Inauguración de Jefferson - Historia

Inauguración de Jefferson - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

1801- Inauguración de Jefferson

La toma de posesión del presidente Jefferson es considerada por muchos como la "Revolución de 1800". La elección de Jefferson a la presidencia marcó el final del poder federalista en los Estados Unidos.

Jefferson inmediatamente deshizo algunos de los que consideraba abusos de la Administración Adams. El despreciado
Las Leyes de Extranjería y Sedición ya habían expirado, pero Jefferson perdonó a todos los culpables y reembolsó muchas multas. Hizo que el Congreso reescribiera la ley de naturalización, reduciendo los requisitos mínimos de residencia de 14 a 5 años.

Los únicos cambios económicos importantes que hizo Jefferson involucraron la eliminación de los impuestos especiales, lo que redujo los ingresos del gobierno de EE. UU. En $ 1 millón. Jefferson mantuvo el Banco de los Estados Unidos y los aranceles restrictivos que Hamilton había considerado clave para el bienestar económico de Estados Unidos.

>

La historia de saltarse la toma de posesión de un sucesor

Michael Patrick Cullinane es profesor de Historia de Estados Unidos en la Universidad de Roehampton, Londres. El es el autor de Theodore Roosevelt & rsquos Ghost: la historia y la memoria de un icono estadounidense y el fundador de la Red de Historia Presidencial del Reino Unido, que realizó clasificaciones académicas de los presidentes estadounidenses en 2018. Ha escrito para la El Correo de Washington y ha aparecido en CNN, Sky News y BBC.

Andrew Jackson es inaugurado en 1829. John Quincy Adams no lo vio.

La decisión de Donald Trump y rsquos de omitir la inauguración de Joe Biden y rsquos se remonta a principios del siglo XIX cuando, en cuatro ocasiones, las inauguraciones presidenciales se llevaron a cabo sin el presidente en funciones. Las circunstancias parecen inquietantemente similares a las de 2021.

John Adams sentó un precedente en 1801. En la mañana de la toma de posesión de Thomas Jefferson & rsquos, abandonó la Casa Blanca. Para evitar toparse con el próximo presidente, huyó de la ciudad a las 4 a.m.en la oscuridad de la noche. Los historiadores están de acuerdo en que la elección de 1800 impulsó a Adams a mantenerse alejado. La elección llevó la política estadounidense a un nuevo mínimo cuando los sustitutos de Jefferson & rsquos y Adams & rsquos difamaron amargamente a los fundadores y sus partidos rivales. La victoria de Jefferson & rsquos señaló el descontento público con el mandato de Adams & rsquos y comenzó el declive permanente del Partido Federalista. Pero Adams dejó un impacto duradero con el nombramiento y confirmación de John Marshall como presidente del Tribunal Supremo menos de un mes antes de su partida. Marshall se convirtió en una de las decisiones más importantes que Adams tomó y mantuvo un cierto grado de equilibrio en la primera República.

El siguiente presidente en boicotear la investidura de un sucesor fue el hijo de Adams & rsquos, John Quincy. Veintiocho años más tarde, después de que su padre abandonara la toma de posesión de Jefferson & rsquos, John Quincy se mantuvo alejado del gran día de Andrew Jackson & rsquos. Había perdido la reelección en una campaña que rivalizaba con su padre y rsquos contra Jefferson. John Quincy pasó la duración de su transición de pato cojo enfurruñado en la Casa Blanca y se negó a comunicarse con la administración entrante. Jackson no fue mejor. Cuando John Quincy se ofreció a salir temprano de la Casa Blanca, Jackson ignoró la carta. Al igual que su padre, John Quincy también intentó llegar tarde a la Corte Suprema, pero fracasó cuando el Senado se negó a colocar a su candidato. En su última noche, John Quincy montó a caballo y salió de la ciudad.

Los Adams habían creado una especie de tradición y el próximo presidente en perder la reelección siguió su ejemplo. Martin Van Buren perdió las elecciones de 1840 de manera aplastante y esquivaría la toma de posesión de su sucesor William Henry Harrison & rsquos. De hecho, Van Buren no recibió una invitación, por lo que parecería que la costumbre de perder a los presidentes que no asistieron fue reconocida por los presidentes entrantes y salientes por igual. En un extraño paralelo, Van Buren también hizo un nombramiento tardío para la Corte Suprema. En su última semana en el cargo, logró que el juez Peter V. Daniel se sentara en el banco. Van Buren se mudó a un alojamiento temporal en Washington antes de regresar a Nueva York poco después.

