd con su sobrino Æthelstan cortesía de Humphrey Bolton CC BY-SA 2.0

Lamentablemente, para Æthelflæd nunca llegó a ver el fruto de algunos de sus esfuerzos.

Después de su éxito en Derby en 917, que fue “el primero de los "cinco distritos" vikingos de la región central del noreste en caer”Ella continuaba con sus esfuerzos, pero murió repentinamente en 918, según consta en la Crónica anglosajona ...

“Ella tomó el distrito de Leicester bajo su gobierno, pacíficamente, a principios de año, y la mayor parte de la fuerza que pertenecía a él quedó sujeta a ella. La gente de York también le había prometido, algunos hicieron promesas y otros lo ataron con juramentos, que estarían bajo su gobierno. Pero muy poco después de que hubieran acordado esto, ella murió, doce noches antes del solsticio de verano, en Tamworth, en el octavo año que estaba con el legítimo señorío que ostentaba el gobierno de Mercia. Su cuerpo yace en Colchester, en la capilla este de la Iglesia de San Pedro.

Æthelflæd en la Crónica genealógica de los reyes ingleses del siglo XIII,

La hija de Æthelflæd retuvo el poder como la próxima Dama de los Mercianos, pero no por mucho tiempo como dice la Crónica anglosajona en 919 "la hija de Ethelred, señor de Mercia, fue privada de todo poder en Mercia y llevada a Wessex”. Edward tomó el control de Mercia, lo que probablemente había sido una ambición suya a largo plazo, como podemos ver por el hecho de que envió a uno de sus hijos para que se criara allí.

Nunca hubo otra Dama de los Mercianos, pero no creo que eso pueda verse como una prueba de que Æthelflæd no fue una pionera. Después de todo, gobernó el reino de Mercia de forma independiente durante 7 años, demostrando que una mujer podía gobernar. Vivió en una época muy patriarcal y es sorprendente lo mucho que logró como líder independiente. Aunque pasarían algunos siglos antes de que hubiera otra reina reinante (María I), Æthelflæd mostró lo que era posible, el indicio de que una mujer podía hacer más que solo estar en la esfera doméstica se filtró inconscientemente en la conciencia de Inglaterra.

¿Qué opinas de Æthelflæd? ¡Me encantaría escuchar tus pensamientos en la sección de comentarios a continuación!

No te pierdas ni una publicación y suscríbete a mi lista de correo aquí.

Estatua de Æthelflaed fuera de la estación de tren de Tamworth, cortesía de Annetoone CC BY-SA 4.0

Las crónicas anglosajonas: las voces auténticas de Inglaterra, desde la época de Julio César hasta la coronación de Enrique II. Traducido y recopilado por Anne Savage.


Miniatura de Aethelflaed - Historia

De vez en cuando me gusta escribir una publicación sobre una de las mujeres importantes y a menudo pasadas por alto en la historia y en la historia británica en particular. A veces aparecen en los lugares más inesperados como la luchadora princesa mongol Khutulun o una muy Grace Darling que se convirtió en heroína en todo el mundo en la época victoriana.

Tenemos una larga historia de mujeres increíbles y formidables y una de las primeras, aunque de ninguna manera la primera, fue Æthelflaed & # 8211 Lady of the Mercians. Si bien todos sabemos que han pasado 100 años desde que las mujeres ganaron el derecho al voto aquí, también son los 1.100 años desde la muerte de una reina importante.

Los 7 reinos de la vida real de la vieja Inglaterra

Æthelflaed era el hijo mayor de Alfredo el Grande, rey de los sajones occidentales (que reinó entre 871 y 899), y su esposa Ealhswith. Ealhswith puede haber estado relacionado a su vez con la casa real del cercano reino de Mercia. Bajo presión durante las invasiones vikingas a finales del siglo IX, el rey Alfredo hizo una alianza con Æthelred, el señor de los mercianos. Æthelflaed posteriormente se casó con Æthelred, fortaleciendo este vínculo.