La experiencia de Adams y Van Buren debería sonar familiar. Donald Trump nombró a Amy Coney Barrett poco antes de las elecciones de 2020 y había intentado frustrar la transición sin problemas del poder negándose a comunicarse con el equipo de Biden & rsquos. Pero quizás la mayor analogía histórica sea la presidencia deshonrada de Andrew Johnson. Tras el asesinato de Abraham Lincoln en 1865, el vicepresidente Johnson asumió la presidencia. El ex esclavista de Tennessee se unió a la propuesta de Lincoln & rsquos para el equilibrio geográfico y para atraer votantes en los estados fronterizos, pero los contemporáneos de Lincoln & rsquos vieron al sureño como una responsabilidad política. Sus preocupaciones se hicieron realidad cuando el presidente Johnson abogó por la indulgencia hacia los ex confederados y reprimió los esfuerzos republicanos por reconstruir la Unión. En 1867, el Congreso acusó a Johnson por violar las leyes federales diseñadas para restringir su poder. Aunque el Senado absolvió por poco a Johnson de once cargos, se convirtió en el primer presidente en ser acusado. El Partido Demócrata se negó a nominar a Johnson en las elecciones de 1868 y el ex general de la Unión Ulysses S. Grant ganó la presidencia. Humillado por el juicio político y sin el apoyo de su propio partido, Johnson se negó a asistir a la inauguración de Grant.

La máxima apócrifa de que "la historia no se repite, pero rima" nunca ha parecido tan acertada. También suena preocupante porque la lucha política de principios del siglo XIX condujo directamente a la sangrienta Guerra Civil de la nación. Al comienzo de la presidencia de Donald Trump y rsquos, le dije a una audiencia pública que el presidente número 45 no era el presidente más divisivo que había elegido Estados Unidos. Uno de sus más grandes presidentes, Abraham Lincoln, tenía esa reputación porque su inauguración provocó el éxodo de los estados del sur de la Unión. Sin embargo, a medida que se desvanecen los días de la administración de Trump y rsquos, y el ataque al Capitolio puede ser digerido por completo, el miedo a más disturbios, intentos de golpe, convulsiones y violencia ponen en peligro la transición pacífica del poder. Lo que es peor, hace que Estados Unidos retroceda unos cien años en su desarrollo político hasta una época en que la división era la norma y la armonía inusual.


¿Cuál fue el significado del discurso inaugural de Jefferson?

La importancia del discurso inaugural del presidente Jefferson fue que fue el primer discurso inaugural del siglo XIX y el primero celebrado en el edificio del Capitolio de los Estados Unidos, y demostró que el sistema estaba vivo y funcionando bien. La elección había sido dura y sucia, pero el cambio de guardia se llevó a cabo sin problemas. El presidente Jefferson trató de reunir a todas las facciones en guerra en su discurso.

Según About, la década de 1700 había sido una gran década para la joven nación y había terminado con una década muy polémica desde el punto de vista político. La nación, que ni siquiera tenía un cuarto de siglo en 1800, había sufrido serios dolores de crecimiento en la década de 1790. La elección de 1800 continuó con el tema. Fue una elección muy disputada que vio la derrota del presidente en ejercicio y la elección se llevó a la Cámara de Representantes para una decisión final.

Sin embargo, cuando el presidente Thomas Jefferson se paró en el edificio del Capitolio para tomar posesión, el primer presidente en hacerlo, su elección fue una prueba de que el país había pasado una prueba importante y que el sistema propuesto por los Padres Fundadores había funcionado. El presidente Jefferson quería hablarle al país con palabras sanadoras. En un intento de mostrar que, a pesar de las diferencias de opinión, todos los estadounidenses realmente querían las mismas cosas básicas, afirmó: "Hemos llamado con diferentes nombres a los hermanos del mismo principio". Pidió que los partidos de la oposición se unan para trabajar por la nación en su conjunto. La importancia de un nuevo siglo, un nuevo escenario y una nueva administración decidida a unir al país les dio a los estadounidenses una nueva esperanza, según About.


Unidos por la voz y la visión: Primera toma de posesión de Thomas Jefferson, 4 de marzo de 1801

El discurso inaugural de Thomas Jefferson se pronunció en "un tono tan bajo que pocos lo oyeron", pero el volumen del día resultó explosivo por lo demás. En una mañana de principios de primavera descrita como "suave y hermosa", el cañón de artillería de la ciudad de Washington retumbó y retumbó para celebrar la inauguración, programada para el mediodía. Desfilando por las calles fangosas y pantanosas bordeadas de hierba de una ciudad capital aún en construcción, y acompañada por un grupo de milicianos de Alexandria, Virginia, la unidad volvió a disparar a las 10:00 a. M. Frente a la pensión del Sr. Jefferson, Conrad y McMunn. . Otra descarga rugió después de que Jefferson entrara al edificio del Capitolio al mediodía para prestar juramento. The Marine Band, a la que Jefferson apodó cariñosamente "The President's Own", actuó por primera vez en una inauguración presidencial y tocó una nueva composición para la ocasión titulada "Jefferson's March". La unidad de Alexandria disparó dieciséis rondas sobre Jefferson refinamiento el juramento del cargo para representar el número de estados que componen la Unión ese día, 4 de marzo de 1801. Un despliegue final de potencia de fuego terminó la noche, el estruendo del día disminuyó sólo cuando la Compañía de Alejandría cruzó el Potomac para regresar a casa.

Jefferson Models & # 8220Republican Simplicity & # 8221

Jefferson aborrecía la pompa y el espectáculo, ya que insinuaba la arrogancia de la monarquía, y creía que el presidente estadounidense no debería distinguirse del pueblo. Aunque no pudo detener el ruido de los cañones, el 6'2 ”Jefferson de hecho deseaba mantenerse firme en su descripción de los principios políticos y filosofías de la Revolución Americana. Rompiendo el precedente de George Washington y John Adams, se negó a dar un paseo en carruaje hasta su juramentación, y en su lugar eligió caminar por Capitol Hill a través de lo que hoy se conoce como Pennsylvania Avenue. De hecho, Jefferson se convirtió en el único presidente en la historia de Estados Unidos que caminó hacia y desde su propia investidura. También se negó a usar traje o espada ceremonial, como lo habían hecho Washington y Adams, y en su lugar se vistió como "un ciudadano común, sin ninguna insignia distintiva del cargo". Cinco o seis de sus compañeros internos, la mayoría de los cuales eran congresistas, se unieron a Jefferson en su caminata. En sorprendente contraste, el destacamento de la milicia de Alejandría se deleitó con el boato y eligió caminar ante Jefferson con las espadas desenvainadas y en alto.

Multitudes visitan el Capitolio para escuchar el discurso de Jefferson & # 8217s

La participación para la inauguración de Jefferson fue descrita como "inmensa, la mayor concurrencia de ciudadanos jamás reunida aquí" según Aurora de Filadelfia, que estimó una multitud de 1,140, ​​incluidas 154 mujeres. La dama Margaret Bayard Smith, la autora que escribió Los primeros cuarenta años de la sociedad de Washington, luego describió la cámara del Senado como "tan abarrotada que creo que ninguna otra criatura podría entrar". Los transeúntes en los escalones del Capitolio aplaudieron cuando Jefferson entró al edificio y, a pesar de los espacios reducidos, los miembros del Senado y la Cámara se pusieron de pie cuando Jefferson entró en la sala para pronunciar su discurso.

Jefferson pide a la nación que se una

Elegido por el Congreso para redactar la Declaración de Independencia debido a su elegante estilo de escritura, no a sus habilidades oratorias, el llamado de Jefferson en el discurso inaugural de un "gobierno sabio y frugal que evite que los hombres se lastimen unos a otros" resonó fervientemente después de esta elección en particular, que fue descrito como "uno de los más feos en la historia de Estados Unidos". Jefferson necesitaba reparar un electorado fracturado y arreglar la división entre los partidos políticos de la época: los federalistas, el partido de George Washington y John Adams, y los demócratas-republicanos, encabezados por Jefferson. Durante las elecciones, los federalistas se habían referido a Jefferson y sus partidarios como "radicales peligrosos", "hombres locos" que, de ser elegidos, marcarían el comienzo de un "reinado del terror". Los demócratas-republicanos acusaron a Adams de querer restaurar la monarquía y hacerse rey, y sus seguidores son los que "conspiran para subvertir la libertad humana e imponer la esclavitud al pueblo". De manera inequívoca, Jefferson fue acusado de unificar la nación, ya que se convirtió en el primer presidente en tomar posesión de su cargo tras un cambio de partido.

Jefferson pidió a la nación que se “uniera con un solo corazón y una sola mente”. Señaló: "Toda diferencia de opinión no es una diferencia de principio", ya que en realidad los estadounidenses eran todos hermanos del mismo principio. Todos somos republicanos, todos somos federalistas ”. Afirmó que el futuro de Estados Unidos dependía de "la preservación del Gobierno Central en todo su vigor constitucional, como el ancla de la hoja de nuestra paz en casa y seguridad en el extranjero".

A pesar de la ruptura en la opinión política de la época y la incertidumbre sobre si la nación podría soportar un cambio de partido a una edad tan temprana, el primer discurso inaugural de Jefferson conmovió tanto a la audiencia como a los votantes de todo el país. Los aplausos estallaron en toda la cámara del Senado cuando Jefferson terminó, y un espectador comentó que "las lágrimas rociaron muchas mejillas varoniles". El discurso también conmovió a la ciudadanía en general, pues se convirtió en el primer discurso inaugural publicado en un periódico, impreso ese mismo día en las páginas del Washington D.C. Intelligencer nacional. Margaret Bayard Smith describió la euforia: “Esta mañana he sido testigo de una de las escenas más interesantes que una gente libre pueda presenciar. El cambio de administraciones, que en todos los gobiernos y en todas las épocas han sido en general épocas de confusión, villanía y derramamiento de sangre, en este nuestro feliz país se produce sin ningún tipo de distracción o desorden. Este día uno de los hombres más amables y dignos ha tomado ese asiento al que fue llamado por la voz de su país ”.

Finaliza el día de la inauguración & # 8230 con la gente

Jefferson no terminó su día en un elaborado baile inaugural, una tradición iniciada por James Madison en 1809. En cambio, Jefferson regresó a su pensión para cenar, ocupando el asiento más bajo en la mesa larga, lejos del fuego. Una señora Brown le ofreció un asiento más distinguido, pero Jefferson se negó con una sonrisa. Cuando un caballero de Baltimore le pidió permiso a Jefferson para desearle alegría, Jefferson respondió: "Te aconsejo que sigas mi ejemplo en las ocasiones nupciales, cuando siempre le digo al novio que esperaré hasta fin de año antes de felicitarlo". Claramente, la confianza deliberada de Jefferson en la modestia y la moderación, en un intento por reunir a los votantes estadounidenses, de hecho a su pueblo, marcó el tono para la primera transición de partidos políticos de nuestra nación, asegurando la preservación de nuestra Unión.