En los primeros años del siglo X, Æthelred se había puesto muy enfermo. Cuando murió en el 911, Æthelflaed se convirtió en la gobernante de Mercia por derecho propio. Como dama de Mercia (& # 8216Myrcna hlæfdige & # 8217), Æthelflaed expandió sus territorios hacia el norte, este y oeste. Fortificó asentamientos, o burhs, y llevó a sus ejércitos a Gales y Northumbria. En el último año de su vida, la gente de York incluso se comprometió a obedecer su "dirección" (& # 8216rædenne & # 8217). Es posible que algunas de sus hazañas militares estuvieran coordinadas para ayudar a su hermano, el rey Eduardo el Viejo (que reinó entre 899 y 924), pero en otras ocasiones Æthelflaed parece haber actuado de forma independiente.

Dama Æthelflaed

El reinado de Æthelflaed fue inusual. Su exitosa carrera política no necesariamente reflejaba actitudes contemporáneas tolerantes hacia las mujeres y (con una breve excepción) no allanó el camino para futuras líderes femeninas anglosajonas. Según Asser, el biógrafo de su padre, la corte de Sajonia Occidental donde ella creció se oponía particularmente a las reinas demasiado poderosas: & # 8216 Los sajones del oeste no permiten que una reina se siente al lado del rey, ni que la llamen reina, sino sólo la esposa del rey [a causa de] cierta reina obstinada y malévola [de Mercia], que hizo todo lo que pudo contra su señor y todo el pueblo & # 8217

Æthelflaed debe haber estado imbuido de algunas cualidades personales increíbles, ya que la gente no se rebelaba y los pretendientes al trono no arriesgaban su suerte. Todos estaban felices de ser dirigidos y gobernados por esta mujer fuerte y fuerte.

No está claro si alguna vez luchó en la batalla, sería imposible descartarlo, ya que luchar en la batalla era uno de los elementos clave en el contrato entre el monarca y la gente si el monarca no puede actuar con fuerza para defender su vidas, entonces, ¿por qué la gente sería leal a la corona? Sin embargo, definitivamente estuvo presente en el asedio de Derby, donde perdió a los gns 'que eran queridos para ella' y podemos inferir que fue ella quien supervisó la exitosa defensa de Chester en 907, porque sabemos que para este momento su esposo estaba incapacitado. En 917, un abad a quien amaba fue asesinado por los galeses, y ella condujo un ejército a Brycheiniog, atacó el fuerte en el lago Llangorse y tomó muchos rehenes. ¡Claramente, esta no era una dama con la que meterse!

Incluso cuando murió, estaba en medio de negociaciones con una delegación del norte, que le había pedido ayuda contra una nueva ola de invasores.

Realmente merece ser recordada junto a otras grandes reinas como Boudicca e Isabel de Inglaterra o al otro lado del Canal en Francia, Juana de Arco.

Æthelflaed como se recuerda en un mucho más tarde Geneaología del siglo XIII de los reyes de Inglaterra

Lamentablemente, la historia apenas la recuerda, posiblemente porque la principal fuente primaria de este período en nuestra historia es la Crónica anglosajona. As this great work was commissioned by Alfred the Great and was written by monks of Wessex, they naturally had a bias towards the West Saxons. But she is at least remembered in the old capital of Mercia, Tamworth, where in 1918 they erected a statue of her.

Æthelflaed was initially succeeded by her daughter, Ælfwynn, whose reign was significantly shorter. The Mercian Register claims that just one year later, in 919, ‘the daughter of Æthelred, lord of the Mercians, was deprived of all authority in Mercia and taken into Wessex, three weeks before Christmas’. England would have to wait a few hundred years for another queen to rule unchallenged in her own right.

You have probably noticed this article gave me the unavoidable chance to use Æ which is an old Anglo-Saxon letter which comes from ancient Greece. If you’d like to know more about this largely forgotten digraph then check out my post The Ædifying use of Æ.


They had a son, named Uhtred after his father, but the child died young after choking on a pebble. The elder Uhtred believes the death is supernaturally connected to the survival of Alfred’s son Edward, who was healed by Iseult at the same time that the younger Uhtred choked.