Lee mas

  • Obtenga más información sobre Thomas Jefferson en NCBLA & # 8217s & # 8220Presidential Fact Files. & # 8221
  • Lea la explicación de Milton Meltzer sobre el factor que "ayudó a elevar a Jefferson a la presidencia", en "Thomas Jefferson, 1743-1826", que se encuentra en Nuestra Casa Blanca: mirar hacia adentro, mirar hacia afuera.
  • Descubra la fascinación de Jefferson por los fósiles en las páginas de "Jefferson’s Monstrous Bones" de Barbara Kerley, un artículo en Nuestra Casa Blanca: mirar hacia adentro, mirar hacia afuera. Maravíllate con la ilustración que acompaña a Brian Selznick, "Bones on the Floor".
  • Vea la ilustración de Mike Reagan del diseño inicial de Washington, D.C., titulado "La ciudad capital en 1800", en Nuestra Casa Blanca: mirar hacia adentro, mirar hacia afuera.
  • Obtenga más información sobre el auge de la política de partidos en & # 8220Choosing Sides: The Rise of Party Politics & # 8221 en este sitio web.
  • Lea acerca de las tácticas sucias utilizadas en las primeras campañas presidenciales de John Adams y Thomas Jefferson en “Persuadir a la gente: campañas presidenciales. & # 8221
  • Lea las ideas de Jefferson para la planificación de la nueva ciudad capital de Washington, D.C. en & # 8220Primary Sources: The New Federal City. & # 8221

Preguntas de debate para los jóvenes en el hogar y en el aula

  • Las opiniones divergentes sobre el grado de poder que nuestra Constitución concedía a lo que Jefferson describió como el “Gobierno Central” llevó al surgimiento de los partidos políticos en los Estados Unidos. ¿Alguna vez ha diferido de opinión de un familiar o amigo cercano? ¿Cómo afectó la diferencia a su relación? ¿Cómo te mantuviste cerca a pesar de las diferencias?
  • Jefferson se ganó un alto grado de respeto por parte de la población, muy necesario después de una elección polémica, ya que deliberadamente retrató un comportamiento modesto. ¿Cómo cree que los líderes del siglo XXI deben equilibrar la necesidad de mostrar modestia y ganarse el respeto? ¿Cómo equilibra personalmente dar y recibir dentro de su propia vida?
  • Jefferson rompió con las tradiciones inaugurales de dos grandes líderes, Washington y Adams, con un propósito específico. Discuta un momento en el que rompió con la tradición. ¿Funcionó para mejor? ¿Otros siguieron tu ejemplo?
  • Los puntos de vista tanto de los federalistas como de los demócratas-republicanos contribuyeron al crecimiento de nuestra nación primitiva. Analice cómo los sacrificios de Jefferson y Adams aseguraron la perpetuación de la democracia.

Actividades para los jóvenes en el hogar y en el aula

  • Los estudiantes de hoy pueden usar software digital para leer e interpretar mapas. Al visitar el sitio web "Lo juro solemnemente ..." de la Biblioteca del Congreso, específicamente la página titulada & # 8220Juramentos del cargo presidencial & # 8221, cree un mapa que traza la configuración del juramento del cargo desde 1789. Siga las instrucciones para trazar Google mapas en Google.com.
  • Complete un organizador gráfico K-W-L para mostrar cómo Jefferson contribuyó al establecimiento de nuestra República Federal. Utilice el artículo de la Biblioteca del Congreso & # 8220Establecimiento de una República Federal & # 8221 para conocer sus contribuciones al "gobierno más fuerte del mundo". (El organizador K-W-L permite al estudiante descubrir lo que ya sabe (K), lo que necesita o quiere aprender (W) y lo que realmente aprende (L) durante la unidad o lección).
  • Jefferson dijo una vez que su pasión era la ciencia, pero que su deber era la política. Con un póster interactivo, descubra algunos de los inventos de Jefferson que cumplen con el credo: la necesidad es la madre de la invención. A continuación, mire en su hogar y descubra objetos / artículos / mecánicas que podrían inventarse o mejorarse. ¡Cree un diagrama VENN que compare y contraste la investigación científica de Jefferson con la suya! (Dentro de un diagrama de Venn, la convergencia de dos círculos, el estudiante enumera las similitudes de variables dentro del punto de convergencia y lo que es único para cada variable en el exterior, los círculos no convergentes).
  • Los medios de comunicación de hoy dedican una cantidad increíble de tiempo al aire a las preocupaciones fiscales de nuestro gobierno federal. Visite el sitio web de Monticello Classroom para revisar los recursos sobre la redacción de cartas. Luego pregunte lo siguiente: En su opinión, si los líderes gubernamentales de hoy pudieran hacerle al presidente Jefferson una sola pregunta sobre cómo dirigir un "gobierno sabio y frugal", ¿cuál debería ser y por qué? Escriba la carta real que debe enviarse al presidente Jefferson, utilizando la gramática y la puntuación correctas, por supuesto.

Fuentes de referencia

Libros y publicaciones periódicas

Brodie, cervatillo M. Thomas Jefferson: una historia íntima. Nueva York: Bantam, 1974.