So Uhtred on the show is fictional, but he’s definitely at least loosely based on a historical figure. There’s also the fact that, according to the aforementioned Guardian profile, Cornwell’s father, William Outhred, was another inspiration for the books.


Contenido

Catherine was one of the daughters of Lord Edmund Howard ( c. 1478 – 1539) and Joyce Culpeper ( c. 1480 – c. 1528 ). Her father's sister, Elizabeth Howard, was the mother of Anne Boleyn. Therefore, Catherine Howard was the first cousin of Anne Boleyn, and the first cousin once removed of Lady Elizabeth (later Queen Elizabeth I), Anne's daughter by Henry VIII. She also was the second cousin of Jane Seymour, as her grandmother Elizabeth Tilney was the sister of Seymour's grandmother Anne Say. [3] As a granddaughter of Thomas Howard, 2nd Duke of Norfolk (1443–1524), Catherine had an aristocratic pedigree. Her father was not wealthy, being the third son among 21 children and disfavoured in the custom of primogeniture, by which the eldest son inherits all his father's estate.

When Catherine's parents married, her mother already had five children from her first husband, Ralph Leigh ( c. 1476 – 1509) she went on to have another six with Catherine's father, Catherine being about her mother's tenth child. With little to sustain the family, her father was often reduced to begging for handouts from his more affluent relatives. After Catherine's mother died in 1528, her father married twice more. In 1531 he was appointed Controller of Calais. [4] He was dismissed from his post in 1539, and died in March 1539. Catherine was the third of Henry VIII's wives to have been a member of the English nobility or gentry Catherine of Aragon and Anne of Cleves were royalty from continental Europe.

Catherine was probably born in Lambeth in about 1523, but the exact date of her birth is unknown. [5] [6] Soon after the death of her mother (in about 1528), Catherine was sent with some of her siblings to live in the care of her father's stepmother, the Dowager Duchess of Norfolk. The Dowager Duchess presided over large households at Chesworth House in Horsham in Sussex, and at Norfolk House in Lambeth where dozens of attendants, along with her many wards—usually the children of aristocratic but poor relatives—resided. [7] While sending young children to be educated and trained in aristocratic households other than their own was common for centuries among European nobles, supervision at both Chesworth House and Lambeth was apparently lax. The Dowager Duchess was often at Court and seems to have had little direct involvement in the upbringing of her wards and young female attendants. [8]

As a result of the Dowager Duchess's lack of discipline, Catherine became influenced by some older girls who allowed men into the sleeping areas at night for entertainment. The girls were entertained with food, wine, and gifts stolen from the kitchens. Catherine was not as well educated as some of Henry's other wives, although, on its own, her ability to read and write was impressive enough at the time. Her character has often been described as vivacious, giggly and brisk, but never scholarly or devout. She displayed great interest in her dance lessons, but would often be distracted during them and make jokes. She also had a nurturing side for animals, particularly dogs. [9]

In the Duchess's household at Horsham, in around 1536, Catherine began music lessons with two teachers, one of whom was Henry Mannox. Mannox's exact age is unknown although it has recently been stated that he was in his late thirties, perhaps 36, at the time, this is not supported by Catherine's biographers. Evidence exists that Mannox was not yet married, and it would have been highly unusual for someone from his background at the time to have reached his mid-thirties without being married. He married sometime in the late 1530s, perhaps 1539, and there is also some evidence that he was of an age with two other men serving in the household, including his cousin Edward Waldegrave (who was in his late teens or early twenties between 1536 and 1538). This evidence indicates that Mannox too was in his early to mid-twenties in 1538. This is, however, guesswork, based on interpreting fragmentary surviving details about Mannox, given that there are no baptismal records for him. Subsequently a relationship arose between Catherine and Mannox, the details and dates of which are debated between modern historians. The most popular theory, first put forward in 2004 by Retha M. Warnicke, was that the relationship between them was abusive, with Mannox grooming and preying on Catherine in 1536-38, and this is expanded upon in detail by Conor Byrne. [10] Other biographers, like Gareth Russell, believe Mannox's interactions with Catherine took place over a much shorter period of time, that Mannox was of roughly the same age as her, but that "their relationship was nonetheless inappropriate, on several levels." He believes Catherine was increasingly repulsed by Mannox's pressure to lose her virginity to him and was angered by his gossiping with servants about the details of what had gone on between them. [11] Mannox and Catherine both confessed during her adultery inquisitions that they had engaged in sexual contact, but not actual coitus. When questioned Catherine was quoted as saying, "At the flattering and fair persuasions of Mannox, being but a young girl, I suffered him at sundry times to handle and touch the secret parts of my body, which neither became me with honesty to permit nor him to require." [12] [13]