& # 8220Editor & # 8217s Sillón, & # 8221 Revista mensual nueva de Harper & # 8217s. 76.453 (1888): 473-4.

Hayes, Kevin J. El camino a Monticello: la vida y la mente de Thomas Jefferson. Nueva York: Oxford University Press, 2012.

Knudson, Jerry W. Jefferson y la prensa: crisol de la libertad. Columbia: Prensa de la Universidad de Carolina del Sur, 2006.

& # 8220 The Papers of Thomas Jefferson, febrero al 30 de abril de 1801, & # 8221 Princeton University Press. 33,17 (2006): 134-52.

Recursos en línea

"Discurso de Thomas Jefferson, 1801", Comité Conjunto del Congreso sobre Ceremonias de Inauguración. Senado de Estados Unidos. 2012. 24 de noviembre de 2012.

“Primera inauguración”, Enciclopedia Thomas Jefferson. Monticello de Thomas Jefferson. 2012. 24. noviembre de 2012.

Smith, Margaret Bayard. "Los primeros cuarenta años de la sociedad de Washington". Nueva York, Scribner, 1907. 12-13. Biblioteca del Congreso. Memoria americana. 24 de noviembre de 2012.

"La toma de posesión de Thomas Jefferson: Primera transición de partido político", Transiciones presidenciales: "Pasada la antorcha". La Asociación Histórica de la Casa Blanca. 2012. 24. noviembre de 2012.

© 2020 Reneé Critcher Lyons La Alianza Nacional del Libro y la Alfabetización Infantil


Acerca de Clay

Clay Jenkinson creció en las llanuras occidentales de Dakota del Norte, no lejos de las tierras baldías de Theodore Roosevelt.

Asistió a la Universidad de Minnesota, la Universidad de Oxford y la Universidad de Colorado.

Fue becario Rhodes en Oxford. Todos sus títulos están en literatura inglesa del Renacimiento.

Clay ha ganado numerosos premios, incluida la Medalla Nacional de Humanidades, el más alto honor conferido a un académico de humanidades públicas en los Estados Unidos. Ha sido nombrado Becario del Año en Humanidades en Kansas, Nevada y Dakota del Norte.

Clay fue uno de los creadores del movimiento Chautauqua moderno. Ha retratado a una docena de personajes históricos, incluidos Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt, Meriwether Lewis, J. Robert Oppenheimer y John Wesley Powell.

Ha aparecido en tres documentales de Ken Burns, incluida la película más reciente The Roosevelts: An Intimate History. Él mismo ha realizado cuatro documentales. Clay ha escrito nueve libros, incluido el aclamado por la crítica El personaje de Meriwether Lewis.

Clay vive en Bismarck, Dakota del Norte, donde es un distinguido académico de humanidades en Bismarck State College y fundador del Theodore Roosevelt Center en Dickinson State University.

Sus preocupaciones más profundas son la educación de su hija y el futuro de las Grandes Llanuras.


Andrew Johnson

Johnson despreciaba a Ulysses S. Grant, su sucesor. Los dos se habían enfrentado durante el mandato de Johnson. Las opiniones racistas de Johnson fueron ofensivas para Grant, quien era el jefe del Ejército, informó el Post. Grant también se resistió a los esfuerzos de Johnson por despedir al secretario de Guerra Edwin Stanton. Cuando Johnson fue acusado después de despedir a Stanton, Grant estaba a favor de la condena de Johnson.

Eso no habría sido un viaje cordial al Capitolio en 1869 cuando Grant prestó juramento.

Los funcionarios de la toma de posesión intentaron llegar a un compromiso, haciendo que Johnson y Grant viajaran al Capitolio en vagones separados.

El compromiso, observó el Washington Evening Star en vísperas de la inauguración, "fue una idea brillante digna del genio de Talleyrand".

Sin embargo, Johnson echó a pique esa idea. "El presidente Johnson, sin embargo, se negó a aceptar este puesto y, en consecuencia, se cambió el programa", informó el Evening Star.

"Andrew Johnson tuvo una reunión de gabinete mientras se realizaba la investidura de Grant", dijo el profesor de historia de la Universidad de Quinnipiac, Philip Goduti, al New Haven Register el día antes de la inauguración de Trump en 2017. "Era muy obstinado".

La terquedad puede ser un rasgo presidencial. Parece que volverá a ser evidente el 20 de enero.


Jefferson vs. Trump: en qué se diferenciaron sus dos inauguraciones

John Boles es profesor de historia William P. Hobby en la Universidad de Rice y ex editor del Journal of Southern History. Su último libro es Jefferson: Architect of American Liberty (Basic Books, 2017).

¡Qué diferencia hacen dos siglos! Thomas Jefferson fue investido el 4 de marzo de 1801, hace 216 años, después de una campaña electoral inusualmente amarga en la que había sido retratado como un jacobino francés radical opuesto al sistema de gobierno estadounidense y también como un ateo que destruiría la religión, mientras que su El principal oponente, el federalista John Adams, había sido retratado como un elitista que buscaba imponer un gobierno monárquico similar al británico. Para empeorar las cosas, Adams se había enfrentado amargamente a una facción dentro de su propio partido. Debido a que la Constitución aún no permitía que los partidos políticos presentaran boletos electorales, Jefferson terminó empatado con Aaron Burr con la mayor cantidad de votos electorales. Pero algunos federalistas conspiraron para privar a Jefferson de la victoria y esperaban que la Cámara de Representantes eligiera al sin principios Burr, a quien pensaban que podían manipular. Después de treinta y siete votos empatados en la Cámara, y en parte porque Alexander Hamilton había apoyado a Jefferson, el virginiano fue elegido presidente el 17 de febrero, poco más de dos semanas antes de la inauguración del 4 de marzo.

No hubo equipo de transición, apenas tiempo para elegir a los miembros del gabinete, y Jefferson tuvo que escribir apresuradamente su discurso inaugural. Comprendió que su tarea más importante era enfriar la ira partidista y restaurar la armonía en la nación. No traicionó ningún indicio de nosotros contra ellos. Jefferson también quería modelar el liderazgo antimonárquico y presentar una visión positiva para el futuro, mientras trataba a la oposición política con una generosidad de espíritu que eliminaba cualquier temor a su radicalismo o irreligión. Lo hizo en un breve pero elegante discurso inaugural que resumió sus ideales de gobierno y sugirió su estilo de liderazgo.

En esta, la primera que se llevó a cabo en Washington, D.C., Jefferson decidió degradar intencionalmente la pompa regia de las inauguraciones anteriores, y eligió caminar desde su pensión hasta el edificio del capitolio, vestido con ropa relativamente sencilla y sin un desfile elaborado. La toma de posesión en sí tuvo lugar en la cámara del Senado y ningún miembro de su familia estuvo presente, ni tampoco el anterior presidente y candidato perdedor, John Adams. Después de que se hizo el juramento, Jefferson, que tenía una voz débil, procedió a leer su discurso en un tono tan bajo que pocos pudieron escucharlo, pero había dispuesto que se imprimiera y distribuyera después de la ceremonia. No hubo multitudes, ningún desfile en la mansión del presidente (que aún no se llama Casa Blanca), no hubo bailes elegantes esa noche, nada del espectáculo del evento de hoy.

Jefferson, cuyos antecedentes incluyeron ser legislador en la Virginia colonial y luego el nuevo estado, gobernador de Virginia, miembro del Congreso de los Artículos de la Confederación, luego ministro de Estados Unidos en Francia, solo para ser nombrado por George Washington como el primer Secretario de Estado, y varios años después, sirviendo como vicepresidente durante la administración de Adams, comenzó con una nota de humildad, declarando que el trabajo presidencial estaba "por encima de mis talentos". Afirmó que encontraba consuelo en la experiencia y la sabiduría de otros en el gobierno, incluido el Congreso. Con su apoyo combinado, esperaba poder "dirigir con seguridad el barco en el que todos estamos embarcados en medio de los elementos conflictivos de un mundo convulso". Luego a su primera prioridad, desactivar las animosidades políticas. Afirmó que todos recordarían que la voluntad de la mayoría “prevalecería”, pero que “la voluntad de ser legítimo debe ser razonable”, los ganadores deben reconocer que la “minoría posee los mismos derechos. . . [que] violar sería opresión ". Enfatizó que “toda diferencia de opinión no es una diferencia de principio”, señalando que entre los dos partidos hubo diferentes énfasis en la importancia relativa del poder ejecutivo y el legislativo, en el gobierno central y los gobiernos estatales.

Habiendo ya retratado con optimismo a la nación, mencionó "el honor, la felicidad y las esperanzas de este amado país", cuyo comercio estaba prosperando, cuyos valores eran fuertes, cuyas perspectivas tanto morales como económicas estaban aumentando, continuó explicando sus opiniones políticas centrales de forma concisa y persuasiva. El elogió “un gobierno sabio y frugal, que impedirá que los hombres se lastimen unos a otros, los dejará libres para regular sus propias actividades de industria y mejora. . . . " Jefferson defendió “la justicia igual y exacta para todos los hombres, de cualquier estado o convicción, religiosa o política. . . paz, comercio y amistad honesta con todas las naciones. . . , ”De hecho, toda la panoplia de principios asociados con la democracia jeffersoniana.

Aquí, como en otros lugares, Jefferson parecía increíblemente moderno; era un firme defensor del libre comercio, por ejemplo, y por la libertad religiosa incluía a las religiones musulmana e hindú. (Aunque en sus actitudes tradicionales hacia las mujeres se mostró muy parecido a un hombre de su época, aunque realmente creía que la esclavitud estaba mal, por razones complicadas nunca vio una manera de liberar a todos sus propios esclavos). El ecuánime Jefferson no atacó a nadie. uno en su discurso inaugural, ni explícita ni implícitamente, ni siquiera sus enemigos políticos, no describió el estado de la nación en la que acababa de convertirse en líder en términos duros y espeluznantes, no buscó exacerbar las tensiones entre grupos, no sugirió que solo él poseía las habilidades para liberar a la nación de sus diversos problemas y transformar sus perspectivas: ya era "la mejor esperanza del mundo". Eligió un equipo de gabinete capaz y consultó con ellos de cerca. Su tono no era ni enojado ni, para sus oponentes, aterrador. Jefferson procedió a gobernar moderadamente. No trató de desmantelar todos los aspectos de la economía hamiltoniana, no trató de forzar a todos los funcionarios existentes a abandonar su puesto.