Catherine severed contact with Mannox in 1538, most likely in the spring. [14] It is not true, as is sometimes stated, that this was because she began to spend more time at the Dowager Duchess's mansion in Lambeth, for Lambeth was Mannox's home parish and where he married, perhaps in later 1538–9. He was still living in Lambeth in 1541. [15] Shortly afterward, Catherine was pursued by Francis Dereham, a secretary of the Dowager Duchess. They allegedly became lovers, addressing each other as "husband" and "wife". Dereham also entrusted Catherine with various wifely duties, such as keeping his money when he was away on business. Many of Catherine's roommates among the Dowager Duchess's maids of honour and attendants knew of the relationship, which apparently ended in 1539, when the Dowager Duchess found out. Despite this, Catherine and Dereham may have parted with intentions to marry upon his return from Ireland, agreeing to a precontract of marriage. If indeed they exchanged vows before having sexual intercourse, they would have been considered married in the eyes of the Church. [12]

Catherine's uncle, the Duke of Norfolk, found her a place at Court in the household of the King's fourth wife, Anne of Cleves. [16] As a young and attractive lady-in-waiting, Catherine quickly caught Henry's eye. The King had displayed little interest in Anne from the beginning, but on Thomas Cromwell's failure to find a new match for Henry, Norfolk saw an opportunity. The Howards may have sought to recreate the influence gained during Anne Boleyn's reign as queen consort. According to Nicholas Sander, the religiously conservative Howard family may have seen Catherine as a figurehead for their fight by expressed determination to restore Roman Catholicism to England. Catholic Bishop Stephen Gardiner entertained the couple at Winchester Palace with "feastings".

As the King's interest in Catherine grew, so did the house of Norfolk's influence. Her youth, prettiness and vivacity were captivating for the middle-aged sovereign, who claimed he had never known "the like to any woman". Within months of her arrival at court, Henry bestowed gifts of land and expensive cloth upon Catherine. Henry called her his 'very jewel of womanhood' (that he called her his 'rose without a thorn' is likely a myth). [17] The French ambassador, Charles de Marillac, thought her "delightful". Holbein's portrait showed a young auburn-haired girl with a characteristically hooked Howard nose Catherine was said to have a "gentle, earnest face."


Founder, Fighter, Saxon Queen – Aethelflaed, Lady of the Mercians

Coming in at the 1100 th anniversary of Aethelflaed’s sudden (and suspiciously convenient) death, this book manages to paint a vivid picture of the life and times of a neglected heroine. Too often dismissed as an interim solution, as “daughter of Alfred the Great”, “widow of Aethelred”. Whether she was a queen at all may be up for debate, but she certainly ruled Mercia for ten or more years.

And, here she becomes interesting for wargamers, she kicked Viking backsides left, right and centre, transforming Mercia into a definite power to be reckoned with along the Welsh border. The Vikings of York were even ready to accept her overlordship – a diplomatic move to prevent costly war. Yet in times where every Viking army, in reenactment or on the games table, seems to field scores of History-TV-inspired shieldmaidens, Aethelflaed seems to be almost forgotten.

Jones’ book should go a long way to amend this. It is fact-filled, provides a vivid picture of the life and times of this female Saxon ruler, and can even double as a travel guide for the curious. Having said that … often the author uses conjecture, veers to the edge dividing history from historical fiction. This makes the book highly readable (and brings the events to life), yet may leave a wide opening for discussion. Take it with a grain of salt – the documentary evidence is sparse, and at times muddled.