Creía que gobernando con moderación, estableciendo una serie de ideales, apelando a los mejores instintos del pueblo, podría rehacer gradualmente la nación para que se ajustara mejor a su idea de democracia constitucional. En su conclusión, Jefferson pidió humildemente “que ese Poder Infinito que gobierna los destinos del universo lleve a nuestros consejos hacia lo mejor y les dé un resultado favorable para tu paz y prosperidad”. Para sorpresa de muchos, este hombre erudito, educado y gentil demostró ser un político excepcional, uno cuyos éxitos políticos le ganaron fácilmente la reelección en 1804 y estableció el partido que lleva su nombre en el poder durante cuatro mandatos más.


4 momentos inolvidables de inauguración a lo largo de la historia de EE. UU.

Una mirada retrospectiva a memorables discursos inaugurales

Anneke E. Green, ex redactora de discursos de George W. Bush, ofrece información sobre "America’s News HQ".

El juramento de Joe Biden como el 46o presidente de los Estados Unidos marcará la 59a toma de posesión presidencial en la historia de los Estados Unidos.

A medida que la juramentación del presidente el miércoles sigue a los disturbios en el Capitolio y al segundo juicio político contra el presidente Trump, las inauguraciones pasadas han tenido sus propios momentos monumentales, extraños e infames.

El historiador presidencial Doug Wead compartió con Fox News algunos de los más escalofriantes y memorables.

Segunda inauguración de Abraham Lincoln - 4 de marzo de 1865

La multitud en la segunda toma de posesión del presidente Abraham Lincoln, 4 de marzo de 1865. (Fotosearch / Getty Images)

Quizás una de las direcciones más famosas de la historia, la segunda inauguración de Abraham Lincoln fue la primera en ser fotografiada en gran medida. Wead dijo que se cree que el discurso de Lincoln es el más grandioso jamás pronunciado durante los últimos meses brutales de la guerra civil.

Sin malicia para con nadie, con caridad para con todos

- Abraham Lincoln, segundo discurso inaugural

El detalle más escalofriante sobre la inauguración de Lincoln puede ser que muchos historiadores creen que su asesino, John Wilkes Booth, estuvo presente y cerca de la etapa inaugural durante su discurso. Booth had allegedly planned to kidnap the 16th president and "exchange him for a Union agreement to conduct a prisoner swap with the Confederacy," Wead said.

According to historians, Booth realized it would be much easier to assassinate Lincoln than to kidnap him. Forty-two days later, Lincoln was shot and killed at Ford’s Theatre.

First inauguration of Andrew Jackson – March 4, 1829

President Andrew Jackson (iStock)

On the day of his inauguration, Andrew Jackson walked to the Capitol accompanied by 15 Revolutionary War veterans with a heavy opposition already awaiting him. According to the White House Historical Association, Jackson’s supporters saw his victory as "the defeat of special privilege and corruption" in U.S. politics while his enemies considered him a "backwoods barbarian."

Jackson’s welcome to the White House as the first "outsider" president, Wead claimed, brought in a riotous crowd. After a brief swearing-in at the Capitol, supporters of the seventh president were invited to celebrate.

Alcoholic beverages in large punch bowls were served along with other refreshments, sparking an after-party so rowdy, Jackson was forced to escape from a nearby window and spend the night at a hotel.

First inauguration of Franklin D. Roosevelt – March 4, 1933

President Franklin D. Roosevelt watches his inaugural parade in Washington. (AP Photo, File)

FDR’s first inaugural address is arguably one of the most notable in history. Speaking to the ongoing hardship of the Great Depression, Roosevelt famously reassured the American people, "The only thing we have to fear is fear itself."

"So first of all let me assert my firm belief that the only thing we have to fear… is fear itself… nameless, unreasoning, unjustified terror which paralyzes needed efforts to convert retreat into advance," Roosevelt said. "In every dark hour of our national life a leadership of frankness and vigor has met with that understanding and support of the people themselves which is essential to victory. I am convinced that you will again give that support to leadership in these critical days."

Roosevelt was the only president in U.S. history to be inaugurated four times, as WWII put the country in a state of emergency and the nation motioned to maintain stability with the same commander-in-chief. FDR died nearly three months into his final term in April of 1945.

First inauguration of Thomas Jefferson – March 4, 1801

A portrait of Thomas Jefferson (iStock)

America’s third president Thomas Jefferson addressed the public in an attempt to reunite the nation, after what Wead described as a "very bitter" election campaign. His predecessor John Adams did not attend the ceremony out of anger even while Jefferson made it a point to highlight the polarization between political forces.

We are all Republicans, we are all Federalists

— Thomas Jefferson, first inaugural address

According to Wead, Jefferson also used his speech to defend the right of his opposition to speak out, stating "error of opinion may be tolerated where reason is left free to combat it."

"If there be any among us who would wish to dissolve this Union or to change its republican form, let them stand undisturbed as monuments of the safety with which error of opinion may be tolerated where reason is left free to combat it," he said.


What was the main statement of Jefferson's inaugural speech?

The first Thomas Jefferson inaugural address was designed to assuage the fears on both sides, that he would not impose the Sedition Acts upon his rivals and that he would not give up his allies' cause and succumb to the temptation of absolute power.

Also, what was the tone of Jefferson's inaugural address? Jefferson's speech was delivered in such a low tone that very few people could actually hear it clearly. He spoke very seriously and philosophically about new partisan concepts that he believed would better the nations changing government.

Also, what was the main message of Jefferson's inaugural address?

los major theme is overcoming differences of opinion and uniting for the common good for the preservation of the principles of Democratic government, such as equal rights, and the reinforcement of peaceful civil relations through the rule of law.

Why is Jefferson's inaugural address important?

Thomas Jefferson Primero Inaugural Address occurred at a pivotal moment: Jefferson's inauguration marked the first transfer of the presidency from one party to the other. The House of Representatives had to choose the president and did so only on the 36th ballot, choosing Jefferson over his running mate Aaron Burr.


20b. Jeffersonian Ideology


A marble mosaic of Greek goddess Minerva in the Library of Congress symbolizes the preservation of civilization as well as the promotion of the arts and sciences.

Jefferson's lasting significance in American history stems from his remarkably varied talents. He made major contributions as a politician, statesman, diplomat, intellectual, writer, scientist, and philosopher. No other figure among the Founding Fathers shared the depth and breadth of his wide-ranging intelligence.

His presidential vision impressively combined philosophic principles with pragmatic effectiveness as a politician. Jefferson's most fundamental political belief was an "absolute acquiescence in the decisions of the majority ." Stemming from his deep optimism in human reason, Jefferson believed that the will of the people , expressed through elections, provided the most appropriate guidance for directing the republic's course.

Jefferson also felt that the central government should be "rigorously frugal and simple." As president he reduced the size and scope of the federal government by ending internal taxes, reducing the size of the army and navy, and paying off the government's debt. Limiting the federal government flowed from his strict interpretation of the Constitution.

Finally, Jefferson also committed his presidency to the protection of civil liberties and minority rights. As he explained in his inaugural address in 1801 , "though the will of the majority is in all cases to prevail, that will, to be rightful, must be reasonable that the minority possess their equal rights, which equal laws must protect, and to violate would be oppression." Jefferson's experience of Federalist repression in the late 1790s led him to more clearly define a central concept of American democracy.

Jefferson's stature as the most profound thinker in the American political tradition stems beyond his specific policies as president. His crucial sense of what mattered most in life grew from a deep appreciation of farming, in his mind the most virtuous and meaningful human activity. As he explained in his Notes on the State of Virginia (1785), "Those who labor in the earth are the chosen people of God." Since farmers were an overwhelming majority in the American republic, one can see how his belief in the value of agriculture reinforced his commitment to democracy.


Completed in 1943, the Thomas Jefferson Memorial stands in Washington D.C. as a testament to one of the great American political philosophers.

Jefferson's thinking, however, was not merely celebratory, for he saw two dangerous threats to his ideal agrarian democracy . To him, financial speculation and the development of urban industry both threatened to rob men of the independence that they maintained as farmers. Debt, on the one hand, and factory work, on the other, could rob men of the economic autonomy essential for republican citizens.

Jefferson's vision was not anti-modern, for he had too brilliant a scientific mind to fear technological change. He supported international commerce to benefit farmers and wanted to see new technology widely incorporated into ordinary farms and households to make them more productive.


During his lifetime, Thomas Jefferson was accused of having an adulterous affair with Sally Hemings, one of his slaves. In 1998, DNA tests revealed that Heming's son, Eston, was related to Jefferson's family.

Jefferson pinpointed a deeply troubling problem. How could republican liberty and democratic equality be reconciled with social changes that threatened to increase inequality? The awful working conditions in early industrial England loomed as a terrifying example. For Jefferson, western expansion provided an escape from the British model. As long as hard working farmers could acquire land at reasonable prices, then America could prosper as a republic of equal and independent citizens. Jefferson's ideas helped to inspire a mass political movement that achieved many key aspects of his plan.

In spite of the success and importance of Jeffersonian Democracy, dark flaws limited even Jefferson's grand vision. First, his hopes for the incorporation of technology at the household level failed to grasp how poverty often pushed women and children to the forefront of the new industrial labor. Second, an equal place for Native Americans could not be accommodated within his plans for an agrarian republic. Third, Jefferson's celebration of agriculture disturbingly ignored the fact that slaves worked the richest farm land in the United States. Slavery was obviously incompatible with true democratic values. Jefferson's explanation of slaves within the republic argued that African Americans' racial inferiority barred them from becoming full and equal citizens.

Our final assessment of Jeffersonian Democracy rests on a profound contradiction. Jefferson was the single most powerful individual leading the struggle to enhance the rights of ordinary people in the early republic. Furthermore, his Declaration of Independence had eloquently expressed America's statement of purpose "that all men are created equal." Still, he owned slaves all his life and, unlike Washington, never set them free.

For all his greatness, Jefferson did not transcend the pervasive racism of his day.


Ver el vídeo: Esta habitación oculta de la mansión de Thomas Jefferson resuelve un misterio de 200 años!