Who should read this book? Everybody with an interest in the power struggles tearing Britain apart during the Early Middle Ages, and especially wargamers wanting to field a Saxon army with a female leader … after all, the illustrations even include a 28mm Aethelflaed. So, no excuse for SAGA players who want to add the nearest equivalent to Boudica, Elizabeth I or Maggie Thatcher to their Saxon warband.


Balkan Wargamer

Founder, Fighter, Saxon Queen: Aethelflaed, Lady of the Mercians is Margaret Jones' study of the daughter of Alfred the Great who became the ruler of Mercia. This is one of those books that I was interested in but probably wouldn't have bought without a very tempting offer from Pen and Sword Books. I have also just binged my way through the latest series of El ultimo reino, in which Aethelflaed is the central character. Mind you, Jones makes no reference to her liaison with Lord Uhtred!

The real Aethelflaed had a busy and testing childhood, as her father struggled with the Vikings. This included the period as a refugee on Athelney, after the Viking attack on Chippenham in 878AD. Her mother Ealhswith was a Mercian and she would have been brought up to be wedded to domesticity and a largely religious education. The Wessex court would have received diplomats from across Europe and many refugees and other nobles would be trained up in Alfred's care.

At the age of 15, she was married to Aethelred (yes Saxon names can confuse), an ealdorman of Mercia. The marriage strengthened his position in Mercia, something Alfred probably planned. The defeat of new Viking raids carved out a more secure Mercia, under the overlordship of Wessex.

Bernard Cornwell doesn't write a great part for Aethelred in El ultimo reino, but he was probably better than depicted there. He built defences against Viking incursions and strengthened Mercia. He died a year after the victory over the Vikings at the Battle of Tettenhall (probably not of his wounds as Cornwell depicts) and Aethelflaed found herself the sole ruler of Mercia.

Aethelflaed undoubtedly did lead the Mercians into battle against the Vikings and the Welsh, but much of her rule was spent fortifying towns and building forts in strategic positions. These are described in some detail in the book along with the Burgh system. By 916 she had constructed a formidable grid of defences, which matched those in Wessex.

She died in 918, probably of natural causes. Her daughter Aelfwynn was named as her heir, but King Edward of Wessex as overlord had other plans and forced his own son Athelstan on the Mercians.

The sources on Aethelflaed are limited, so the book is padded out with a description of what it meant to be a ruler of an Anglo-Saxon kingdom. We also get a chapter on her legacy and where you can find her today.

The core of this book still tells a remarkable story of a remarkable Queen. Female rulers were the exception and she truly was Alfred's daughter.

A good story inevitably leads to an outbreak of wargamers disease. I have a small Saxon army, mostly from the earlier period. The Footsore Miniatures bulletin sealed the order and what was my reducing lead mountain, has suddenly got bigger!

Footsore do a very nice Aethelflaed, even if her charging into battle axe in hand is probably stretching it a bit!

In addition, we have some Saxon archers. These come with separate hands and bows which involves fiddly drilling and glueing. I can't see any reason for this other than the manufacturer's convenience, which annoyed me. But they are nice models.


I first came across Emma Hamilton (c.1765-1815) at Kiplin Hall where there was a beautiful portrait of her in one of the rooms upstairs. I volunteered as a steward, so as I read up on all the collection items I found out she was the famous mistress of British naval hero Horatio Nelson (1758-1805). 'Emma, &hellip Continue reading Love Letters: Horatio Nelson & Emma Hamilton

Today on Some Sources Say we have a guest post by the wonderful Laura Adkins creator of the For the Love of History blog. Read more below! "Christ has his John and I have my George. " On 28th March 1625 King James, I of England died. He had been suffering over the last few days &hellip Continue reading Love Letters: James Stuart & George Villiers (Guest Post by Laura Adkins)


Ver el vídeo: Katy Perry - Firework Official Music Video